Cómo descubrieron la flota narco del viedmense Fred Machado

Federico «Fred» Machado, el empresario viedmense que está detenido en argentina, pero que es esperado por la Justicia estadounidense para juzgarlo, enfrenta una grave acusación.

Antilavadodedinero / Noticiasnet

Según se indica, la inmensa flota de aviones que construyó habría sido con dinero proveniente de esas malversaciones, pero gran parte del narcotráfico.

Según un documento envido por el fiscal de Texas, Estados Unidos, Ernest González, era parte del cartel de Sinaloa. Su labor era trasladar la droga desde su empresa aeronáutica. Así hizo una fortuna que se estima es 350 millones de dólares. En el texto mencionado se explica cómo hizo para generar tantas ganancias.

Pero, por otro lado, también se supo cómo hicieron para saber de sus maniobras y cómo comenzaron las sospechas de sus maniobras ilegales hasta que lo descubrieron.

Todo fue luego de que el Departamento de Comercio, la Oficina de Industria y Seguridad, la Oficina de Control de Exportaciones y la División de Investigaciones de Seguridad Nacional de Estados Unidos notó irregularidades en los registros de aeronaves.

Los alertó que todos los integrantes buscaban tener la N delante del número de la cola. Se trata de una letra en la matriculada que es codiciada porque da cierta holgura para operar.

Eso le dio inicio a una investigación. Luego, que varias aeronaves a nombre de los acusados, fueron incautadas o destruidas mientras contrabandeaban drogas a nivel internacional.  

Con esa famosa letra N tenían como privilegio no tener tantos controles en los aeropuertos internacionales. Gracias esto podían transportar drogas ilegales sin que sean descubiertos.

Incluso, estos jets no están obligados a aterrizar si no quieren, lo que, si se enteraban de algún control, seguían.

Y pasando a los hechos concretos, el 11 de octubre de 2018, el jet N241CW fue comprado por TWA International, de Carlos Rocha Villaurrutia, otro de los involucrados. Ese mismo día registró la aeronave y presentó una declaración de operaciones internacionales para volar de Phoenix, Arizona, a Ciudad Juárez, en México. El jet se estrelló en Venezuela mientras transportaba 1,200 kilogramos de cocaína para el cartel de Sinaloa.

(Uno de los jets incautados en Colombia tras intentar traficar 200 kilos de cocaína)  

En otro de los casos, el 19 de octubre de 2019, la aeronave N322BC aterrizó en una pista clandestina en el Distrito de Cayo, Belice. Fue encontrada en estado de abandono. Los asientos habían sido retirados y la aeronave estaba configurada para el transporte de narcóticos.

El 16 de diciembre de 2019, el jet número N939RR fue secuestrado en Guatemala con 2,500 kilos de cocaína. Los dos aviones también habían sido registrados por TWA Internacional y anulado su registro tras los incidentes. Gracias a eso, la fiscalía logró detectar más de una veintena de casos similares.

En enero de 2011, la Policía de España descubrió 944 kilos de cocaína en polvo ocultos dentro de la aeronave que había llegado a Barcelona, proveniente de Argentina.

El vuelo estaba operado por South Aviation, de Machado. Se trataba del avión de los hermanos Gustavo y Eduardo Juliá, condenados en 2013 a 13 años de prisión por tráfico de drogas y liberados en 2020.

Con todo esto en su poder, comenzó una rigurosa investigación que finalizó con el pedido de captura internacional. El viedmense fue detenido en abril de 2021 en Neuquén. En las próximas semanas se celebrará el juicio de extradición y se sabrá que le deparará de su futuro.

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp

Actualidad

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com

Inscribete en nuestros cursos Online