¿Cómo EE.UU. implementará su nueva estrategia anticorrupción?

Worth MacMurray, director de Governance & Compliance Initiatives y auditor de sistemas de gestión antisoborno habla sobre cómo la corrupción ya no es la persona non grata del gobierno de EE.UU., reconocida a regañadientes y algo ignorada fuera de la aplicación de la FCPA. 

Antilavadodedinero / FCPA

El Memorándum de Seguridad Nacional de verano del Presidente y la reciente  Estrategia de Estados Unidos para Contrarrestar la Corrupción  colocan las actividades gubernamentales y otras actividades anticorrupción al frente y al centro.

El Memo designa la corrupción como una prioridad de seguridad nacional. Afirma: “La corrupción amenaza la seguridad nacional de los Estados Unidos, la equidad económica, los esfuerzos mundiales contra la pobreza y el desarrollo, y la democracia misma. Pero al prevenir y contrarrestar la corrupción de manera efectiva y al demostrar las ventajas de un gobierno transparente y responsable, aseguramos una ventaja crítica para Estados Unidos y otras democracias”.

La Estrategia integral y de seguimiento especifica las áreas prioritarias anticorrupción del gobierno (Objetivos Estratégicos – SO) y las actividades en curso y planificadas (Líneas de Esfuerzo – LOE) bajo el paraguas de cinco pilares: esfuerzos del gobierno de EE. UU., financiación ilícita, rendición de cuentas, la arquitectura multilateral y diplomacia/ayuda exterior. A lo largo de la estrategia, sin embargo, hay temas recurrentes que brindan contexto y pueden indicar la priorización de direcciones de implementación sustantivas existentes y futuras (por ejemplo, regulación y cumplimiento).

Especificidad del sector objetivo

Como un indicio de la seriedad del propósito del gobierno basado en la seguridad nacional, se señalan ciertos sectores comerciales históricamente de alto riesgo de corrupción y participantes del sector, incluidos los servicios financieros (para incluir fondos de cobertura y otros participantes del lado del capital más opacos), bienes raíces , artes/antigüedades, y sus «guardianes» de servicios profesionales relacionados.

Hay LOE en SO 2.1 «Abordar las deficiencias en el régimen contra el lavado de dinero» y SO 3.1 «Mejorar los esfuerzos de cumplimiento» que cubren, entre otras áreas: mejoras en la transparencia de beneficiarios reales; registros revisados ​​del Tesoro o revisiones para transacciones de bienes raíces financiadas en efectivo y ciertas formas de inversiones de capital; cleptocracia; y suspensión e inhabilitación de contratistas del gobierno. En diciembre, FinCEN emitió avisos de reglamentación por separado centrados en los temas de propiedad real y bienes raíces.

Soborno extranjero 

El componente de soborno del daño de la corrupción a las personas y la sociedad es un tema principal de la estrategia. Las SO del pilar de rendición de cuentas enfatizan particularmente las actividades contra el soborno. Significativamente, existe un reconocimiento desde hace mucho tiempo de las brechas estructurales legales en el lado de la demanda de la ecuación del soborno. Algunas SO describen la intención de trabajar con el Congreso para modificar la FCPA (SO 3.2) y promover cambios legales en otros países con mecanismos legales igualmente deficientes (SO 3.2 y 3.3).

Prácticas y estándares comerciales líderes

La Estrategia toma prestado generosamente del sector privado. Los profesionales de la gestión de riesgos reconocen las metodologías y prácticas anticorrupción de los principales sistemas de gestión familiares en el enfoque y las LOE de la Estrategia.

En cierto sentido, el documento de estrategia general funciona como la evaluación de riesgos de la nueva prioridad de seguridad nacional: analiza el panorama y el contexto del riesgo de corrupción desde el punto de vista del gobierno.

El liderazgo, el compromiso y la planificación se proporcionan a través del Memo, el grupo de trabajo interinstitucional que creó la Estrategia y las LOE en curso. Se prometen recursos para apoyar su funcionamiento. Se aplicarán métricas para medir el progreso en los cinco pilares y se incluirán en el informe estratégico anual del presidente.

La Estrategia también muestra la voluntad del gobierno de ser pragmático. Ciertas operaciones serán monitoreadas (ver, por ejemplo, SO 5.1). Existe un reconocimiento de los beneficios que provienen de las evaluaciones de desempeño que involucran la consideración de las lecciones aprendidas.

En particular, todos estos conceptos son componentes de gestión de riesgos que se encuentran dentro de los estándares del sistema de gestión desarrollados y aplicados a nivel mundial de la Organización Internacional de Normalización (ISO) con sede en Ginebra, incluido el estándar antisoborno ISO 37001.

En su uso de conceptos probados de gestión de riesgos dentro de la Estrategia, el gobierno está dando un paso constructivo hacia el cumplimiento de sus objetivos de «adaptarse, asociarse y aprender».

El papel de la sociedad civil

De manera similar a la aceptación de la participación del sector privado en la Estrategia, el papel de la sociedad civil en la lucha eficaz contra la corrupción transnacional se destaca de manera destacada en todo el documento. Los pilares de los esfuerzos del gobierno, la rendición de cuentas y la diplomacia/ayuda exterior tienen cada uno múltiples LOEs que involucran la consulta y coordinación de la sociedad civil.

El número de referencias y el grado de compromiso planificado es un reconocimiento tácito de que la participación de la sociedad civil puede proporcionar fuentes de información y capacidades de evaluación críticas y, a menudo, únicas «sobre el terreno» relacionadas con la anticorrupción.

China

El gorila de 800 libras de la Estrategia es China, no mencionado explícitamente, pero omnipresente. El enfoque del documento en la “corrupción estratégica” —“cuando un gobierno convierte las prácticas corruptas en un arma como un principio de su política exterior”— indica claramente que EE. UU. está apuntando a las prácticas coercitivas de desarrollo en el extranjero de China, como las que actualmente plagan su iniciativa Belt & Road.

Las prácticas corruptas de China y la prominencia implícita en el documento respaldan el uso de ISO 37001 como una herramienta estratégica de apoyo a la estrategia: China fue un miembro activo del comité de ISO que creó ISO 37001 y votó a favor de su adopción. Sería mucho más difícil para China menospreciar o descartar las LOE anticorrupción de EE. UU. si incorporaran el estándar antisoborno que China ayudó a crear.

Abundan los escépticos de la estrategia. ¿Es una estrategia de “papel”? ¿Es “paquete” y un nuevo nombre para actividades que ya están en marcha o planeadas antes de la emisión del Memorándum o la Estrategia? ¿Cómo se dirigirán, coordinarán e implementarán efectivamente las numerosas y ambiciosas LOE de la Estrategia? ¿Puede un Congreso dividido unirse para enmendar la FCPA?

El seguimiento, la priorización, la ejecución y la comunicación del gobierno serán necesarios para generar impactos anticorrupción significativos y producir resultados visibles. Sería aconsejable que los sectores a los que se dirige la Estrategia, los contratistas gubernamentales y aquellos que hacen negocios en el extranjero reconozcan el espíritu del documento y sigan de cerca su implementación.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Actualidad

Inscribete en nuestros cursos Online