EEUU presenta el primer cargo penal por sanciones sobre criptomonedas

Un ciudadano estadounidense anónimo ahora está siendo acusado de enviar 10 millones de dólares en criptomonedas a un país sancionado por la Oficina de Control de Activos Extranjeros, un brazo del Departamento del Tesoro de Estados Unidos.

Antilavadodedinero/ es.beincrypto.c

El juez Zia M. Faruqui de Washington, DC aprobó una denuncia presentada por el Departamento de Justicia contra el acusado, que había transferido criptoactivos a uno de los muchos países que enfrentaban duras sanciones estadounidenses, a saber, Irán, Cuba, Corea del Norte, Rusia o Siria.

“El Departamento de Justicia puede y procesará penalmente a personas y entidades por incumplimiento de las regulaciones de la OFAC, incluso en lo que respecta a la moneda virtual”, dijo Faruqui.

OFAC dice que las monedas virtuales están incluidas en la ley reciente

OFAC publicó regulaciones en octubre de 2020 que aclaran que las transacciones con países sancionados que involucran activos digitales no son diferentes de las transacciones con esas naciones realizadas en moneda fiduciaria.

El caso es el primero, según Ari Redbord, quien trabajó como asesor principal en el Departamento del Tesoro en 2019 y 2020. “Lo que estamos viendo es que el Departamento de Justicia perseguirá activamente a los actores que intenten usar criptomonedas, pero también que es difícil usar criptomonedas para evadir sanciones”, dijo.

Cripto no es tan anónimo como parece

Antes de este fallo, el DOJ arrestó a dos personas por conspiración para lavar BTC robados en un hackeo de Bitfinex, un exchange de criptomonedas en Hong Kong. En ambos casos, la inmutabilidad y la naturaleza seudónima de bitcoin han demostrado ser un defecto fatal en el arsenal de los perpetradores.

En el caso de Bitfinex, las fuerzas del orden rastrearon la mayoría de los fondos lavados hasta un monedero cripto, ” monedero 1CGA4s”, utilizando análisis de blockchains y luego completaron el rompecabezas de vincular a las personas con el monedero durante el cierre de un sitio de “red oscura” llamado AlphaBay en 2017, un sitio a través del cual se lavaron los fondos.

“Los arrestos de hoy, y la incautación financiera más grande jamás realizada por el departamento, muestran que la criptomoneda no es un refugio seguro para los delincuentes”, dijo el fiscal general adjunto involucrado en el caso.

En este caso de evasión de sanciones, la policía volvió a utilizar herramientas de análisis de blockchains que han evolucionado desde la saga de Bitfinex para rastrear las transacciones del acusado.

Luego citaron a un exchange de criptomonedas con sede en Estados Unidos, un exchange en el extranjero y un banco tradicional en Estados Unidos para recopilar información sobre su cliente mutuo.

Las direcciones de Protocolo de Internet (IP) utilizadas para acceder a ambos exchanges llevaron a la policía a la casa del acusado. Una orden de allanamiento por correo electrónico y la información de registro de la empresa ficticia completaron el cuadro.

También descubrieron que se accedió a las cuentas receptoras en ambos exchanges desde cuentas extranjeras en países sancionados.

“¿La moneda virtual no se puede rastrear? INCORRECTO”, dijo el juez en un documento de asesoramiento de nueve páginas. Concluyó su opinión diciendo que existía la probabilidad de que el dinero virtual transmitido en el extranjero a las jurisdicciones sancionadas fuera un acto delictivo, con el autor potencialmente responsable de involucrar a dos exchanges de criptomonedas para evadir las sanciones.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Actualidad

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com

Inscribete en nuestros cursos Online