Putin amenaza con expropiar empresas extranjeras que cierren en Rusia

El centro comercial «Evropeisky» en Moscú fue una vez un símbolo de una Rusia integrada en la economía de consumo global, con atrios que llevan el nombre de ciudades como Londres, París y Roma. Pero ahora gran parte del centro comercial de siete pisos se ha quedado en silencio después de que las marcas occidentales, desde Apple hasta Victoria’s Secret, cerraron sus operaciones en Rusia en las dos semanas desde que el país invadió Ucrania.

Antilavadodedinero / Apnews

El presidente ruso, Vladimir Putin, respondió diciendo que si las empresas extranjeras cerraban la producción en Rusia, estaba a favor de un plan para “traer a la gerencia externa y luego transferir estas empresas a aquellos que quieren trabajar”.

Cientos de empresas han anunciado planes similares para reducir los lazos con Rusia , y el ritmo se aceleró durante la última semana a medida que empeora la violencia mortal y la crisis humanitaria en Ucrania, y los gobiernos occidentales aumentan las sanciones económicas.

Un proyecto de ley podría permitir que los tribunales rusos nombren administradores externos para las empresas que cesen sus operaciones y que tengan al menos un 25 % de propiedad extranjera. Si los propietarios se niegan a reanudar las operaciones o a vender, las acciones de la compañía podrían ser subastadas, dijo el partido gobernante Rusia Unida, calificándolo como “el primer paso hacia la nacionalización”.

Chris Weafer de Macro-Advisory, una consultora especializada en Rusia, dijo que el gobierno ruso “está adoptando un enfoque de palo y zanahoria para los negocios extranjeros”, con conversaciones sobre nacionalización equilibradas con la ayuda del gobierno para quienes se quedan. Una razón clave, dijo Weafer, es el deseo del Kremlin de evitar el desempleo masivo.

“Cuando se trata de presiones sociales o posibles reacciones negativas del público, lo que entienden, supongo, es que la gente no saldrá a la calle porque no puede comprar una Big Mac”, dijo Weafer. “Pero podrían salir a la calle si no tienen trabajo ni ingresos”.

La secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, criticó “cualquier decisión ilegal de Rusia de apoderarse de los activos de estas empresas”, y dijo que “en última instancia, resultará en un dolor económico aún mayor para Rusia”.

“Complicará el mensaje claro a la comunidad empresarial mundial de que Rusia no es un lugar seguro para invertir y hacer negocios”, dijo en un tuit , y agregó que “Rusia también puede invitar a las empresas cuyas propiedades son incautadas a presentar demandas legales”.

Incluso antes de su última invasión de Ucrania, Rusia ya estaba tratando de domesticar su suministro de alimentos tras las sanciones que había impuesto a la Unión Europea en 2014 . Con poca o ninguna importación de alimentos frescos de esos socios comerciales, Rusia se centró más en los alimentos nacionales y en la importación de países más amigos como Turquía.

Empresas como el gigante francés de alimentos Danone, que está suspendiendo la inversión de capital en Rusia pero continúa la producción allí, son «empresas esencialmente rusas» con personal local y cadenas de suministro y pueden funcionar de manera más o menos autónoma de los propietarios extranjeros, dijo Weafer.

Pero mantener las empresas operando en Rusia, incluso con la intervención del gobierno, no será fácil. Eso se debe a que las condiciones que llevaron a las empresas extranjeras a abandonar Rusia siguen vigentes: sanciones internacionales, interrupción de la cadena de suministro y presión de los clientes en Europa y América del Norte.

La industria automotriz se ha visto particularmente afectada por su dependencia de los productos electrónicos fabricados en el extranjero. Incluso empresas que se han quedado en Rusia como el fabricante de automóviles francés Renault, propietario mayoritario del productor ruso Avtovaz, han tenido que suspender la producción temporalmente.

Sin importaciones, empresas como el fabricante de muebles Ikea o muchos minoristas de moda no pueden funcionar y probablemente tendrán que abandonar el mercado ruso por completo, dijo Weafer.

Algunas empresas extranjeras que suspendieron sus operaciones en Rusia, como McDonald’s y el productor de cigarrillos Imperial Brands, han insistido en decir que seguirán pagando al personal incluso cuando sus lugares de trabajo estén cerrados. Eso no puede durar para siempre, y Weafer predice que las empresas deberán decidir para fines del verano si reanudan las operaciones o se van por completo.

Una voz que se opone a la confiscación de activos de empresas extranjeras es la del magnate multimillonario de los metales Vladimir Potanin, quien la comparó con la Revolución Rusa de 1917, cuando los comunistas tomaron el poder.

“Nos haría retroceder 100 años a 1917 y las consecuencias de un paso como este, la desconfianza global en Rusia por parte de los inversores, las sentiríamos durante muchas décadas”, dijo en un comunicado el jueves en las redes sociales de su empresa Nornickel.

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp

Actualidad

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com

Inscribete en nuestros cursos Online