Hezbolá teje su red terrorista en Francia con apoyo de Irán

Hoy se destacan las operaciones de la organización terrorista Hezbolá respaldada por el régimen iraní en Francia.

Antilavadodedinero / Enlavcejudio

En un artículo titulado “Hezbolá teje su red en Francia” para la revista, la periodista de investigación Rachel Binhas informó que el gobierno francés autorizó la extradición del ciudadano libanés Mazen al-Atat, quien, según los Estados Unidos, es un agente de Hezbolá, según recoge The Jerusalem Post.

Binhas señaló que la orden de extradición de al-Atat “podría tener graves consecuencias para la persona en cuestión”. Según Le Point, un tribunal de Nueva York ordenó la extradición de al-Atat basándose en una conspiración criminal para brindar apoyo material a Hezbolá.

El gobierno de Estados Unidos junto con Canadá, Gran Bretaña, Alemania, Austria, Holanda, Israel, la Liga Árabe y muchos otros países de la Unión Europea y América Latina clasifican a la organización entera de Hezbolá como un movimiento terrorista.

Sin embargo, Francia y la Unión Europea han dividido a Hezbolá en las llamadas alas militares y políticas, y solo han designado a su milicia como una entidad terrorista.

Las autoridades francesas detuvieron a al-Atat en 2016 como parte de la operación internacional de la Agencia Antidrogas de Estados Unidos “Proyecto Cassandra” que involucra una compleja empresa de lavado de dinero y tráfico de narcóticos para Hezbolá.

La operación anual controlada por Hezbolá resultó en millones de dólares en ingresos anuales para su organización.

El poder judicial de Francia condenó a al-Atat a una pena de prisión en 2018 y desde entonces ha sido puesto en libertad.

Le Point afirma que “La milicia chiíta libanesa … tiene ramificaciones largas en Europa, especialmente en Francia. Pero sus actividades allí han aumentado de manera preocupante en los últimos años”

Un segundo miembro de la banda de Hezbolá en Francia, Mohamad Noureddine, quien fue sentenciado a siete años de prisión, será extraditado a Estados Unidos, según Le Point.

Al-Atat, que negó tener conexiones con Hezbolá, le dijo a Le Point que “Noureddine me contaminó”, y explicó que “estaba haciendo un trabajo de secretaría para él”, ya que las llamadas de [Noureddine] a veces se transmitían al teléfono de [Al-Atat] “pero fue porque Noureddine tenía una amante. De hecho, yo lo cubría cuando su esposa lo llamaba”, dijo Al-Atat.

El abogado de Noureddine rechazó que su cliente esté afiliado a Hezbolá.

Baudoin Thouvenot, juez de instrucción del caso del “Proyecto Cassandra” en Francia, dijo que “no puedo decir que haya un vínculo directo con el terrorismo y Hezbolá, pero tampoco puedo decir que no lo haya”.

No está claro cuán agresivas son las autoridades francesas tomando medidas enérgicas contra las redes de Hezbolá en Francia. En septiembre de 2020, el presidente francés Emmanuel Macron criticó al periodista de Le Figaro, Georges Malbrunot, por informar que se reunió con un miembro de Hezbolá del parlamento del Líbano. Macron no ha mostrado interés en clasificar a todo el movimiento de Hezbolá como una entidad terrorista.

Le Point informó que Quentin Mugg, quien recientemente ha escrito un libro sobre redes internacionales de lavado de dinero, dijo que “Grupos como Hezbolá debilitan al enemigo que representamos para ellos: venden las drogas a nuestros hijos y recuperan nuestro dinero”.

El investigador recuerda que los atentados de Al-Qaeda en Madrid en 2004, por ejemplo, “fueron ampliamente financiados por el narcotráfico”.

Un grupo de hackers llamado Spiderz dijo en 2020 que descubrió cuentas en Francia que pertenecen a la organización financiera Al-Qard Al-Hassan de Hezbolá.

Le Point dijo que las cuentas financieras de Al-Qard Al-Hassan estaban vinculadas con “varias entidades o personas con sede en Francia”.

Estados Unidos sancionó a Al-Qard Al-Hassan por financiamiento ilícito del terrorismo.

La revista informó que Francia es un objetivo natural para las actividades de Hezbolá porque “Francia es una base conveniente debido a sus vínculos tradicionales con el Líbano, pero también porque es el hogar de una gran comunidad chií, estimada en alrededor de 150.000 a 200.000 personas“.

Uno de los tres agentes de Hezbolá que hizo estallar un autobús turístico israelí en 2012 en Burgas, Bulgaria, fue identificado como el libanés-francés con doble nacionalidad, Mohamad Hassan El-Husseini.

El ataque terrorista mató a cinco israelíes y a su conductor de autobús musulmán búlgaro. Otros 32 israelíes sufrieron heridas.

La revista francesa citó al experto israelí de Hezbolá, la teniente coronel (res.) Sarit Zehavi, quien es la fundadora del centro de educación e investigación Alma, que analiza la situación de seguridad en las fronteras del norte de Israel.

Zehavi dijo sobre la actividad de Hezbolá en Francia que “es posible crear asociaciones religiosas y tener actividades delictivas sin usar el término Hezbolá, y agregó que “sólo el 70% de los fondos de Hezbolá hoy provienen de Irán”.

Zehavi agregó que, “durante una década, el grupo terrorista ha estado organizando su autofinanciamiento … Y Europa es una de sus áreas de acción“.

La revista dijo que Zehavi creía que las autoridades francesas estaban subestimando los riesgos de Hezbolá.

“Hezbolá, como Hamas, no es sólo un asunto israelí”, dijo, y agregó que estos son problemas entre dos ideologías, y los enfrentamientos son violentos”. Zehavi dijo que Israel “defiende los valores de Occidente, como los de la Revolución Francesa” y Hezbolá “cree en los valores radicales del Islam chiíta“.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Actualidad

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com

Inscribete en nuestros cursos Online