Por qué la ciberseguridad es aliada contra los riesgos de reactivación económica

La ciberseguridad no es un asunto exclusivo de las grandes compañías. De hecho, las empresas medianas y pequeñas son víctimas de gran parte de los ciberataques porque la mayoría no cuentan con medidas adecuadas para encarar esta problemática.

Antilavadodedinero / Elinformador

Entre los riesgos previsibles, pero cada vez más frecuentes, se encuentran el ransomware o secuestro de información, el robo de datos, malware o software dañino, exposición de base de datos, ataques a la nube, entre otras.

Además, las redes sociales empresariales también pueden ser objeto de ciberataques, ya que ofrecen una puerta de entrada a la información corporativa. La modalidad más común es la distribución de publicidad y sitios web engañosos, conocida como phishing, que favorece la descarga automática de malware y es la entrada para amenazas mucho más sofisticadas.

“Todo indica que 2021 es el año de la ciberseguridad en Colombia. Las empresas que han sacado provecho de la digitalización van a seguir dependiendo de tecnologías avanzadas en la reactivación económica y en la economía post COVID-19 para mejorar la experiencia de los usuarios y optimizar su gestión interna.

El término ciberseguridad ha resonado más que nunca por la creciente migración masiva de las empresas hacia plataformas digitales en el marco de la pandemia del COVID-19, que les permitió mantenerse activas y ofrecer sus productos por medio de nuevos canales. Las ventas de comercio electrónico minorista crecieron exponencialmente durante el año pasado en todo el mundo, y Colombia no es la excepción: los datos de la Cámara Colombiana de Comercio Electrónico (CCCE) prevén un crecimiento de al menos 16% en las ventas por e-commerce para el 2021.

Este fortalecimiento de la virtualidad, al tiempo que ofrece muchos beneficios para las compañías y los usuarios por su alcance y comodidad, implica enormes retos en materia de protección. Según datos de Learn Bonds, el 71% de las compañías proyectan aumentar sus inversiones en ciberseguridad, y en Colombia se registraron más de 1.000 millones de intentos de ciberataques el primer trimestre de 2021, una cifra que nos alerta para no relegar este tema a un segundo plano. 

Una necesidad en aumento

Los casos de ciberdelincuencia ponen en riesgo tanto la economía como a la información de las empresas. A medida que la infraestructura informática de las compañías se amplía, crece la superficie de ataques y los frentes a defender, pues los sistemas se hallan conformados por múltiples componentes vulnerables como los softwares, las redes, los programas, los dispositivos y los datos.

Sin embargo, la mayoría de ciberdelitos se pueden evitar mediante la aplicación de soluciones de protecciones inteligentes y automatizadas. La actualización periódica de los sistemas y los parches, junto con las arquitecturas de seguridad abiertas y la inversión en tecnologías defensivas, pueden ser implementadas en los dispositivos y usadas en la nube. Además, de recurrir a herramientas como los sistemas de prevención de intrusiones (IPS), firewalls de próxima generación (NGFW), filtrado de web y protección de endpoint. 

Una inversión costo-efectiva 

Las compañías están dándose cuenta de que, en términos de costos, es más rentable invertir en un sistema robusto de prevención de ataques que lidiar con sus consecuencias. De hecho, según datos de la Fiscalía General de la Nación, una empresa en Colombia puede perder entre 120.000 y 5.000 millones de pesos con un ciberataque. 

La reactivación, que dependerá en gran medida del uso de plataformas digitales, obligará a responder ante las amenazas de seguridad cibernética. Además, las empresas deben consolidar la confianza de sus clientes con políticas corporativas que reduzcan riesgos y favorezcan el avance efectivo de la recuperación económica. 

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Actualidad

Inscribete en nuestros cursos Online