El grave tema del narcotráfico en Nariño

En este domingo se dedica la columna a hacer una necesaria e importante relevancia que, tal vez, por los procesos dominantes, lo relativo a la pandemia, se podría haber dejado de lado, sin reflexionar sobre lo diciente de esos sucesos que tuvieron por escenario nuestro departamento.

Antilavadodedinero / diariodelsur

Empecemos con los acontecimientos relacionados con el narcotráfico.

Se puede afirmar así que el narcotráfico y la violencia se han adueñado de toda la región del Pacífico.

La modalidad criminal empleada por los narcotraficantes va orientada principalmente a ubicarse estratégicamente en la costa pacífica para cultivar, procesar, transportar y traficar el estupefaciente, situación por la cual aprovechan la posición geográfica de los municipios de los departamentos de Nariño, Cauca y Valle para asentar estructuras artesanales que funcionan como laboratorios clandestinos para el procesamiento de cocaína, que sitúan sobre riveras de ríos y esteros que facilitan el transporte del alcaloide de manera fluvial, para luego embarcarlo en lanchas go fast o semisumergibles a mar abierto hasta Centroamérica, donde la droga toma diferentes rutas hacia Estados Unidos.

Se ha llegado a probar que “en este sector del litoral pacífico nariñense confluyen diferentes factores delincuenciales que ha desencadenado confrontaciones entre diferentes estructuras armadas por el control del territorio y el manejo ilegal de las rentas criminales producto del narcotráfico”, según afirma la policía.

Por otra parte, las autoridades asestaron un duro golpe a la estructura narco paramilitar Los Contadores, que delinque en el Pacífico nariñense y la frontera con Ecuador, así como parte del Caquetá. De acuerdo con la Fiscalía, fue capturado José Alirio Hurtado y segundo cabecilla de tal estructura.

En el mismo sentido, fueron destruidas tres bodegas con cocaína que pertenecía a disidencias de las Farc

En los centros de acopio, los grupos almacenaban, fabricaban y despachaban la cocaína en semisumergibles. La operación ocurrió en la costa pacífica, en el departamento de Nariño.

Uniformados de la Dirección de Investigación Criminal e Interpol, Dijin, llegaron este martes al municipio de Mosquera, en el departamento de Nariño, por información que tenían de inteligencia en la que se indicaba un punto estratégico para el narcotráfico. Lo que encontraron fue que estaban funcionando tres mega bodegas donde no solamente acoplaban los insumos básicos para la elaboración de cocaína, sino que además tendrían laboratorios avanzados para la fabricación, al igual que puntos de despacho del alcaloide mediante semisumergibles.

De otro lado, ha sido noticia en Nariño el regreso del método de aspersión con glifosato.

Este es un tema que ha causado polémica sobre cómo ha afectado la salud, el medio ambiente entre muchos otros factores a raíz de la erradicación de cultivos de uso ilícito a través del glifosato, el cual se había suspendido desde el 2015. Con el regreso de este método, muchas voces de la comunidad están en contra, por los problemas que acarrean, tanto en la salud que se ha visto afectada en años anteriores, como también en términos ambientales, generando un gran atentado a la biodiversidad, raíz de ello, tras la inminente fumigación del glifosato, según el gobierno, uno de los temas que queda claro en el decreto es que hay algunas zonas, en las que bajo ningún motivo se podrá usar el mecanismo de aspersión con glifosato. Se trata de las áreas del Sistema Parques Nacionales Naturales, los Parques Naturales Regionales, los ecosistemas estratégicos como páramos, humedales categoría Ramsar y manglares, los cuerpos de agua y los centros poblados.

Doce serían los municipios afectados por estos operativos, señaló Asompas, que alertó sobre los daños que causaría esa determinación, señalando que antes que llegar a esta situación se debe pensar en la ayuda del Estado.

El anuncio hecho en las últimas horas por el Gobierno Nacional en el sentido de retomar las fumigaciones con glifosato para combatir los cultivos ilícitos le empezó a quitar el sueño a los alcaldes de Nariño, en especial a los mandatarios municipales de la costa pacífica. En ese sentido, el consenso es que luego de las graves afectaciones que afrontan miles de personas a consecuencia de la pandemia de Covid-19 y los estragos del invierno no es el mejor momento para poner en marcha este procedimiento, máxime cuando manifiestan que ha habido incumplimiento por parte del Gobierno central en puntos relacionados con la ayuda que deben recibir los pobladores de los diferentes municipios para la sustitución de los cultivos ilícitos.

Por esa razón los alcaldes consideran que como están las cosas en estos momentos la reanudación de las fumigaciones aéreas con glifosato lo que haría sería originar un grave problema social.

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp

Actualidad

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com

Inscribete en nuestros cursos Online