Informes anual de EE.UU. sobre países y grupos de terrorismo en 2019

Informes anual de EE.UU. sobre países y grupos de terrorismo en 2019. Los informes de país sobre terrorismo 2019 se presentan de conformidad con el Título 22 del Código de los Estados Unidos, Sección 2656f (la “Ley”), que requiere que el Departamento de Estado presente al Congreso un informe anual completo sobre terrorismo para esos países y grupos cumpliendo los criterios de la ley.

Antilavadodedinero / State.gov

  1. Prefacio
  2. Glosario
  3. Para más información
  4. Capítulo 1 – Informes nacionales sobre terrorismo
    1. África
    2. Asia oriental y el Pacífico
    3. Europa
    4. Oriente Medio y Norte de África
    5. Asia meridional y central
    6. hemisferio oeste
  5. Capítulo 2 – Patrocinadores estatales del terrorismo
  6. Capítulo 3 – El desafío global del terrorismo químico, biológico, radiológico o nuclear
  7. Capítulo 4 – Refugios para terroristas (Actualización al informe 7120)
  8. Capítulo 5 – Organizaciones terroristas extranjeras
  9. Capítulo 6 – Requisitos legislativos y términos clave
  10. Anexo de información estadística

EN ESTA SECCIÓN /PREFACIO

Prefacio

En 2019, Estados Unidos y nuestros socios hicieron grandes avances para derrotar y degradar las organizaciones terroristas internacionales. Junto con la Coalición Global para Derrotar al ISIS, en marzo, Estados Unidos completó la destrucción del llamado “califato” en Irak y Siria. En octubre, Estados Unidos lanzó una operación militar que resultó en la muerte de Abu Bakr al-Baghdadi, el autoproclamado “califa” de ISIS. Como parte de la campaña de máxima presión contra el régimen iraní, el peor patrocinador estatal del terrorismo del mundo, Estados Unidos y nuestros socios impusieron nuevas sanciones a Teherán y sus representantes. En abril, Estados Unidos designó al Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica de Irán (IRGC), incluida su Fuerza Qods, como Organización Terrorista Extranjera (FTO): la primera vez que dicha designación se ha aplicado a parte de otro gobierno. Y a lo largo del año, varios países de Europa occidental y América del Sur se unieron a los Estados Unidos para designar a Hezbolá respaldado por Irán como un grupo terrorista en su totalidad.

A pesar de estos éxitos, persistieron peligrosas amenazas terroristas en todo el mundo. Incluso cuando ISIS perdió su líder y su territorio, el grupo se adaptó para continuar la lucha de sus afiliados en todo el mundo e inspirando a sus seguidores a cometer ataques. En África, ISIS reconoció formalmente una serie de nuevas sucursales y redes en 2019, y los grupos afiliados a ISIS estuvieron activos en todo el continente, incluso en el Sahel, la región del Lago Chad y África Oriental. En el sur y sureste de Asia, los afiliados de ISIS llevaron a cabo ataques e inspiraron a otros a hacerlo también. Los ataques inspirados por ISIS en Sri Lanka el domingo de Pascua mataron a más de 250 víctimas inocentes, incluidos cinco ciudadanos estadounidenses, lo que representa uno de los ataques más mortíferos de ISIS.

El régimen iraní y sus representantes continuaron tramando y cometiendo ataques terroristas a escala mundial. En el pasado, Teherán gastó hasta $ 700 millones por año para apoyar a grupos terroristas, incluidos Hizballah y Hamas, aunque su capacidad para proporcionar apoyo financiero en 2019 se vio limitada por las paralizantes sanciones de Estados Unidos. El régimen participó directamente en la conspiración del terrorismo a través de su IRGC y el Ministerio de Inteligencia y Seguridad, incluidas las conspiraciones en los últimos años en América del Norte y del Sur, Europa, Oriente Medio, Asia y África. Teherán también continuó permitiendo que una red de facilitación de al-Qa’ida (AQ) opere en Irán, enviando dinero y combatientes a zonas de conflicto en Afganistán y Siria, y todavía permitió que los miembros de AQ residieran en el país. Finalmente, el régimen iraní continuó fomentando la violencia, tanto directamente como a través de representantes,

En 2019, Estados Unidos y sus socios persiguieron AQ en todo el mundo. La organización se enfrentó a un revés significativo con la eliminación de Hamza bin Laden, el hijo de Usama bin Laden y un líder AQ en ascenso. Sin embargo, el grupo y sus fuerzas asociadas se mantuvieron resistentes y continuaron representando una amenaza en África, Oriente Medio y otros lugares. Al Shabaab en el Cuerno de África, Jama’at Nasr al-Islam wal Muslimin en el Sahel y Hay’at Tahrir al-Sham / Al-Nusrah Front en Siria se encuentran entre los grupos terroristas más activos y peligrosos del mundo. En diciembre, un miembro de la Real Fuerza Aérea Saudí abrió fuego contra la Estación Aérea Naval de Pensacola en Florida, donde estaba recibiendo entrenamiento, matando a tres personas e hiriendo a ocho. Antes del tiroteo, el hombre armado se había coordinado con al-Qaeda en la Península Arábiga (AQAP), que reclamó el crédito por el ataque.

La amenaza planteada por el terrorismo motivado racial o étnicamente (REMT), particularmente el terrorismo supremacista blanco, siguió siendo un serio desafío para la comunidad global. Continuando con una tendencia que comenzó en 2015, hubo numerosos ataques mortales REMT en todo el mundo en 2019, incluso en Christchurch, Nueva Zelanda; Halle, Alemania; y El Paso, Texas.

En medio de este panorama diverso y dinámico de amenazas, Estados Unidos continuó con su papel de larga data como líder mundial contra el terrorismo, tomando medidas decisivas para combatir estas amenazas y reuniendo a sus aliados y socios para contribuir a la lucha.

En septiembre, el presidente Trump emitió la Orden Ejecutiva 13886, que permite a los Departamentos de Estado y del Tesoro sancionar de manera más efectiva a los líderes de las organizaciones terroristas y a aquellos que participan en la capacitación terrorista. Esta fue la actualización más significativa de las autoridades de designación terrorista del gobierno federal desde las secuelas de los ataques del 11 de septiembre. En mayo, Estados Unidos dirigió una exitosa campaña en el Comité de Sanciones 1267 del Consejo de Seguridad de la ONU para designar a ISIS-Khorasan, el primer afiliado de ISIS que se haya incluido en la ONU.

En otra acción histórica, el Departamento de Estado de los EE. UU. Designó al IRGC de Irán como FTO en abril de 2019. Este paso sin precedentes reflejó el lugar único del régimen iraní entre los gobiernos del mundo en su uso del terrorismo como herramienta central de su gobierno. En respuesta a una ola de conspiraciones terroristas iraníes en Europa en 2018, Estados Unidos lanzó el Foro Contra el Terrorismo Transnacional (CTTF) en 2019. El CTTF reunió a funcionarios encargados de hacer cumplir la ley, fiscales y profesionales financieros de más de 25 países para desbaratar a Irán. actividades y redes terroristas.

Estados Unidos también continuó liderando el compromiso diplomático de alto nivel con Hezbolá, un grupo terrorista respaldado por Irán que tiene su base en el Líbano pero que tiene un alcance verdaderamente global. A lo largo del año, Estados Unidos aumentó los esfuerzos para degradar e interrumpir las finanzas de Hezbolá, con numerosas designaciones de entidades financieras, facilitadores y lavadores de dinero vinculados al grupo. En julio, Estados Unidos y Argentina copatrocinaron la segunda Ministerial contra el Terrorismo del Hemisferio Occidental, que conmemoraba el 25 aniversario del ataque de Hezbolá contra un centro cultural judío en Buenos Aires. Este compromiso arrojó resultados concretos. En 2019, Argentina, Kosovo, Paraguay y el Reino Unido se unieron a los Estados Unidos para designar a toda Hezbolá como organización terrorista,

Otra línea importante de esfuerzo para 2019 fue la repatriación, el enjuiciamiento y la rehabilitación de los combatientes de ISIS y los miembros de su familia para evitar que regresen al campo de batalla. Desde 2011, más de 40,000 combatientes terroristas extranjeros (FTF) de casi un centenar de países invadieron Siria e Irak, y alrededor de 2,000 de estos FTF fueron capturados y detenidos por las Fuerzas Democráticas Sirias (SDF). Estados Unidos ha liderado con el ejemplo, trayendo de vuelta a nuestros ciudadanos y procesándolos cuando sea apropiado. A diciembre de 2019, Estados Unidos repatrió a un total de 23 ciudadanos estadounidenses de Siria e Irak, ocho adultos y 15 niños, y el Departamento de Justicia acusó a seis de los adultos de una variedad de delitos relacionados con el terrorismo. Esos números incluyen 15 ciudadanos estadounidenses repatriados en 2019 (cinco adultos y 10 niños;

Los Estados Unidos continuaron pidiendo a otros países que sigan nuestro ejemplo y repatríen a sus propios ciudadanos, y asistimos a varios socios para hacerlo. El Departamento de Estado desplegó expertos técnicos en Jordania, Kazajstán, Kosovo, Kirguistán, Maldivas, Macedonia del Norte y Trinidad y Tobago para ayudar a desarrollar protocolos y programas efectivos para la rehabilitación y reintegración de los miembros de la familia FTF. Trabajando en estrecha colaboración con los Departamentos de Justicia y Defensa, el Departamento de Estado también movilizó a la comunidad internacional para utilizar de manera más efectiva las pruebas en el campo de batalla en investigaciones y enjuiciamientos penales, incluida la capacitación de los países socios sobre cómo recopilar, almacenar y transferir pruebas en el campo de batalla. Esto ha permitido a los Estados Unidos compartir más fácilmente la evidencia del campo de batalla con nuestros socios extranjeros.

Los Estados Unidos también desempeñaron un papel importante en el desarrollo de las capacidades de nuestros socios para detectar, interrumpir y desmantelar las redes terroristas. Nuestro objetivo era permitir a los gobiernos en primera línea abordar las amenazas terroristas que enfrentan por su cuenta, sin necesidad de depender de Estados Unidos en el futuro. Las líneas clave de esfuerzo incluyeron el intercambio de información, la seguridad de la aviación y de la frontera, la lucha contra la radicalización y el reclutamiento de terroristas, la capacidad de respuesta a la crisis, la lucha contra el financiamiento del terrorismo, la repatriación de FTF, la lucha contra los grupos terroristas respaldados por Irán y los “acabados” policiales: arrestar, enjuiciar y encarcelar a terroristas. .

Estados Unidos también aprovechó las organizaciones multilaterales para avanzar en las prioridades clave contra el terrorismo de los Estados Unidos. En septiembre, el Foro Mundial de Lucha contra el Terrorismo (GCTF) de 30 miembros adoptó una nueva serie de buenas prácticas para ayudar a los países a cumplir con sus obligaciones de vigilancia y selección bajo la Resolución 2396 del Consejo de Seguridad de la ONU, una resolución histórica encabezada por los Estados Unidos en 2017. El GCTF desarrolló y adoptó nuevos principios rectores, y herramientas políticas, legales y técnicas que lo acompañan, para contrarrestar el uso terrorista de sistemas aéreos no tripulados contra objetivos civiles. Junto con Chile, Estados Unidos lanzó la Red Interamericana contra el Terrorismo a través de la Comisión Interamericana de Terrorismo de la Organización para los Estados Americanos (OEA / CICTE).

Estados Unidos contrató a una gran cantidad de socios internacionales, desde gobiernos hasta líderes religiosos locales y compañías tecnológicas, para contrarrestar la radicalización y el reclutamiento terroristas, tanto en línea como fuera de línea, y para ayudar a desarrollar estrategias de mensajería y contra la desinformación y la propaganda. Apoyamos iniciativas internacionales, incluida la Red de Ciudades Fuertes, que capacitó a más de 200 líderes municipales de docenas de ciudades a través de múltiples talleres e intercambios. Aproximadamente 20 ciudades adoptaron nuevas políticas y prácticas para contrarrestar la radicalización terrorista, incluida la formación del Grupo de trabajo contra el odio, para contrarrestar específicamente a REMT.

Estos esfuerzos son solo una instantánea de nuestro trabajo continuo para proteger a los Estados Unidos y a nuestros aliados del flagelo del terrorismo. Country Reports on Terrorism 2019 ofrece una revisión detallada de los éxitos del año pasado y los desafíos actuales que enfrentan nuestro país y nuestros socios. Al mirar hacia 2020 y más allá, Estados Unidos y nuestros socios siguen profundamente comprometidos con la lucha global contra el terrorismo.

Embajador Nathan A.
Coordinador contraterrorismo

INFORME DETALLADO:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Actualidad

Inscribete en nuestros cursos Online