Congreso de Perú decide incinerar el cadáver de Abimael Guzmán

El Congreso de Perú aprobó este jueves (16.09.2021) por la noche un proyecto de ley que allana el camino para incinerar el cadáver del jefe del grupo terrorista Sendero Luminoso, Abimael Guzmán, que yace en una morgue desde el sábado a la espera de la polémica decisión de qué hacer con sus restos.

Antilavado de dinero / DW.

La norma autoriza al sistema judicial, jueces y fiscales a disponer del cadáver de un condenado por terrorismo que muere en prisión cumpliendo su sentencia «en caso de posible afectación a la seguridad y orden público», según el texto.

El proyecto obtuvo 70 votos a favor, 32 en contra y hubo 14 abstenciones durante la sesión del pleno que transmitió el canal de televisión del Congreso, y aún debe ser promulgado por el Ejecutivo.

Diputados oficialistas se opusieron a la Ley

Los votos en contra corresponden a la bancada oficialista de Perú Libre, el pequeño partido regional marxista leninista que saltó al primer plano tras ganar, para sorpresa general, las elecciones presidenciales de julio con el sindicalista magisterial Pedro Castillo.

El Congreso, que controla una alianza de derecha, debe remitir el proyecto al Ejecutivo para que el presidente Castillo lo promulgue y entre en vigencia.

«Ha sido aprobado el texto», dijo el congresista Enrique Wong, quien dirigía el debate en ese momento.

El preso más famoso de Perú

La decisión del Congreso mete presión al gobierno, quien elude desde el sábado decidir el destino del cadáver del preso más famoso de Perú cuya cremación es solicitada por diversas tiendas políticas.

Guzmán yace en una morgue del puerto del Callao desde el sábado, cuando murió con 86 años de «neumonía bilateral» en la prisión de máxima seguridad de la base naval ubicada en esa localidad, vecina a Lima, donde cumplía condena a perpetuidad desde 1992.

Elena Yparraguirre, viuda y número dos de la organización terrorista, había enviado el sábado desde la cárcel de mujeres de Chorrillos, donde cumple cadena perpetua, una carta a través de su abogado pidiendo a la fiscalía la entrega del cuerpo a una tercera persona para darle sepultura.

Desde su muerte, surgieron reclamos de congresistas de la derecha para ver el cadáver ante suspicacias de algunos que consideran que el presidente Castillo e integrantes de su gobierno simpatizan con Sendero Luminoso, algo que el mandatario niega.

El «Pol Pot de los Andes» pasó sus últimos 29 años condenado como responsable intelectual de uno de los más cruentos conflictos en América Latina, con 70.000 muertos, según la Comisión de la Verdad y Reconciliación.

Sendero Luminoso lanzó una guerra marcada por cruentas acciones terroristas entre 1980 y 2000.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Actualidad

Inscribete en nuestros cursos Online