El ejecutivo químico que hizo dinero envenenando a todo un pueblo

Mientras un pueblo envenenado buscaba justicia, el alto ejecutivo del gigante químico trasladó a millones a paraísos fiscales Los registros filtrados muestran que Bernard de Laguiche escondió acciones de Solvay en cuentas en el extranjero cuando la compañía enfrentaba reclamaciones por contaminación del agua en Italia y Estados Unidos.

Antilavadodedinero / Icij,org

OUn frío día de diciembre de 2005, un analista de laboratorio llamado Pietro Mancini descendió al sótano de una antigua fábrica de productos químicos en la ciudad de Spinetta Marengo, en el norte de Italia, donde descubrió algo curioso: una capa de polvo amarillo en las paredes y el piso, que quedó atrás , aparentemente, por la nieve derretida que había inundado la habitación.

En un almacén en un edificio separado, encontró lodo, también amarillento, que rezumaba de una grieta en un zócalo. Tomó una muestra. Una prueba reveló que la sustancia rebosaba cromo hexavalente, un metal pesado que se sabe que causa cáncer.

Cuando Mancini se quejó de la amenaza para la salud de los trabajadores, el gerente de su planta y el jefe de su laboratorio minimizaron los riesgos, declaró Mancini más tarde. “Me dijeron que no me preocupara… que no era asunto mío”, dijo.

Durante sus casi 120 años de historia, la planta italiana produjo todo tipo de productos tóxicos, incluidos tintes sintéticos y el pesticida DDT. Los productos químicos nocivos involucrados en la producción se enterraron en el sitio y se filtraron al agua subterránea. Posteriormente, la planta comenzó a utilizar compuestos fluorados, también tóxicos, para fabricar plásticos resistentes al calor y revestimientos antiadherentes y repelentes al agua para utensilios de cocina y telas.

En 2001, un nuevo propietario, el gigante químico belga Solvay SA, prometió que limpiaría el sitio y evitaría fugas. Se suponía que los gerentes de la compañía que trabajaban bajo el arquitecto de la adquisición, un alto ejecutivo de Solvay llamado Bernard de Laguiche, supervisarían la operación e informarían sobre su progreso a las autoridades italianas.

Pero la limpieza y las reparaciones se retrasaron. En lugar de revelar los problemas a las autoridades, los empleados y contratistas de la empresa presentaron informes que minimizaban la contaminación y su daño potencial, según testimonios de testigos y documentos incautados por investigadores italianos y posteriormente revisados ​​por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación .

En 2008, casi tres años después del descubrimiento del almacén de Mancini, los inspectores ambientales encontraron cromo hexavalente en más de 40 veces el límite legal en los pozos cercanos a la planta. Las autoridades locales declararon una emergencia de salud pública.

Los fiscales italianos finalmente presentaron cargos penales contra más de dos docenas de personas, incluidos ejecutivos de Solvay y el antiguo propietario de la planta, acusándolos de envenenar intencionalmente el agua subterránea y no limpiar el sitio.

Entre los acusados: de Laguiche, miembro de la familia fundadora de Solvay. Había promovido la compra de la planta en dificultades y otras en Europa y Estados Unidos que usaban compuestos fluorados, con la intención de que Solvay compita a nivel mundial con el líder de la industria DuPont y su famoso producto de teflón. Las adquisiciones de plantas habían sido un éxito para su empresa.

Poco antes de que se presentaran los cargos, y nuevamente poco después, de Laguiche y su familia inmediata trasladaron activos por valor de más de 50 millones de dólares a fideicomisos en Singapur y Nueva Zelanda con la ayuda de un destacado proveedor de servicios offshore y asesores suizos, según muestran registros confidenciales.

Los documentos, conocidos como Pandora Papers , se filtraron al Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación y se compartieron con cientos de agencias de noticias. Revelan un vasto éxodo de dinero a los paraísos fiscales por parte de los ricos y poderosos, más allá del alcance de los recaudadores de impuestos y las autoridades policiales, y detalles sin precedentes sobre los profesionales de cuello blanco que les ayudan a hacerlo.

La lista de personas que dirigen su dinero a compañías y fideicomisos offshore, según muestran los registros, incluye a ejecutivos prominentes de compañías químicas acusados ​​de violaciones importantes de las leyes ambientales en países como India y Rusia.

Posteriormente, De Laguiche fue absuelto. Se negó a comentar sobre el caso legal y la administración de los activos de su familia, pero dijo que no trasladó el patrimonio al extranjero en respuesta a la investigación italiana o para evitar impuestos. 

“Siempre he gestionado los activos de mi familia de buena fe y he cumplido con todas las obligaciones de presentación de informes y otras obligaciones frente a las autoridades fiscales, los reguladores del mercado, cumpliendo estrictamente con el código de negociación de Solvay”, escribió en un correo electrónico al ICIJ.

El laboratorio y el almacén de la fábrica italiana se cerraron después de que Mancini presentara una denuncia oficial ante las autoridades sanitarias locales. Más tarde fue despedido. Presentó una demanda y llegó a un acuerdo con Solvay por una cantidad no revelada.

En 2015, los médicos extirparon un tumor canceroso de su riñón derecho. 

Solvay dijo que Mancini fue despedido «por una causa justa» sin proporcionar más detalles.

Solvay está «comprometido a mantener los más altos estándares de operaciones seguras y sostenibles» y que «ha tomado importantes acciones correctivas durante muchos años de acuerdo con [sus] estándares y compromisos ambientales», dijo la compañía en una carta.

«No se ha producido ninguna falsificación o minimización del alcance de la contaminación por parte de Solvay (ya sea por parte del personal de la planta o de consultores externos)».

‘Para vivir feliz, vivir escondido’

Solvay, que cotiza en bolsa en las bolsas de valores de París y Bruselas, es uno de los mayores productores de productos químicos y plásticos del mundo, con 110 plantas industriales en 64 países y ventas en 2020 de 11.000 millones de dólares. Sus productos incluyen plásticos de alta resistencia para implantes de columna y aviones.  

La empresa tiene sus raíces en dos hermanos belgas emprendedores, Ernest y Alfred Solvay, entusiastas de la ciencia e industriales autodidactas que en 1863 patentaron una forma de procesar carbonato de sodio, un compuesto utilizado para fabricar vidrio y jabón y para blanquear telas y papel. Su variante de grado alimenticio, el bicarbonato de sodio, es un alimento básico del supermercado.  

Desde el principio, la empresa valoró los lazos familiares y la discreción. “Alrededor de la cuna de la nueva compañía, la familia Solvay formó un ‘clan’ fuertemente soldado”, declara un historial oficial de la compañía que se encuentra entre los papeles de Pandora. Esta historia cita un lema familiar temprano: «Vivir feliz, vivir escondido».

Planta perteneciente al gigante químico belga Solvay en Chalampe, noreste de Francia. Imagen: AFP a través de Getty Images

En la década de 1980, el grupo de propiedad familiar creó Solvac, una sociedad de cartera registrada en Bélgica que hoy mantiene el control como el mayor accionista de Solvay. 

Más de 2.300 descendientes de los hermanos Solvay y sus colaboradores originales poseen acciones en Solvac,   ahora en su sexta generación de control familiar.

De Laguiche, de 62 años, es un miembro destacado del clan Solvay. Estudió en las mejores escuelas de negocios de Suiza y Brasil y tiene ciudadanía francesa y brasileña.

De Laguiche comenzó a trabajar para Solvay en 1987. Una foto de 2013 en su oficina de Bruselas lo muestra junto a un retrato en blanco y negro de su tatarabuelo, Alfred Solvay. 

En entrevistas, ha minimizado el papel de los lazos familiares en su éxito.  

“Lo que me ayudó fue mi educación, muy centrada en el esfuerzo y la meritocracia”, dijo en un perfil de una publicación comercial, Trends, que lo nombró director financiero del año de Bélgica. «El lado familiar jugó un papel muy pequeño en mis comienzos».

Un hito en su carrera se produjo en 2000 cuando de Laguiche se hizo cargo de un acuerdo de 1.200 millones de dólares para comprar Ausimont, el propietario italiano en dificultades de la planta química Spinetta Marengo y otras siete personas.

De un golpe, el acuerdo amplió la cartera de Solvay para incluir un tipo de caucho sintético, de marca Tecnoflon y Fluorolink, un tratamiento de superficie para hacer que el vidrio y la cerámica sean repelentes al aceite y al agua, lo que posiciona a la empresa para competir directamente con DuPont y otros gigantes químicos. .

“Esta es la inversión más importante en la historia de Solvay”, dijo de Laguiche en un comunicado de prensa celebrando el cierre del trato.

Pero con las adquisiciones, Solvay también adquirió los muchos problemas de las plantas.

Sangre contaminada

Una pared de ladrillos divide la planta de Spinetta Marengo de los barrios residenciales de la ciudad de aproximadamente 6.000 habitantes , mejor conocida como el sitio de una de las victorias más notables de Napoleón.   Decenas de camiones atraviesan las estrechas calles. Un zumbido constante de la maquinaria de la planta se superpone varias veces al día con el tañido de las campanas de las iglesias. 

La planta ha sido tanto una bendición como una amenaza. Ha traído puestos de trabajo y sueldos estables a generaciones de trabajadores. Pero los residentes desde hace mucho tiempo recuerdan cómo, en la década de 1990, la lluvia ácida causada por las operaciones anteriores de la planta mató la vegetación y corroyó las carrocerías de los automóviles en un concesionario local.

La fábrica de Solvay vista a través de los campos verdes de Spinetta Marengo. Imagen: Scilla Alecci

Un estudio de 2016 realizado por la agencia regional de protección ambiental encontró que los trabajadores de la planta tenían un mayor riesgo de morir de cáncer de pulmón y otras dolencias y que la exposición a sustancias químicas tóxicas, incluidos algunos solventes que todavía se usan en la actualidad, probablemente sea la culpable. 

Poco después de que Solvay adquiriera la planta en 2001, De Laguiche viajó a reuniones periódicas que incluían a los jefes del departamento de salud y seguridad ambiental de la unidad de Spinetta Marengo, según muestran los registros internos incautados por investigadores italianos. Los dos ejecutivos encargados de negociar la limpieza del sitio con las autoridades ambientales italianas reportaron directamente a De Laguiche. 

En las reuniones, De Laguiche y los otros ejecutivos también discutieron un problema descubierto recientemente: la exposición de los trabajadores a compuestos fluorados. También conocidos como sustancias perfluoroalquilo y polifluoroalquilo, o PFAS, estos compuestos pertenecen a una clase de más de 4.000 sustancias químicas «permanentes» que no se degradan en el entorno natural.

Se sabía que los productos químicos causaban cáncer en animales, pero se habían realizado pocas investigaciones publicadas sobre los efectos en la salud de los seres humanos. 

En una reunión en enero de 2004, según muestran los registros, los subordinados de De Laguiche informaron los resultados de los análisis de sangre de los trabajadores de la planta para detectar el ácido perfluorooctanoico, también conocido como PFOA, uno de los productos químicos permanentes. 

Uno de los empleados evaluados, Daniele Ferrarazzo, comenzó a trabajar en la planta a mediados de la década de 1990 para pagar sus estudios y obtener un título en musicoterapia. Se quedó por un buen sueldo y un horario de trabajo que le permitió perseguir su pasión en sus horas libres, le dijo a ICIJ. 

Después de unos años de producir polímero PFOA para sartenes antiadherentes, Ferrarazzo se trasladó a una unidad de investigación que probaba nuevos productos a base de flúor, donde conoció a Sonny Alessandrini. Los compañeros de trabajo se hicieron amigos.

En entrevistas en italiano, Ferrarazzo y Alessandrini dijeron que habían presenciado un rezumado de lodo amarillo de los zócalos y evidencia de exposición a otras toxinas. El sistema de ventilación de su unidad era inadecuado, lo que les hizo respirar gases peligrosos durante años, dijeron.

No existe un estándar uniforme para lo que constituye un nivel peligroso de PFOA en el cuerpo de una persona. Pero una prueba de la sangre de Ferrarazzo mostró un nivel 900 veces mayor que un punto de referencia de seguridad común, según el laboratorio contratado por Solvay . 

Los dos amigos se sintieron aislados y asustados. El miedo a perder sus trabajos impuso un código de silencio entre los trabajadores de la planta, lo que les dificulta compartir sus preocupaciones, dijeron Ferrarazzo y Alessandrini. 

“Un día, uno me dice: ‘¿Qué hago si pierdo mi trabajo?’ ”, Recordó Ferrarazzo. “Y yo dije: ‘¿Y qué haces si tienes cáncer?’ «

En febrero de 2008, Ferrarazzo y Alessandrini, cuya prueba también mostró un nivel elevado de toxinas , decidieron actuar. Presentaron una denuncia oficial ante una agencia de seguridad ocupacional local, alegando serios problemas de seguridad en la planta. “Ya no podemos permitir que esta multinacional nos ponga a nosotros ya otros residentes de Spinetta en tal condición que tengamos que cambiar nuestra salud por una oportunidad laboral”, escribieron. 

Alessandrini fue despedida más tarde por lo que los abogados de la empresa denominaron «comportamiento obstructivo» e «insubordinación». Rechazó una transferencia a otra unidad, dijo la compañía. Alessandrini dijo que tenía buenas razones para oponerse a la medida: temía estar expuesto a niveles aún más altos de sustancias químicas tóxicas en la nueva unidad. Ferrarazzo dijo que le pidieron que renunciara y recibió una indemnización por despido. 

Solvay dijo que los dos trabajadores fueron «despedidos por una causa justa». La empresa arregló el sistema de ventilación después de la queja de los trabajadores, dicen los registros judiciales.

Después de su despido, a Alessandrini le diagnosticaron tricoepitelioma, un cáncer de piel poco común. Su médico le dijo que una posible causa era el contacto con productos químicos en el trabajo, testificó Alessandrini más tarde. 

Alessandrini luchó por encontrar un trabajo estable. Preocupado por la salud de su niño pequeño, él y su pareja compraron agua embotellada para beber, pero «desafortunadamente» continuaron usando agua del grifo para cocinar y ducharse para ahorrar dinero, dijo.  

Desde entonces, algunos PFAS se han relacionado con la alteración de la hormona tiroidea humana, el cáncer de hígado y riñón y otras enfermedades mortales. Solvay ya no usa el tipo de PFAS que se encontraba en la sangre de los trabajadores. 

La compañía dijo que «la vigilancia médica a largo plazo de los empleados no indica ninguna correlación con los efectos patológicos relacionados con la exposición ocupacional a PFAS». No proporcionó datos para respaldar la afirmación, citando confidencialidad.

‘La prueba probada’

Los problemas de contaminación de la planta salieron a la luz pública cuando una inspección no relacionada en mayo de 2008 cerca de una fábrica de azúcar cerrada encontró niveles alarmantes de sustancias químicas cancerígenas en varios pozos. Las autoridades rastrearon la fuente hasta la planta de Solvay a tres millas de distancia.

“Teníamos la prueba comprobada de la contaminación y su escala”, recordó Alberto Maffiotti, director de la agencia ambiental de la ciudad en ese momento, en una entrevista con el ICIJ. 

Los inspectores también descubrieron que decenas de casas cercanas usaban agua extraída de un pozo directamente debajo de la planta de Solvay para sus huertos. Y el mismo agua de pozo para las máquinas de café de la planta, que utilizan habitualmente Alessandrini y su compañero de trabajo Pietro Mancini.

A partir de mayo de 2008, una unidad de delitos ambientales de los carabineros italianos, la policía militar, registró las oficinas cerca de Milán de Solvay Solexis, la unidad de polímeros de la empresa. Se incautaron decenas de archivos encontrados en el sótano de la oficina, junto con correos electrónicos de unos 200 empleados. 

Una de las búsquedas de los investigadores reveló dos conjuntos de registros ambientales, uno para uso interno y otro para mostrar a las autoridades. En el conjunto «oficial», se habían omitido datos potencialmente condenatorios sobre el arsénico que se encuentra en el suelo cerca de la planta, testificó más tarde uno de los oficiales.  

Los investigadores también descubrieron que los empleados de Solvay borraban de forma rutinaria los hallazgos sobre sustancias químicas peligrosas de los informes de análisis de laboratorio proporcionados a los inspectores.

En octubre de 2009, los fiscales presentaron una causa penal pionera, acusando a 39 personas, incluidos los propietarios anteriores de la planta, los funcionarios de salud y seguridad ambiental actuales y anteriores de Solvay en Italia y, en particular, los altos ejecutivos en Bruselas. 

De Laguiche, quien había sido ascendido a director financiero de Solvay, fue acusado de causar contaminación del agua y el suelo en Spinetta Marengo y no limpiar la contaminación, cargos que conllevaban una posible pena de prisión de hasta 18 años. 

Solvay dijo en los documentos financieros que «impugnó enérgicamente» las acusaciones. 

De Laguiche se negó a comentar sobre el caso diciendo que «no tiene autoridad» para responder preguntas sobre el asunto.

‘Preservación de la riqueza’

En el verano de 2009, mientras las autoridades italianas investigaban el manejo de la limpieza por parte de Solvay , De Laguiche y su familia comenzaron a transferir algunos de sus activos fuera de Europa y a varias entidades extraterritoriales, según muestran los archivos filtrados.

En junio, los asesores financieros que trabajaban para la familia establecieron un fideicomiso en Nueva Zelanda que eventualmente recibiría acciones de Solvay valoradas en $ 11,3 millones y $ 412.000 en dividendos de Solvay. Bernard de Laguiche fue uno de los beneficiarios. Los documentos no dicen quién instruyó a los asesores para crear el fideicomiso. 

En ese momento, Nueva Zelanda ofreció anonimato y exenciones de impuestos a los extranjeros que establecieran fideicomisos allí. El país no requería que los gerentes de fideicomisos, a menudo profesionales contratados y la única parte que figura en los registros oficiales de Nueva Zelanda, revelaran los verdaderos propietarios de un fideicomiso o lo que poseía.   

En julio, dos de las hermanas de De Laguiche se reunieron con administradores de patrimonio y abogados en Basilea, Suiza, según muestran los registros filtrados. También estuvo presente el fundador de Asiaciti Trust, un especialista en servicios offshore en Singapur.

Usando una pizarra, el abogado francés de la familia describió cómo Asiaciti podría ayudar a los miembros de la familia a transferir activos de una cuenta bancaria suiza a un fideicomiso registrado en Singapur y un banco de Singapur. Los cambios se realizarían, dijo el abogado, «para evitar la divulgación en Suiza», que estaba preparada para hacer que su sistema bancario, notoriamente reservado, fuera más comunicativo.  

Al igual que Nueva Zelanda, Singapur en ese momento ofrecía confidencialidad a los no residentes, una exención total de impuestos para los ingresos de origen extranjero y protección frente a los acreedores. Además, Singapur aún tenía que adoptar las normas internacionales establecidas por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos que requieren que los países compartan información fiscal con autoridades extranjeras. (Singapur cumplió en 2014; Nueva Zelanda revisó sus leyes de fideicomiso en 2017 ).

Un primo y uno de los asesores patrimoniales de la familia “notaron que hay un deseo de avanzar rápidamente”, según el acta de la reunión.

Asiaciti no comentó sobre ninguno de sus clientes y dijo que la firma cumple con las leyes de las jurisdicciones donde opera.

En 2011, de Laguiche transfirió al menos $ 57 millones en acciones de Solvay y otros activos a dos nuevos fideicomisos registrados en Singapur establecidos por Asiaciti. Uno se llamaba «Cagibi» por su finca brasileña. Cada fideicomiso era propietario de una empresa registrada en las Islas Vírgenes Británicas. Su esposa y dos hijos fueron los beneficiarios.

Un fideicomiso es un acuerdo legal diseñado para proteger los activos de una persona o reducir su carga fiscal. Un fideicomitente transfiere la propiedad legal de los activos (acciones, efectivo, bienes raíces) a otra parte, a menudo una firma profesional como Asiaciti. La empresa controla los activos en nombre de los beneficiarios. En la práctica, el propietario original puede mantener cierto grado de control. Debido a la capa entre los propietarios reales y sus activos, los fideicomisos a veces se utilizan para la evasión de impuestos y el lavado de dinero.

De Laguiche le dijo al ICIJ que no creó los fideicomisos «para fines fiscales» y no recibió ningún beneficio fiscal.

La compañía de BVI controlada por su Cagibi Trust, Cagibi Investments Ltd., participó regularmente en las reuniones corporativas de accionistas de Solvay y votó las decisiones de la compañía a través de un poder, según los archivos filtrados. 

Las declaraciones de poder, que notifican a la compañía que alguien que no sea el accionista emitirá su voto, no mencionaron a De Laguiche. Identificaron a la empresa BVI como accionista. 

De Laguiche dijo que informó sobre sus operaciones según lo requerido.

Las normas de valores de EE. UU. Y Europa normalmente requieren que los ejecutivos revelen sus tenencias e información comercial para protegerse contra el uso de información privilegiada y los conflictos de intereses. Pero la ley de privacidad europea no permite que el regulador de valores en Bélgica, donde Solvay tiene su sede y cotiza en la bolsa, publique información sobre tráfico de información privilegiada antes de 2016, dijo un portavoz. No hay información disponible sobre si De Laguiche declaró su propiedad a Solvay o a los reguladores.  

Solvay dijo que la compañía «no comenta sobre las finanzas personales de accionistas particulares de Solvay cuando la información no está disponible públicamente».

Los registros filtrados muestran que otras dos personas con información privilegiada de Solvay también eran propietarias de empresas ficticias registradas en jurisdicciones secretas. Guy de Selliers, un ex director de Solvay, utilizó una empresa ficticia constituida en las Islas Vírgenes Británicas para ser propietario de una casa en Dorset, Inglaterra . La propiedad fue revelada a las autoridades fiscales del Reino Unido y luego transferida a una empresa británica, dijo de Selliers a ICIJ. Agregó que posee acciones de Solvac y Solvay a través de un fideicomiso offshore.

Hubert de Wangen, también ex director de Solvay, poseía acciones heredadas de Solvay en un fideicomiso de Singapur con un valor de cotización de $ 10 millones. Dijo que su situación fiscal es “transparente” y que cumple con la normativa fiscal de Suiza, donde reside.

“Por supuesto, los problemas ambientales se discutieron durante las asambleas”, dijo de Wangen, quien trabajó para Solvay hasta 2008. “La junta siempre ha apoyado colectivamente las decisiones presentadas por el comité ejecutivo para resolver estos problemas”.

En enero de 2012, de Laguiche y otros accionistas celebraron un hito: las acciones de Solvay comenzaron a cotizar en París en la prestigiosa bolsa paneuropea ahora conocida como Euronext. 

En una habitación pequeña y abarrotada cerca del piso de la bolsa de valores, un sonriente de Laguiche celebró la cotización.

Las declaraciones de representación presentadas tres meses después de la ceremonia muestran que las empresas anónimas controladas indirectamente por De Laguiche y otros miembros de su familia poseían al menos 387.027 acciones de Solvay, que en ese entonces valían más de 43 millones de dólares, a través de las estructuras offshore establecidas por Asiaciti. 

Viviendo con incertidumbre

Maria Chiara Rossi, cirujana pediátrica, se mudó a Spinetta Marengo para estar con su pareja y formar una familia a principios de 2007. Casi dos años después, tuvieron su primer hijo, Leone.  

La planta de Solvay se encontraba a solo unos cientos de pies al otro lado de la calle de su casa, y Rossi lo veía cada vez que abría las ventanas. Por la noche, la fábrica iluminada parecía una postal del horizonte de Manhattan.

Rossi dijo que no estaba al tanto de la «emergencia de cromo» declarada por las autoridades poco después del nacimiento de Leone. Luego, trabajando largos turnos en el hospital de la ciudad, con frecuencia dejaba al niño con sus suegros cerca, donde él jugaba en el jardín mientras su abuelo cuidaba lechugas y otras verduras.

Rossi se dio cuenta de que algo andaba mal con su hijo cuando comenzó a enfermarse con una frecuencia inusual en los cinco meses posteriores a su segundo cumpleaños. Llevó a Leone a un médico y, en junio de 2011, le diagnosticaron leucemia.

Rossi, que acababa de dar a luz a un segundo hijo, se mudó a Turín, a unas 60 millas de distancia, para que Leone comenzara dos años de tratamiento. (Ahora está sano, dijo Rossi ) .

«Pensé que la planta estaba bajo control, como debería estarlo cualquier fábrica», dijo Rossi. “Solo después me di cuenta de la magnitud del problema y de cuántos trabajadores y familias habían sufrido”. 

Un estudio de 2019 realizado por las autoridades sanitarias locales descubriría más tarde que las personas que vivían a menos de dos millas de la planta de Spinetta Marengo tenían un 30% más de probabilidades de desarrollar leucemia, enfermedad de Parkinson y cáncer de estómago o riñón que la población en general. Se descubrió que los niños de la zona eran más propensos a sufrir enfermedades neurológicas. 

Rossi se unió al caso penal de Solvay bajo una disposición de la ley italiana que permite a los demandantes civiles en casos penales, uniéndose a decenas de residentes, grupos cívicos, gobiernos locales y el Ministerio de Medio Ambiente italiano. 

La sala del tribunal, en un edificio de la era de la Segunda Guerra Mundial con piso de mármol, parecía un escenario de película, recordó Rossi. «Éramos nosotros, gente pobre con nuestras historias de sollozos, para decir, ‘Nos enfermamos’, por un lado», dijo, «y, por el otro, unas dos docenas de abogados todos luciendo perfectos en sus batas».

El fiscal argumentó que De Laguiche y los demás altos ejecutivos estaban «en su puesto de mando» desde el primer día y sabían, o deberían haber sabido, sobre los problemas ambientales en la planta. 

El abogado de De Laguiche dijo que su cliente no tenía la culpa de la contaminación en la planta italiana y acusó al fiscal de tratar de pintarlo falsamente como «un criminal que ataca la salud pública». 

Hacia adelante

Después de una carrera de 26 años, de Laguiche izquierda equipo de dirección de Solvay en 2013 para “seguir algún proyecto personal” en Braz ilーdonde era propietario de la granjaーacuerdo con un informe en una conferencia telefónica del segundo trimestre para discutir las ganancias con analistas. Más tarde, De Laguiche fue nombrado director a cargo de la “administración diaria” de Solvac, la compañía controladora familiar que es el mayor accionista de Solvay, y permaneció como miembro del directorio de Solvay.

Su traslado a Brasil provocó cambios en su estrategia de inversión en el extranjero, según muestran los registros filtrados.

En correos electrónicos confidenciales, un funcionario de Asiaciti informó que el asesor fiscal de De Laguiche había considerado que los fideicomisos de Singapur eran “desventajosos” en Brasil. De Laguiche quería salir.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Actualidad

Inscribete en nuestros cursos Online