Italiana que recibió fondos del cardenal Becciu pide la excarcelación

La italiana Cecilia Marogna, que recibió fondos de la Secretaría de Estado del Vaticano por orden del cardenal Angelo Becciu y que fue detenida el pasado 13 de octubre en Milán tras una orden emitida por el Estado pontificio, ha pedido ser excarcelada mientras se decide acerca de su extradición.

AntilavadoDeDinero / EFE

Los defensores de Marogna solicitaron hoy la revocación de la medida cautelar de la prisión, decidida por la Corte de Apelación de Milán, que la semana pasada convalidó el arresto realizado por la Guardia de Finanza (policía financiera italiana), a través de Interpol tras una orden emitida por la fiscalía del Vaticano.

Para la decisión de la excarcelación los jueces no necesitarán los papeles de acusación del Vaticano contra Marogna, documentos que aún no han llegado a Milán, y han fijado una audiencia para final de mes.

En la audiencia del 16 de octubre, la empresaria sarda, que se había acreditado ante el cardenal Becciu, en su momento sustituto (adjunto) en la Secretaría de Estado, como experta en política exterior, no dio su consentimiento a la extradición.

El Tribunal de apelación está esperando a que lleguen los documentos del Vaticano para fijar una audiencia y poder tomar decisiones respecto a la extradición, explican los medios italianos.

El tribunal milanés había confirmado la prisión por la «gravedad de los hechos» y el «peligro de fuga».

Según las informaciones aparecidas en los diarios Domani y el Corriere della Sera, cuando era el poderoso sustituto de la Secretaria de Estado (2011-2018), Becciu entregó unos 500.000 euros a Marogna, titular de una empresa con sede en Eslovenia, y experta en seguridad y relaciones internacionales, para que realizase una red de protección de algunas nunciaturas.

Una investigación del programa televisivo «Le Iene» del canal «Italia1» desveló que parte de este dinero, cerca de 200.000 euros, fue utilizado en la compra de artículos de lujo, como 12.000 euros por un sofá, 2.200 por un bolso Prada, otros 1.400 por uno Tod’s y, 8.000 por un Chanel.

Este fue uno de los capítulos que ha ido filtrando la prensa sobre la gestión de Becciu cuando era sustituto de la secretaria de Estado desde 2011 a 2018 y después de que, por sorpresa, Francisco le retirara el pasado 24 de septiembre de su cargo de prefecto de la Congregación para la Causa de los Santos y también de sus derechos como cardenal, quizá pensando en un futuro proceso.

Le puede interesar: Rusia niega haber efectuado ciberataques contra Juegos Olímpicos

Becciu fue desposeído de su puesto después de que el Vaticano comenzase una investigación por una inversión inmobiliaria con la compra de un edificio en Londres, que salió tan mal que finalmente ha producido un agujero de 400 millones de euros en las cuentas vaticanas. 

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Actualidad

Inscribete en nuestros cursos Online