Cómo se defenderán Ripple y XRP frente a los cargos de la SEC

La demanda de la Comisión de Bolsa y Valores (SEC) de Estados Unidos contra Ripple Labs ha traído una sombra de incertidumbre sobre la industria de criptomonedas. El regulador acusa a la compañía de soluciones de pago de hacer una venta no registrada de una seguridad, el token XRP. Sin embargo, Ripple se defiende con miras a la audiencia pre-juicio pautada para el 22 de febrero.

Antilavadodedinero / Crytonews

En un reporte de Yahoo! Finance se exploran los posibles argumentos que puede usar la compañía para contrarrestar las acusaciones de la SEC. El reporte cita a fuentes cercanas con la estrategia legal de la compañía de soluciones de pago y establece como línea argumentativa central el desempeño del precio de XRP.

Según 8 años de datos, el precio de XRP no ha variado en relación con hechos de noticias relacionados con asocianos de Ripple. Como ejemplo, el reporte afirma que el anuncio de la cooperación entre Ripple y MoneyGram trajo beneficios a las acciones de esta segunda entidad, pero no tuvo un impacto positivo aparente para XRP.

En comparación, las acciones de MoneyGram tuvieron un incremento del 170% en 24 horas y XRP se mantuvo «plano». Sin embargo, datos de CoinMarketCap citados por el reporte indican que sí hubo un incremento del 15% en el precio del token. Con este argumento, Ripple busca establecer que no hay relación ni beneficio entre la compañía y el token que clasifican como un activo descentralizado y no controlado para el beneficio de una sola entidad.

La SEC podría contraargumentar que Ripple podría haber comercializado a XRP de tal manera que los inversores asociaron el éxito de la compañía al token. En ese sentido, el reporte afirma que después de su registro, Ripple se refería a XRP como «ripples». La fuente citada clasifica lo anterior como «una pista falsa» y considera injusto que la demanda haya sido interpuesta en la situación política actual de Estados Unidos.

SEC se basa en precedente de ICOs para demandar a Ripple

En teoría, el argumento más sólido de la SEC son los precedentes que sentaron las demandas contra las Ofertas de Moneda Inicial (ICO) de compañías como Telegram, AirFox, Paragon, y otros. Ripple podría argumentar que su modelo de negocios se basa en la oferta de soluciones para facilitar pagos con una base de clientes global que abarca más de 500 entidades y compañías.

La «Prueba de Howey» será fundamental para probar definitivamente si XRP clasifica como una seguridad según la ley de Estados Unidos. Este instrumento permite a la SEC determinar si una inversión obtiene su valor de una «inversión hecha en una compañía con la expectativa de obtener ganancias derivas de los esfuerzos» de un tercero. Sobre esto, Ripple ha afirmado lo siguiente:

La teoría de la SEC, de que el XRP es un contrato de inversión, es errónea en los hechos (…) equivale a una expansión sin precedentes y mal concebida de la prueba Howey y la autoridad de aplicación de la SEC contra los activos digitales.

En adición, la compañía de soluciones de pago se basa en una decisión de la Corte Suprema de Estados Unidos que dictaminó que la Prueba Howey debe ser «flexible en vez de estática» y adaptable a las variantes de nuevos «esquemas» y mercados. De momento, el regulador considera que XRP no pasa su prueba de «flexibilidad».

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Actualidad

Inscribete en nuestros cursos Online