Desmantelan red familiar de narcotráfico y contrabando de cigarrillos

El dinero sucio que deja el narcotráfico -o actividades ilícitas como el contrabando de mercancías, por ejemplo- no siempre está a la vista de todos. Los que ostentan son los que tarde o temprano terminan enredados en su propia telaraña. Pero los que cultivan el bajo perfil pueden mantenerse activos durante varios años e incluso nunca ser descubiertos.

Antilavadodedinero / Perfil

En las últimas horas, una investigación realizada por la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA) desenmascaró a una organización de núcleo familiar que presuntamente lavaba dinero proveniente del narcotráfico y el contrabando de cigarrillos. Llevaban varios años operando sin demasiados problemas, hasta que un operativo salió mal y el castillo de naipes construido cuidadosamente por Juan Norberto D. comenzó a desmoronarse.

El supuesto cabecilla era “el encargado de adquirir los elementos de contrabando que luego eran vendidos por el clan, empleando una empresa de logística de Salta para realizar los traslados desde el norte del país”, según reconocieron a PERFIL fuentes de la investigación. 

En octubre de 2019, la PSA interceptó un camión perteneciente a la firma del acusado que transportaba 59.950 paquetes de cigarrillos de origen paraguayo. De inmediato, la Justicia ordenó allanar un domicilio en la localidad formoseña de Gran Guardia, donde fue detenido el primer sospechoso.

De acuerdo a los voceros, la intervención policial permitió descubrir la existencia de una organización que contrabandeaba tabaco de manera ilegal desde la República del Paraguay. 

En total, los agentes realizaron 36 allanamientos simultáneos32 en la provincia de Santa Fe y 4 en Salta. Los principales objetivos marcados por los investigadores estaban en las ciudades de Rosario y Villa Gobernador Gálvez. Allí detuvieron a cinco personas -cuatro hombres y una mujer- y secuestraron 5.139.599 de pesos y 2.068.785 de dólares y 25 vehículos -muchos de alta gama-. Además, se incautaron de un arma de fuego y municiones; 78 teléfonos celulares; 24 CPU; 14 notebook; dispositivos electrónicos varios y documentación de interés.

“Independiente del objeto de contrabando, detrás hay un delito económico”, explicó José Glinski, director nacional de la PSA. “De hecho, organizaciones que hasta el momento traficaban marihuana pasaron a contrabandear cigarrillos porque tiene menos costo penal, en el caso de ser detectados, pero la misma rentabilidad económica. Estamos hablando aquí de una gran banda que posee una estructura jurídica y empresarial para la logística, como camiones y bateas”, agregó.

A lo largo de la investigación pudieron certificarse las propiedades y los medios de movilidad utilizados por los sospechosos, lo que condujo a la posible existencia de testaferros. Entre los coches secuestrados, por ejemplo, figura un Ford Mustang que vale cerca de 85 mil dólares. 

Los voceros señalaron que “producto del análisis del comportamiento económico de la organiza-ción, la Justicia incluyó el delito de lavado de activos (N. de R.: Ley 26.683)”. 

De hecho, en el año 2020, se produjo un desprendimiento de la causa inicial para profundizar esa línea investigativa “sobre las inversiones de grandes sumas de dinero en construcciones en el exterior, compra de vehículos, propiedades, locales de indumentaria y compra-venta de moneda extranjera. Son más de once las personas investigadas con roles específicos en la estructura delictiva”.

“Lo que intentamos y conseguimos fue encontrar el origen económico, cómo se trabajaba al interior de esta organización”, apuntó Glinski. “Los especialistas en lavado de dinero que tenemos en la fuerza empezaron a trazar los movimientos económicos que realizaban. Se pudo de-terminar que, además del contrabando, blanqueaban divisas a través de locales comerciales, muchos de ellos de ropa, y la existencia de gran cantidad de testaferros que cumplían con la misión de lavar el dinero. Muchos vehículos tienen distintos propietarios pero pertenecen a la misma organización”. 

En este sentido, el jefe de la PSA destacó que “para la investigación criminal hay que tener en cuenta que siempre detrás de una organización hay un fin económico. Por tanto, no tenemos que caer en la tentación de cortar una investigación para poder mostrar a la prensa o a la socie-dad algún tipo de acción efectiva, sino hay que tomarse el tiempo y estos son los resultados”.

Y enfatizó: “Estos son los resultados de la paciencia, de la decisión política del presidente Fernán-dez de poner el foco en lo que ocurre en Rosario, y estas son las muestras de que las cuatro fuerzas federales estamos para trabajar codo a codo con el gobernador Omar Perotti”.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Actualidad

Inscribete en nuestros cursos Online