Peruano acusado de traficar oro en caso de lavado de dinero muere de COVID

Un tristemente célebre comerciante peruano de oro en el centro de un caso multimillonario de lavado de dinero en Miami ha muerto de COVID-19 en su tierra natal, según las autoridades e informes noticiosos.

AntilavadoDeDinero / El Nuevo Herald

Pedro David Pérez Miranda, de 60 años, murió el sábado en un hospital de Lima, Perú, después de luchar contra el coronavirus desde finales de agosto.

Conocido como “Peter Ferrari”, mote que le adjudicaron los medios de comunicación debido a su amor por los coches llamativos, las mujeres hermosas y el oro.

Ferrari, que había estado detenido en Perú desde antes de su hospitalización, fue acusado en un encausamiento de 2017 de comercializar toneladas de oro extraídas ilegalmente en la selva tropical del país y venderlo a tres corredores de Miami en NTR Metals. Los tres corredores se declararon culpables de una confabulación de lavado de dinero de $3,600 millones y fueron condenados a varios años de prisión.

Ferrari, acusado junto con sus dos hijos y un ex guardaespaldas, se había ganado la reputación de presunto contrabandista de “oro sucio” que usaban compañías pantalla documentos falsos y sobornos en efectivo para exportar el metal precioso a mercados lucrativos en Miami y otras partes de Estados Unidos.

Los fiscales federales alegaron que los narcotraficantes sudamericanos lavaban sus ganancias ilícitas de la cocaína a través de la industria minera ilegal de oro en la región de Madre de Dios en Perú, donde Ferrari era sospechoso de adquirir la mayor parte del oro para exportarlo a Estados Unidos.

Una vez que el gobierno de Estados Unidos reciba una confirmación oficial de su muerte, se espera que la fiscalía federal desestime la acusación de un solo cargo contra Ferrari. Pero sus hijos gemelos, Gian Piere Pérez Gutiérrez y Peter Davis Pérez Gutiérrez, y el ex guardaespaldas, José Estuardo Morales Díaz, aún podrían ser extraditados para ser procesados en Miami.

“Cuando un acusado muere, la fiscalía federal desestima los cargos contra esa persona”, dijo la fiscal federal adjunta Marlene Rodríguez. “Los cargos siguen pendientes contra los tres asociados.”

Le puede interesar: EE.UU acusó a 345 personas por fraude en atención médica y uso de opioides

En sus acuerdos de culpabilidad, los tres corredores de NTR Metals, Samer Barrage, Renato Rodríguez y Juan Granda, admitieron haber hecho negocios con Ferrari como parte de la operación de contrabando de oro sucio entre enero de 2013 y marzo de 2017 para NTR, que era propiedad de la empresa matriz Elemetal, con sede en Dallas.

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp

Actualidad

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com

Inscribete en nuestros cursos Online