Propietario de laboratorio culpable de fraude de COVID-19 por $6,9 millones

Un hombre de Florida se declaró culpable hoy en el Distrito Sur de Florida de una conspiración de $6.9 millones para defraudar a Medicare mediante el pago de sobornos para obtener órdenes médicas de pruebas de laboratorio médicamente innecesarias que luego se facturaron a Medicare. 

Antilavadodedinero / Justice.gov

El acusado aprovechó la pandemia de COVID-19 al combinar las pruebas de COVID-19 con otras formas de pruebas que los pacientes no necesitaban, incluidas pruebas genéticas y pruebas para patógenos respiratorios raros.

Según documentos judiciales, Christopher Licata, de 45 años, de Delray Beach, admitió que, como propietario de Boca Toxicology LLC (dba Lab Dynamics), sobornó a intermediarios de pacientes que derivarían a beneficiarios de Medicare y órdenes médicas que autorizaban pruebas genéticas médicamente innecesarias al laboratorio de Licata. . Licata y estos pacientes corredores celebraron acuerdos falsos para disfrazar el verdadero propósito de estos pagos.

 Una vez que comenzó la pandemia de COVID-19, Licata aprovechó los temores de los pacientes al COVID-19 al combinar las pruebas de COVID-19 con pruebas más costosas y médicamente innecesarias, incluidas pruebas de panel de patógenos respiratorios y, en ocasiones, pruebas genéticas para enfermedades cardiovasculares, cáncer, diabetes. , obesidad, Parkinson, Alzheimer y demencia. En total, Licata hizo que su laboratorio presentara más de $6.  

Licata se declaró culpable de un cargo de conspiración para cometer fraude en la atención médica. Su sentencia está programada para el 24 de marzo y enfrenta una pena máxima de 10 años de prisión. Un juez de un tribunal de distrito federal determinará cualquier sentencia después de considerar las Pautas de sentencia de EE. UU. y otros factores legales.

el Fiscal General Auxiliar Kenneth A. Polite Jr. de la División Criminal del Departamento de Justicia; el Agente Especial a Cargo George L. Piro de la Oficina de Campo de Miami del FBI; y el agente especial a cargo Omar Pérez Aybar de la Oficina del Inspector General del Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos (HHS-OIG) hicieron el anuncio.

La Oficina de Campo de Miami del FBI y HHS-OIG están investigando el caso.

Los abogados litigantes Jamie de Boer y Dermot Lynch de la Sección de Fraudes de la División Criminal están procesando el caso.

En mayo de 2021, el Fiscal General estableció el Grupo de Trabajo para el Cumplimiento del Fraude COVID-19 para reunir los recursos del departamento en asociación con agencias de todo el gobierno para mejorar los esfuerzos para combatir y prevenir el fraude relacionado con la pandemia. El Grupo de Trabajo refuerza los esfuerzos para investigar y enjuiciar a los actores criminales nacionales e internacionales más culpables y ayuda a las agencias encargadas de administrar programas de ayuda para prevenir el fraude, entre otros métodos, aumentando e incorporando los mecanismos de coordinación existentes, identificando recursos y técnicas para descubrir a los actores fraudulentos y sus esquemas, y compartir y aprovechar la información y los conocimientos obtenidos de los esfuerzos de aplicación anteriores. Para obtener más información sobre la respuesta del departamento a la pandemia, visite  https://www.justice.gov/coronavirus.

La Sección de Fraude lidera la Fuerza de Ataque contra el Fraude en la Atención Médica. Desde su creación en marzo de 2007, la Fuerza de Ataque contra el Fraude en la Atención Médica, que mantiene 15 fuerzas de ataque que operan en 24 distritos federales, ha acusado a más de 4600 acusados ​​que han facturado colectivamente a programas federales de atención médica y aseguradoras privadas por aproximadamente $23 mil millones. Además, los Centros de Servicios de Medicare y Medicaid del HHS, en colaboración con la OIG del HHS, están tomando medidas para aumentar la responsabilidad y disminuir la presencia de proveedores fraudulentos.

Cualquier persona que tenga información sobre acusaciones de intento de fraude relacionado con COVID-19 puede denunciarlo llamando a la línea directa del Centro Nacional para el Fraude en Desastres (NCDF) del Departamento de Justicia al 866-720-5721 o a través del Formulario de quejas web del NCDF en  https://www. Justice.gov/disaster-fraud/ncdf-disaster-complaint-form .

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Actualidad

Inscribete en nuestros cursos Online