Jerome Powell: Nada impediría que criptomonedas coexistan con un dólar digital

Durante una audiencia de confirmación con el Senado de EEUU esta semana, el presidente de la Fed, Jerome Powell, fue preguntado sobre si una moneda digital emitida por un banco central podría coexistir con las criptodivisas privadas. Powell respondió que no hay nada que impida que las criptomonedas privadas «coexistan» con un «dólar digital».

Antilavadodedinero / InstitutoMises

Esto, por supuesto, es obviamente cierto mientras los reguladores federales no decidan prohibir el uso de las criptodivisas.

Business Insider, por su parte, ha informado de que los comentarios de Powell «parecen ser un cambio» respecto a sus anteriores comentarios en los que afirmaba que «no se necesitarían» criptomonedas en un mundo de monedas digitales del banco central (CBDC).

Sin embargo, no está claro que esto sea un «cambio». Los comentarios anteriores de Powell simplemente comunicaron la aparente posición de Powell de que el CBDC de la Fed sería preferido por los usuarios de estas monedas. Si las monedas digitales del banco central son maravillosas, no hay «necesidad» de tener ninguna otra.

Los bancos centrales planean superar a las criptomonedas

De hecho, las dos declaraciones de Powell sobre este asunto probablemente reflejan el hecho de que el banco central aparentemente planea superar a las criptomonedas privadas. Este sería un objetivo razonable para la Fed, dado el amplio poder regulador del banco central y sus privilegios legales.

Dado que el banco central regula directamente a los bancos y está tan arraigado en el sector financiero en general, podría facilitar más fácilmente una introducción prácticamente perfecta de sus propias monedas digitales en el sector financiero y hacer que su moneda digital sea más conveniente que otras. Además, el Congreso puede utilizar sus poderes para «animar» al público a favorecer la moneda del régimen, digital o no.

¿Gana necesariamente la moneda de mayor calidad?

Esto no preocupa a muchos partidarios de las criptomonedas, que en general confían en que sus monedas son de mayor calidad que cualquier cosa que pueda ofrecer un banco central. Cuando dicen «mayor calidad», estos partidarios de las criptomonedas privadas —especialmente los que respaldan el bitcoin— suelen referirse a que su moneda no puede inflarse como las monedas fiat. Por lo tanto, estas monedas privadas no pierden su valor como lo hacen las monedas fiat. Es de suponer que el público acudirá en masa a la moneda de mayor calidad.

Sin embargo, es discutible que este tipo de cualidad determine realmente el uso de una moneda como medio de cambio general. De hecho, la experiencia sugiere lo contrario, y esto se ha visto desde hace tiempo en el funcionamiento de la ley de Gresham. Cuando compiten con monedas de «menor calidad» —es decir, más propensas a la inflación— las monedas de «mayor calidad» tienden a atesorarse en lugar de utilizarse como dinero. Esto se refleja en el movimiento «HODL», en el que se asume que es mejor conservar las criptomonedas indefinidamente en lugar de convertirlas en activos «inferiores», ya sean dólares o cualquier otra cosa.

Mientras prevalezca este pensamiento, es difícil ver cómo un cripto puede hacer la transición a un medio de intercambio general, es decir, dinero. Incluso si no se discute la inferioridad de la moneda fiat del gobierno, esto no conduce necesariamente a un uso generalizado de la moneda «superior» para el uso diario.

Cómo «convencer» a la gente de que use la moneda fiat

Pero también se podría definir la «calidad» como la facilidad con la que se puede utilizar una moneda. Los defensores del bitcoin, por ejemplo, han señalado la relativa facilidad con la que se puede utilizar el bitcoin en las compras sin necesidad de instituciones intermedias.

Sin embargo, incluso en este ámbito, las monedas inflacionistas controladas por los bancos centrales pueden ser competitivas, aunque sean inferiores en términos de mantenimiento del valor.

Este, por supuesto, es uno de los propósitos de la emisión de nuevas CBDC. Se trata de cooptar y competir más directamente con las monedas digitales privadas. Es de suponer que los pagos con CBDCs tampoco tendrán que pasar por instituciones intermediarias.

¿Serán estas CBDC «mejores» que las monedas digitales privadas? Tal vez no según muchos parámetros. Pero para seguir siendo relevantes, las monedas fiduciarias no necesitan ser el mejor dinero. Sólo tienen que ser lo suficientemente buenasLas regulaciones gubernamentales pueden hacer el resto.

Al fin y al cabo, cuando se trata de apuntalar la moneda oficial, un régimen o un banco central dispone de varias herramientas. Por un lado, el régimen puede seguir haciendo que una determinada moneda sea de curso legal. En contra de lo que muchos creen, esto no obliga a la gente a utilizar una determinada moneda para todas las transacciones.

Sin embargo, las leyes de curso legal sí obligan a los usuarios de la moneda a favorecer una moneda específica sobre otras para el pago de préstamos y otros usos. Además, un régimen puede ordenar que las facturas de impuestos se paguen en la moneda que elija el régimen. Los prestatarios seguirían devolviendo los préstamos en dólares devaluados, lo que probablemente incluiría a muchos grandes prestatarios institucionales.

En una atmósfera inflacionista, esto puede seguir ofreciendo un apoyo significativo a, al menos, algún uso de una moneda—o de una versión digital de la misma—incluso frente a un valor en franca disminución. Imagínese, por ejemplo, un mundo en el que todos los empresarios deben pagar las retenciones fiscales en dólares y en el que todos los propietarios de viviendas deben pagar los impuestos sobre la propiedad en dólares.

Imaginen un mundo en el que todos los prestamistas de bienes raíces comerciales y residenciales—prestamistas fuertemente regulados por los responsables de la política federal—deben aceptar el reembolso en dólares que se deprecian. Esta no es una ventaja pequeña para una moneda, incluso una en declive.

Utilizar la coacción para proteger la moneda fiat

Y también hay métodos más burdos para proteger la moneda oficial. Más allá de las leyes de curso legal, el régimen podría utilizar el código fiscal para castigar el uso de monedas privadas de otras maneras. El cobro de impuestos sobre las ganancias de capital de la moneda alternativa es sólo un método. Se sabe que los regímenes son bastante creativos a la hora de aplicar impuestos punitivos contra las actividades que no le gustan.

También está la «opción nuclear», que consiste en prohibir por completo estas monedas. No olvidemos nunca que el régimen americano prohibió en su día la propiedad privada de lingotes de oro, castigada con multas draconianas y con penas de cárcel.

Nada de esto contradice los argumentos económicos según los cuales, en un mercado sin trabas, ciertas criptomonedas privadas son muy superiores al dinero fiat en términos de retención de valor. Pero esas son cuestiones económicas. Las cuestiones políticas son diferentes, y una vez que los regímenes gubernamentales se involucran, el cálculo puede cambiar considerablemente.

Los Estados llevan mucho tiempo guardando celosamente sus prerrogativas sobre la oferta monetaria y es probable que recurran a cualquier número de políticas violentas, peligrosas o arriesgadas cuando estos privilegios se vean amenazados.

¿Pero qué pasa si el dinero del régimen se hiperinfla?

Por otro lado, los Estados, con todo su vasto poder coercitivo, a veces pierden su capacidad de garantizar el uso continuado de la moneda oficial del Estado.

Como señaló recientemente Daniel Lacalle, a veces la moneda de un gobierno deja de ser dinero por completo:

Si el sector privado no acepta esta moneda como unidad de medida, medio de pago generalizado y depósito de valor respaldado por las reservas y la demanda del mencionado sector privado, la moneda pierde valor y deja de ser dinero. En definitiva, se convierte en papel inútil.

Esto ocurre cuando una moneda se devalúa de forma tan completa y rápida, que ni la conveniencia ni el estatus legal pueden salvar el estatus de la moneda como dinero.

Sin embargo, la hiperinflación extrema parece ser el único escenario—salvo que se produzcan grandes cambios ideológicos que socaven el Estado en general—en el que una criptomoneda privada podría convertirse en el medio de cambio general. Las monedas gubernamentales tendrían que implosionar y no sólo depreciarse lentamente a un ritmo de, digamos, el 5 o el 10 por ciento al año. Ya se ha demostrado durante más de un siglo que las monedas fiat deflacionarias pueden continuar durante muchas décadas mientras las tasas de inflación estén dentro de lo que el público considera un rango tolerable. Por desgracia, el público también parece tener un umbral alto para lo que es tolerable.

La importancia de un almacén de valor competitivo

Pero incluso si los regímenes consiguen apuntalar sus monedas indefinidamente, la existencia de las criptomonedas tiene el potencial de ofrecer un servicio valioso. Es decir, la existencia de criptomonedas privadas podría servir para obligar a los regímenes a una mayor disciplina en cuanto al gasto deficitario y otras actividades que conducen a la degradación de las monedas gubernamentales.

Si los usuarios de la moneda fiduciaria pueden huir más fácilmente a otro depósito de valor, esto ejercerá una mayor presión sobre la moneda inflacionaria y obligará a los regímenes a pensar dos veces antes de permitirse altos niveles de gasto deficitario y la casi inevitable impresión de dinero que le sigue. Es decir, si los ahorradores pueden guardar fácilmente sus ahorros en alguna forma distinta a las monedas fiat, esto aumenta el riesgo político para los regímenes en términos de desencadenar tasas de inflación peligrosamente altas.

Esto significa que las criptomonedas podrían cumplir una función política útil incluso si no conducen a un escenario en el que las monedas fiduciarias del gobierno se abandonen por completo en un futuro previsible.

Sí, los Estados tienen muchas herramientas para empujar al público a utilizar el dinero del gobierno. Pero los gobiernos también saben que esto tiene límites y temen los escenarios hiperinflacionarios. Estas situaciones tienden a traer una inestabilidad política y monetaria extrema. Las criptomonedas pueden contribuir a que ese temor sea más agudo e inmediato. Si ese es el caso, es una buena noticia.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Actualidad

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com

Inscribete en nuestros cursos Online