¿Cómo están las empresas anónimas y riqueza global cuatro años después de los Papeles de Panamá?

Esta semana se cumplen cuatro años desde que los Papeles de Panamá pusieron fin al secreto corporativo. En 2016, las lagunas en un sistema financiero global que alimentan la desigualdad y la impunidad para la corrupción se convirtieron en conocimiento común.

Antilavadodedinero / Transparency.org

Cuatro años, innumerables escándalos y una película de Netflix más tarde, ha habido un progreso significativo, pero la justicia fiscal y el secreto corporativo siguen siendo problemas apremiantes.

El abuso de compañías fantasmas anónimas es una de las razones por las cuales muchos países enfrentan mayores desafíos hoy frente a la pandemia de COVID-19. Durante años, han permitido la corrupción, el fraude y la evasión fiscal. Esto ha significado que los impuestos y los recursos públicos que podrían haber servido para mejorar los sistemas de salud, no llegaron o fueron malversados ​​de las arcas públicas.

África, rica en recursos, por ejemplo, es la segunda economía regional de más rápido crecimiento en el mundo; sin embargo, las jurisdicciones secretas contribuyen a que se agoten hasta US $ 50 mil millones en activos nacionales cada año.

Desde los Papeles de Panamá, la necesidad de que los países recopilen información sobre los verdaderos propietarios de compañías anónimas ha ido ganando impulso con cada vez más países que se comprometen a hacerlo. Si bien hay algunos signos de progreso, el ritmo de la reforma es demasiado lento dada la urgencia del problema. 

 Cuatro años después de los Papeles de Panamá

ACTUALIZACIÓN: UN VISTAZO AL INFRAMUNDO DEL SECRETO

Todo comenzó con 11,5 millones de documentos que se filtraron del bufete de abogados panameño Mossack Fonseca a Süddeutsche Zeitung . Las copias de los contratos, las transacciones bancarias y los correos electrónicos mostraron cómo la empresa había vendido y prestado servicios a empresas anónimas offshore en todo el mundo. El Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ) coordinó un enorme esfuerzo para analizar los datos con 400 periodistas de más de 80 países.

Los resultados fueron impactantes e implicaron a 12 líderes nacionales, celebridades y otras figuras públicas en una oscura red de secreto financiero global, lo que provocó indignación pública e investigaciones formales.

En 2018, por ejemplo, el ex primer ministro de Pakistán, Nawaz Sharif, fue sentenciado a 10 años de prisión y multado con US $ 10,6 millones por cargos de corrupción tras las revelaciones de que sus hijos estaban vinculados a compañías offshore que poseían apartamentos de lujo en Londres.

Ese mismo año, funcionarios públicos y ejecutivos de alto nivel fueron arrestados en Ecuador después de que documentos filtrados revelaran sus vínculos con el esquema de soborno de Petroecuador.

Para 2019, los datos de los documentos de Panamá sobre los verdaderos propietarios de compañías habían ayudado a los gobiernos a recuperar más de US $ 1.200 millones en activos a través de incautaciones, multas y auditorías.

Tres años después de los Papeles de Panamá: progreso en el horizonteLEE MAS

PIEZA CRUCIAL DEL ROMPECABEZAS: PROPIEDAD DE LA EMPRESA

Mossack Fonseca operaba en al menos 21 jurisdicciones diferentes , donde incorporó empresas y proporcionó servicios nominados para clientes. Todas estas jurisdicciones tenían una cosa en común: era muy fácil establecer una empresa sin tener que revelar la identidad de las personas reales detrás de ella.

Las autoridades de estos países no registraban esta información ni formulaban preguntas. La empresa que brindaba el servicio era, en teoría, la única con la obligación de identificar y mantener registros de clientes, aunque la filtración también muestra que Mossack Fonseca a menudo no lo hizo.

Antes de los Papeles de Panamá, si la policía investigara un delito o la propiedad de activos que involucraran a una de estas compañías, encontrar a las personas reales detrás de ellos no habría sido una tarea fácil. Las autoridades en el país de incorporación probablemente necesitarían una orden judicial para solicitar la información del proveedor del servicio. Además del tiempo que esto hubiera tomado, existía la posibilidad de que la información proporcionada por el proveedor de servicios ni siquiera hubiera sido precisa. Además, la compañía bajo investigación podría haber sido informada y fácilmente haber movido activos o cerrado la compañía. 

No hay datos completos sobre cómo las autoridades policiales y otras autoridades competentes hacen uso de la información sobre beneficiarios reales en sus investigaciones. Pero la evidencia anecdótica de los Papeles de Panamá, los Papeles del Paraíso, tres investigaciones de ‘lavandería’ y, más recientemente, las filtraciones de Luanda muestran que conocer a las personas reales detrás de las empresas puede ayudar a exponer la corrupción y otros delitos.

Los fondos se pueden transferir entre cuentas bancarias corporativas en cuestión de segundos, pero identificar quién posee las empresas involucradas en casos de corrupción transfronteriza puede llevar a las autoridades hasta un año.Maíra Martini

Experto en Investigación y Políticas, Transparencia Internacional

PROBLEMA AMPLIAMENTE RECONOCIDO

Aunque se han logrado avances significativos a nivel mundial para reconocer los problemas relacionados con el secreto corporativo, el progreso en la implementación de los registros de beneficiarios reales es desigual, y muchos países no cumplen con sus compromisos . 

Las razones para esto varían desde un poderoso cabildeo por parte de las empresas interesadas hasta la falta de voluntad política y la ausencia de capacidad técnica.

La investigación realizada por Transparencia Internacional ha demostrado que el nivel general de cumplimiento por parte de los países con los estándares de transparencia de beneficiarios reales es bajo, ya que muchos países no han tomado las medidas adecuadas, como el establecimiento de registros.

¿Quién está detrás del volante? Fijación de estándares globales sobre propiedad de la compañía

Un próximo estudio realizado por el Servicio de Ayuda Anticorrupción de Transparencia Internacional muestra que más de 40 países tienen actualmente un registro de beneficiarios reales privados o públicos, y muchos otros han promulgado reglas pero aún no han implementado el registro. Sin embargo, la calidad y la idoneidad de la información registrada varían mucho.

En la Unión Europea, la quinta Directiva contra el lavado de dinero extendió la obligación a todos los Estados miembros de establecer registros públicos de beneficiarios reales en enero de 2020. Análisis recientes de Global Witness muestran que la gran mayoría de los países no lo han logrado.

Las jurisdicciones secretas han mostrado un progreso considerablemente más lento en la mejora de la transparencia en la propiedad de la empresa. Aunque el Reino Unido quizás haya hecho el mayor progreso en esta área, sus Dependencias de la Corona y los Territorios de Ultramar se han quedado atrás. 

Las islas de Jersey, Guernsey y la Isla de Man han introducido registros, pero solo los pondrán a disposición del público en 2023. Lo mismo es cierto para las Islas Vírgenes Británicas y las Islas Caimán.

De los 10 paraísos fiscales más populares que figuran en los Papeles de Panamá, solo el Reino Unido tiene un registro público de beneficiarios reales. Panamá aprobó recientemente una legislación que crea un registro privado de beneficiarios reales, pero aún quedan dudas sobre qué tan efectivo será el nuevo sistema. 

NO HAY TIEMPO COMO EL PRESENTE

La formación de compañías offshore es un negocio lucrativo, visto por muchos países como una importante fuente de ingresos. Pero esto no puede ser una excusa para que las jurisdicciones continúen permitiendo y ocultando el robo de los recursos muy necesarios de otro país a través de la corrupción y la evasión fiscal. 

Ante la amenaza gemela de una crisis económica y de salud global, la necesidad de que los activos públicos estén disponibles para el bien común se vuelve cegadoramente obvio.

El Grupo de Acción Financiera (GAFI) es el único organismo global con poderes para sancionar a los países que proporcionan un refugio donde los delincuentes y los corruptos pueden esconder y lavar el producto obtenido de sus crímenes.

 Junto con nuestros socios de la sociedad civil , hemos estado pidiendo al GAFI que modifique urgentemente el estándar global y que ordene registros centrales verificados de información sobre beneficiarios reales. Dichos registros deben ser públicos, en línea y en un formato de datos abierto.

La pandemia de COVID-19 deja en claro la urgente necesidad de poner fin al abuso de empresas anónimas, de una vez por todas.

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp

Actualidad

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com

Inscribete en nuestros cursos Online