¿Qué significa para el sector privado la lucha contra la corrupción por EE.UU?

Alexandra Wrage, ex miembro del Comité Independiente de Gobernanza de la FIFA,  habla acerca de la mitad del primer período extraordinario de sesiones de la Asamblea General de las Naciones Unidas sobre la corrupción, donde la Casa Blanca  anunció una nueva iniciativa: una estrategia integral de seguridad nacional para combatir la corrupción. Un memorando del presidente Biden nombró específicamente la asociación con el sector privado como un principio fundamental.

Antilavadodedinero / FCPA

Los mensajes del Tesoro, el DOJ, USAID y el Departamento de Estado se hicieron eco del sentimiento a lo largo de la semana, y los funcionarios se comprometieron a fortalecer la FCPA y priorizar la prevención, el cumplimiento y las políticas. Y en una alineación celestial poco común, el Congreso se mantiene unido con el poder ejecutivo, con varios proyectos de ley anticorrupción significativos bajo consideración y el  establecimiento  del Caucus bipartidista de Contra-Cleptocracia.

El gobierno de Estados Unidos no ha estado tan unido en un tema desde la lucha contra el terrorismo a principios de la década de 2000. Entonces, ¿qué significa esto para el sector privado?

Al contrarrestar la corrupción como una prioridad integral de todo el gobierno, es probable que las agencias ejecutivas y el Congreso estén unificados para hacer que las empresas multinacionales cumplan con estándares éticos más altos a través de políticas y rendición de cuentas. Este esfuerzo cobrará impulso con una afluencia de recursos, personal y presupuesto para las agencias de aplicación de la ley, lo que presumiblemente conducirá a una mayor aplicación.

El memorando de la Casa Blanca también nombra al multilateralismo como una prioridad, lo que contribuirá a la coordinación continua con los aliados en la aplicación de la ley contra el soborno, junto con las asociaciones de creación de capacidad con gobiernos de todo el mundo. También es posible que los aliados de Estados Unidos como Canadá, la UE y el Reino Unido sigan su ejemplo con estrategias similares para contrarrestar la corrupción, dejando a los actores corruptos y cleptócratas con menos lugares para esconder su dinero sucio.

Las empresas deben responder revisando y actualizando sus programas de cumplimiento y asegurando un presupuesto, personal y recursos adecuados. Después de 18 meses tumultuosos y especialmente en combinación con este anuncio, sería prudente que los oficiales de cumplimiento realicen una evaluación de riesgo de transición, incluso en forma abreviada, y se aseguren de que los recursos de cumplimiento sean acordes con su trayectoria de marketing de ventas. Y para los oficiales de cumplimiento que abogan por más recursos, el memorando de la Casa Blanca es un excelente punto de partida.

Si bien hay mucho trabajo por hacer, la movilización de todo el gobierno contra la corrupción parece marcar un cambio fundamental para Estados Unidos. Si tiene éxito, la estrategia creará mercados más justos y transparentes para las empresas multinacionales, evitará el robo de recursos nacionales, apoyará el desarrollo sostenible y reforzará la democracia a nivel mundial. 

Como dice explícitamente el memorando de la Casa Blanca, el sector privado tiene un papel enorme en la prevención de la corrupción en primer lugar, y todas las señales apuntan a una aplicación sólida contra el soborno, una mayor responsabilidad y altas expectativas para los programas de cumplimiento de las empresas multinacionales.

Salir de la versión móvil