Exdirector de empresa familiar de Trump se declaró culpable de fraude y evasión fiscal

Un alto ejecutivo de la empresa familiar del expresidente Donald Trump se declaró culpable, este jueves 18 de agosto, de evadir impuestos, en un acuerdo que podría convertirlo en un testigo estrella contra la compañía en un juicio.  

Antilavadodedinero / Infobae

Un alto ejecutivo de la empresa familiar del ex presidente Donald Trump se declaró culpable el jueves de evadir impuestos en un acuerdo que podría convertirlo en un testigo estrella contra la compañía en un juicio en otoño.

El director financiero de la Organización Trump, Allen Weisselberg, se declaró culpable de los 15 cargos a los que se enfrentaba en el caso.

En voz baja y algo ronca, admitió haber recibido más de 1,7 millones de dólares en prebendas no gravadas -incluidas las matrículas escolares de sus nietos, el alquiler gratuito de un apartamento en Manhattan y los pagos del alquiler de un coche de lujo- y haber ocultado explícitamente algunas de las ganancias.

El juez Juan Manuel Merchán acordó condenar a Weisselberg a cinco meses de encarcelamiento en el complejo penitenciario de Rikers Island, en Nueva York, aunque podrá salir en libertad mucho antes si se comporta bien entre rejas. El juez dijo que Weisselberg tendrá que pagar casi 2 millones de dólares en impuestos, multas e intereses.

El acuerdo de culpabilidad también requiere que Weisselberg declare con veracidad como testigo de la acusación cuando la Trump Organization vaya a juicio en octubre por cargos relacionados. La empresa está acusada de ayudar a Weisselberg y a otros ejecutivos a eludir los impuestos sobre la renta al no informar con exactitud al gobierno de su remuneración completa. El propio Trump no está acusado en el caso.

Weisselberg no dijo nada al salir del tribunal, ni respondió cuando un periodista le preguntó si tenía algún mensaje para Trump.

El abogado de Weisselberg, Nicholas Gravante Jr., dijo que su cliente se declaró culpable “para poner fin a este caso y a las pesadillas legales y personales de años que ha causado para él y su familia”. Agregó: “Estamos contentos de haber dejado esto atrás”.

El fiscal del distrito de Manhattan, Alvin Bragg, dijo en un comunicado que la declaración de Weisselberg “implica directamente a la Organización Trump en una amplia gama de actividades criminales y requiere que Weisselberg proporcione un testimonio inestimable en el próximo juicio contra la corporación.”

“Estamos deseando probar nuestro caso en los tribunales contra la Trump Organization”, añadió.

El testimonio de Weisselberg podría debilitar potencialmente la defensa de la empresa. Si es declarado culpable, la firma podría enfrentarse a multas o potencialmente ser puesta en libertad condicional y ser obligada a cambiar ciertas prácticas comerciales.

Weisselberg, de 75 años, es la única persona que se enfrenta a cargos penales hasta ahora en la larga investigación del fiscal del distrito de Manhattan sobre las prácticas empresariales de la compañía.

Considerado como uno de los socios comerciales más leales de Trump, Weisselberg fue detenido en julio de 2021. Sus abogados han argumentado que la oficina del fiscal del distrito, dirigida por los demócratas, lo estaba castigando porque no ofrecía información que pudiera perjudicar a Trump.

El fiscal del distrito también ha estado investigando si Trump o su empresa mintieron a los bancos o al gobierno sobre el valor de sus propiedades para obtener préstamos o reducir las facturas de impuestos.

El entonces fiscal de distrito Cyrus Vance Jr, que inició la investigación, dirigió el año pasado a sus ayudantes para que presentaran pruebas a un gran jurado y buscaran una acusación contra Trump, según el ex fiscal Mark Pomerantz, que anteriormente dirigió la investigación.

Pero después de que Vance dejara el cargo, su sucesor, Bragg, permitió que el gran jurado se disolviera sin presentar cargos. Ambos fiscales son demócratas. Bragg ha dicho que la investigación continúa.

La Organización Trump no está involucrada en la esperada declaración de culpabilidad de Weisselberg el jueves y está previsto que sea juzgada en el supuesto esquema de compensación en octubre.

Los fiscales alegaron que la compañía dio beneficios adicionales no gravados a los altos ejecutivos, incluido Weisselberg, durante 15 años. Sólo Weisselberg fue acusado de defraudar al gobierno federal, al estado y a la ciudad más de 900.000 dólares en impuestos no pagados y reembolsos de impuestos inmerecidos.

Según la ley estatal, el castigo por el cargo más grave contra Weisselberg, hurto mayor, podría conllevar una pena de hasta 15 años de prisión. Pero el cargo no conlleva un mínimo obligatorio, y la mayoría de los que delinquen por primera vez en casos relacionados con los impuestos nunca acaban entre rejas.

Los cargos de fraude fiscal contra la Organización Trump se castigan con una multa del doble de la cantidad de impuestos no pagados, o 250.000 dólares, lo que sea mayor.

Trump no ha sido acusado en la investigación penal. El republicano ha tachado las investigaciones de Nueva York de “caza de brujas política” y ha dicho que las acciones de su empresa eran una práctica habitual en el negocio inmobiliario y que en ningún caso constituían un delito.

La semana pasada, Trump se sentó a declarar en la investigación civil paralela de la fiscal general de Nueva York, Letitia James, sobre las acusaciones de que la empresa de Trump engañó a los prestamistas y a las autoridades fiscales sobre el valor de los activos. Trump invocó su protección de la Quinta Enmienda contra la autoincriminación más de 400 veces.

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp

Actualidad

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com

Inscribete en nuestros cursos Online