Los riesgos de una denuncia falsa, convertida en verdad a través de redes sociales

Los tiempos que exige Twitter pueden ser malos compañeros de la política. La confesión del joven supuestamente agredido por un grupo homófobo en Malasaña, Madrid, convulsionó ayer por la tarde el panorama político casi tanto como el presunto –e inexistente– ataque con la denuncia de una noticia falsa.. Cuando trascendió que las heridas habían sido consentidas en una relación con un solo hombre, no provocadas por ocho encapuchados, las condenas y los mensajes políticos de los días anteriores quedaron en entredicho.

Antilavadodedinero / Abc

Unos vinculaban los discursos de Vox con el auge de las agresiones al colectivo LGTBI; otros señalaban ya a los inmigrantes como presuntos culpables de un delito que nunca existió. La efervescencia subió en Twitter desde minutos antes de las dos de la tarde del lunes, cuando ‘eldiario.es’ adelantó la «brutal» agresión que decía haber sufrido el joven. Enseguida, el resto de medios de comunicación se hicieron eco de la noticia en fuentes policiales. Y las reacciones políticas, cada una con su matiz, se sucedieron en cascada.

Habían pasado algo más de tres horas desde la primera publicación de la noticia cuando una voz autorizada se pronunció ya en las redes sociales. El asesinato de Samuel este julio en La Coruña a manos de un grupo que le dio una paliza hasta la muerte al grito de «maricón» estaba reciente en las retinas. Y la comunidad tuitera condenó con fuerza este ataque a la vez que convocaba manifestaciones.

Este es el relato de una denuncia falsa que creció en redes social

Solo dos minutos después, Irene Montero de la Dirección General de Diversidad Sexual y Derechos LGTBI condenó «la atroz agresión por LGTBIfobia» y llamó a todos los poderes públicos a trabajar para acabar con el «odio». Antes que el Gobierno, a las cinco menos cinco, Podemos ya había lanzado un mensaje: «Aunque unos pocos reaccionarios quieran encerrarte en un armario y tirar la llave, en España la inmensa mayoría está contigo». Las acusaciones se volvieron más explícitas con las horas.

17.47: «Rotunda condena» de Arrimadas

Casi una hora después del mensaje de Podemos, reaccionó la líder de Ciudadanos, Inés Arrimadas, quien deseó que los «autores de la salvajada» pagasen por ello y reivindicó la diversidad frente «al odio y a la violencia».

Una diputada de Vox, a las 18:46

Se pronunció otra hora más tarde la diputada de Vox Carla Toscano, quien condenó la «agresión homófoba», pero salió al paso también de la multitud de mensajes que vinculaban a su partido con el supuesto episodio: «Y mi más rotunda condena a la utilización de estas agresiones para criminalizar a Vox».

19.50: Sánchez expresa su «cariño» al joven

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, también se pronunció en Twitter al filo de las ocho de la tarde.

Diputados del PSOE y las Nuevas Generaciones del PP

Ya por la noche, la diputada socialista Andrea Fernández, una de las encargadas de organizar el próximo congreso del PSOE, advirtió de que «los discursos del odio serpentean como la lluvia fina que no moja, pero que sin embargo cala». Minutos después, escribieron un mensaje de condena las Nuevas Generaciones del PP de Madrid: «Madrid es libertad, en Madrid se viene a ser libre», zanjaban tras condenar los supuestos hechos.

Martes por la mañana: Almeida y Montero chocan por Vox

El martes por la mañana, en los micrófonos de la Ser, el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, condenó la presunta agresión, pero añadió que no se puede «equiparar» el discurso de Vox a la paliza homófoba que supuestamente había sucedido. «Excesivo blanqueamiento. Excesiva LGTBIfobia», le respondió en Twitter la ministra de Igualdad, después de que el alcalde se negase a vincular la supuesta agresión con las políticas de Vox.

Marlaska habla de «discursos» que desembocan en «delitos de odio»

También en la Ser, el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, puso a la oposición en el foco al afirmar que es «evidente» que los «discursos públicos y políticos a veces difusos» contribuyen a generar «un caldo de cultivo» que puede desembocar en «un delito de odio».

Ortega Smith relaciona la violencia con la inmigración

Esa misma mañana, esta vez en los micrófonos de TVE, el secretario general de Vox, Javier Ortega Smith, dijo que su partido condenaba todo tipo de violencia, pero añadió: «La violencia tiene una causa directa con la entrada masiva de inmigración ilegal». El presidente Sánchez, esa mañana, convocó de urgencia para mañana viernes la comisión contra los delitos de odio.

Junts también vincula a Vox

En las ruedas de prensa que se celebraron en el Congreso también estuvo presente el tema. La diputada de Junts Míriam Nogueras llegó a afirmar que es «muy mala noticia» que tenga representación un partido político que «representa todo esto» –en alusión a las agresiones homófobas–.

Abascal acusa a los medios de silenciar «el origen de los agresores»

Cerca de las tres de la tarde se pronunció el presidente de Vox, Santiago Abascal, en un breve hilo en el que condenó la presunta paliza, pero le enmarcó en «una oleada de violencia e inseguridad» que según él los medios silencian «para no hablar del origen de los agresores».

Pablo Casado, el último en condenar

Por la tarde, cerca de las ocho, el líder de la oposición, el popular Pablo Casado, condenó las agresiones tanto de Madrid como de Velada (Toledo). Esta segunda sí se produjo realmente. «Tenemos que ser firmes ante la intolerancia y el odio. Todos estamos frente a estas conductas repugnantes», escribió Casado. Tanto el día anterior como las horas previas, los políticos del PP y de Vox habían recibido críticas en Twitter de multitud de usuarios por su tardanza en la condena.

Vox anuncia denuncias

De nuevo ayer miércoles, horas antes de conocerse la verdad, las ruedas de prensa posteriores a la Junta de Portavoces del Congreso fueron copadas por este asunto. El portavoz de Vox en la Cámara Baja, Iván Espinosa de los Monteros, anunció que su partido denunciará a todos quienes lo relacionen con la violencia y, a continuación, se hizo eco de una información periodística que relacionaba lo supuestamente sucedido con «bandas latinas». Algo que le sirvió de argumento para cargar contra la inmigración ilegal.

Su homólogo en Podemos, Pablo Echenique, le respondió citando frases literales de Vox contrarias al colectivo LGTBI y diciendo paralelamente que las agresiones homófobas han aumentado. Argumentario que repitió después en Twitter la ministra Montero en un vídeo.

Entre medias, Rita Maestre, portavoz de Más Madrid en el Ayuntamiento de la capital, acusó al alcalde Martínez-Almeida de seguir una «estrategia deliberada» por criticar ante la agresión «a Barcelona y a la izquierda» y, según ella, no hacer lo propio con «los homófobos».h

El joven confiesa

A las 17:52 de ayer miércoles, tras la escalada de reacciones políticas, La Sexta adelantó una noticia que recorrió como la pólvora todas las redacciones. La supuesta agresión no existió. No había ocho encapuchados en Malasaña pegando palizas a homosexuales. Las heridas, incluida la palabra grabada en su glúteo, fueron realizadas en una relación consentida por el joven denunciante, tal y como confesó ante la Policía.

Ayuso: «La izquierda se va al abismo»

«Ni grupos de homófobos, ni terroristas mandando balas y navajas, ni grupos de expertos. La izquierda se va al abismo», escribió en Twitter la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ayer por la noche. El ministro Grande-Marlaska, tras sus polémicas declaraciones, tildó de «anecdótica» la denuncia falsa.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Actualidad

Inscribete en nuestros cursos Online