EE.UU. debe despertar ante la amenaza terrorista de Irán

El Departamento de Justicia de Estados Unidos anunció la semana pasada una acusación penal contra un miembro del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica de Irán. Las actividades ilícitas de las que se le acusa se derivan de un intento de asesinar a John Bolton, que fue asesor de seguridad nacional durante el mandato del presidente Donald Trump. Bolton también fue un funcionario de alto rango en la administración de George W. Bush.

Antilavadodedinero / Israelnoticias

El iraní acusado seguía instrucciones que había recibido del gobierno iraní en Teherán. También había algunos otros que eran sus cómplices. Extrañamente, el gobierno de Biden no ha indicado cómo responderá a este grave acto de criminalidad, que amenazó la seguridad nacional de Estados Unidos.

El comunicado oficial emitido por el Departamento de Justicia afirmó que el complot para matar a Bolton fue probablemente ideado como represalia por la muerte del jefe terrorista iraní, Qassem Soleimani, que fue asesinado en enero de 2020. Hasta ahora, el gobierno estadounidense no ha expresado ninguna intención de tomar represalias contra Irán por intentar extender su terrorismo a suelo estadounidense.

El consejero de Seguridad Nacional, Jake Sullivan, dijo: “Si Irán ataca a cualquiera de nuestros ciudadanos, para incluir a los que siguen sirviendo a Estados Unidos o a los que sirvieron anteriormente, Irán se enfrentará a graves consecuencias”. Sin embargo, no detalló qué “consecuencias” podría sufrir Teherán por su planeado acto de terrorismo contra Estados Unidos.

Además, muchas personas, tanto dentro como fuera de Estados Unidos, están convencidas de que el Departamento de Justicia sabe más sobre el intento de asesinar a Bolton, pero está ocultando información sobre el complot. Además, podría haber más de un plan iraní para hacer daño a Estados Unidos. Esto invita a una pregunta importante: ¿Tiene el gobierno de EE.UU. más información sobre el terror de Irán de la que ha anunciado públicamente?

Tras el anuncio del Departamento de Justicia, Bolton dijo de los líderes de Irán: “No es sólo una ventana a cómo se comportan con sus actividades terroristas y el patrocinio de grupos terroristas, sino a cómo conducen su política exterior en general”. Además, Bolton dijo en la CNN: “Este no es un régimen en el que se pueda confiar para cumplir sus compromisos u obligaciones. Es un régimen que ve a Estados Unidos como un enemigo y actúa así”.

El escenario político que la administración Biden ha creado en Washington es de autocontradicciones. Mientras la Casa Blanca condena oficialmente el terror de Irán, sigue negociando con el régimen para alcanzar un acuerdo sobre su programa nuclear. El presidente Joe Biden está cometiendo graves errores de cálculo político. Sigue indicando que las negociaciones con Irán tendrán éxito y le obligarán a moderar sus actividades criminales en casa y a conducir a los ayatolás hacia una política exterior más constructiva. Ninguno de estos dos falsos deseos se materializará.

Un ambiente de confusión domina en Washington. Gabriel Noronha, que sirvió en la administración Trump, escribió la semana pasada un artículo para la publicación conservadora The Washington Examiner en el que afirmaba que el secretario de Estado Antony Blinken había aprobado este mes exenciones de sanciones que permitían a varias empresas relacionarse con la industria nuclear civil de Irán. Al parecer, el Congreso no sabe nada de esto.

El intento de Irán de matar a Bolton debería estimular al presidente a recopilar más información de inteligencia sobre Irán. Además, el enfoque de la era Obama hacia Irán debe cambiar. El presidente Barack Obama trató el terrorismo de Irán no como una cuestión estratégica sino como un problema de aplicación de la ley. Esto es totalmente erróneo porque Irán tiene un plan para llevar su terrorismo a todas las partes del mundo.

En 1993, el presidente Bill Clinton ordenó ataques contra Irak después de que se revelara un complot para asesinar al ex presidente George H.W. Bush. Con toda seguridad, esto no ocurrirá hoy.

Ningún analista sabe cuánto tiempo seguirá la actual administración apaciguando a Irán. Pero mientras el presidente vacila en obligar a Irán a abandonar su terror, Teherán está desgastando la posición de Estados Unidos en el mundo. El mundo no puede tolerar por más tiempo los planes viciosos y violentos de Irán. Es hora de castigar a Irán.

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp

Actualidad

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com

Inscribete en nuestros cursos Online