Hombre culpable de fraude y extorsión por $15 millones a residentes en EE .UU

Un hombre de California se declaró culpable hoy de conspirar con centros de llamadas con sede en Perú que defraudaron a residentes estadounidenses de habla hispana amenazándolos falsamente con arresto, deportación y otras consecuencias legales.

antilavadodedinero / Justice.gov

Según documentos judiciales, Luis Rendón, de 60 años, de Harbor City, California, operaba un centro de distribución que ayudó a los operadores del centro de llamadas a ejecutar su plan de fraude desde Perú. Con la declaración de culpabilidad de Rendón, once acusados ​​ahora se han declarado culpables en relación con un esquema de fraude transnacional de $15 millones destinado a defraudar a los residentes de habla hispana de los Estados Unidos amenazándolos de manera fraudulenta con consecuencias legales si no pagaban por el aprendizaje del idioma inglés. productos que nunca solicitaron o pagar tarifas de liquidación falsas. Más de 30,000 residentes de habla hispana de los Estados Unidos fueron estafados.

En total, los once acusados ​​incluyen siete propietarios-operadores peruanos de centros de llamadas y cuatro operadores de centros de distribución que procesaron pagos y facilitaron el fraude en los Estados Unidos. Muchos de los acusados ​​colaboraron y compartieron estrategias sobre cómo defraudar a los residentes de habla hispana de los Estados Unidos.

Siete de los acusados ​​fueron extraditados de Perú y se declararon culpables en un tribunal federal de conspiración para cometer fraude postal y electrónico y recibieron importantes sentencias de prisión. El juez federal de distrito Robert N. Scola, Jr. condenó a Henrry Milla, Carlos Espinoza, Jerson Rentería, Fernán Huerta, Omar Cuzcano, Evelyng Milla y Josmell Espinoza a penas que van de los 88 meses a los 110 meses de prisión.

“Estos casos demuestran que la Rama de Protección al Consumidor del Departamento de Justicia perseguirá y enjuiciará enérgicamente a los delincuentes transnacionales que defraudan a los consumidores estadounidenses vulnerables”, dijo el Fiscal General Adjunto Principal Brian M. Boynton, jefe de la División Civil del Departamento de Justicia. “Las personas que defraudan a nuestras comunidades de inmigrantes serán llevadas ante la justicia y rendirán cuentas en los tribunales estadounidenses”. 

“Nuestros casos con la Rama de Protección al Consumidor demuestran que el largo brazo de la justicia no tiene límites cuando se trata de llegar a los estafadores que se aprovechan de las poblaciones más vulnerables de nuestra nación”, dijo el Fiscal Federal Juan Antonio González para el Distrito Sur de Florida. “Seguiremos llevando la justicia estadounidense a los delincuentes transnacionales que usan tácticas de miedo e intimidación para robar dinero de inmigrantes, personas mayores y otras personas que viven en este país”. 

“Durante muchos años, el Servicio de Inspección Postal de EE. UU. y sus socios encargados de hacer cumplir la ley han investigado y enjuiciado a redes criminales internacionales que tienen como objetivo a los consumidores estadounidenses para robarles el dinero que tanto les costó ganar”, dijo el inspector interino a cargo Juan A. Vargas del Servicio de Inspección Postal de EE. UU. en Miami. División. “El Servicio de Inspección Postal de los EE. UU., junto con la Rama de Protección al Consumidor del Departamento de Justicia y la Oficina del Fiscal de los EE. UU., continuarán persiguiendo agresivamente a estos delincuentes para garantizar que sean procesados ​​con todo el rigor de la ley”.

Según documentos judiciales, Rendon era propietario y operaba International Latin Market (ILM), un centro de distribución con sede en California que facilitó el esquema de extorsión y fraude de telemercadeo a gran escala desde 2011 hasta fines de 2017. Rendon ayudó e instigó el esquema al proporcionar listas de posibles víctimas a los centros de llamadas en Perú, procesando los pagos con tarjeta de las víctimas y enviando tabletas de computadora de baja calidad precargadas con cursos de inglés a las víctimas en el área de Miami y en todo Estados Unidos.

Rendón, al igual que los demás acusados ​​que se declararon culpables ante él en esta investigación, admitió que los centros de llamadas y sus empleados afirmaron falsamente ser abogados, funcionarios judiciales, agentes federales y representantes de un llamado “tribunal de delitos menores”, que no no existe. Las personas que llamaron amenazaron falsamente a las víctimas con procedimientos judiciales, marcas negativas en sus informes de crédito, encarcelamiento y consecuencias migratorias si no pagaban de inmediato los productos supuestamente entregados y las tarifas de liquidación.

Angel Adrianzen, otro co-conspirador que operaba un centro de distribución con sede en los EE. UU. que facilitó un grupo adicional de centros de llamadas peruanos fraudulentos, se declaró culpable de cargos similares en 2020. residentes en los Estados Unidos. El juez Scola condenó a Adrianzen a 121 meses de prisión.

Rendón será sentenciado el 16 de febrero de 2023 ante la jueza federal de distrito Patricia A. Seitz en Miami. Se enfrenta a una pena máxima de 20 años de prisión.

El Servicio de Inspección Postal de EE. UU. y la Rama de Protección al Consumidor investigaron el caso.

El abogado litigante sénior Phil Toomajian y el abogado litigante Max Goldman de la División de Protección al Consumidor están procesando los casos y la fiscal federal adjunta Annika Miranda se encarga de la confiscación de activos. La Comisión Federal de Comercio, la Oficina de Asuntos Internacionales del Departamento de Justicia, la Oficina del Fiscal Federal para el Distrito Sur de Florida, el Servicio de Seguridad Diplomática del Departamento de Estado y la Policía Nacional del Perú brindaron asistencia fundamental. 

El Departamento de Justicia continúa investigando y presentando cargos en otros asuntos similares relacionados con amenazas contra residentes de habla hispana de los Estados Unidos. Si usted o alguien que conoce tiene 60 años o más y ha sido víctima de fraude financiero, hay ayuda disponible en la Línea Directa Nacional de Fraude para Ancianos: 1-833-FRAUD-11 (1-833-372-8311).

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp

Actualidad

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com

Inscribete en nuestros cursos Online