China aprovecha la crisis de Afganistán para desacreditar a EE.UU.

China es nuestro principal socio y representa para nosotros una oportunidad fundamental y extraordinaria porque está dispuesta a invertir y reconstruir nuestro país”, declaró el portavoz talibán Zabiullah Mujahid al periódico italiano La Repubblica el 1 de septiembre.

Antilavadodedinero / Israelnoticias

Mujahid hizo estas declaraciones mientras el grupo militante, que tomó el control de Afganistán de forma dramática el mes pasado, celebraba la retirada final de las tropas estadounidenses del país, poniendo fin a un conflicto de 20 años.

Pero el dinero se ha convertido en una preocupación acuciante para los talibanes después de que Estados Unidos haya bloqueado el acceso del grupo a miles de millones de activos afganos depositados en cuentas bancarias estadounidenses, mientras que el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional han suspendido la financiación a Afganistán.

Ante la escasez de dinero, los talibanes parecen apostar por Pekín, que en los últimos días ha mostrado su disposición a establecer vínculos con el grupo, aunque todavía no ha reconocido formalmente el régimen talibán.

Mujahid dijo que los talibanes estaban “muy interesados” en la Iniciativa de la Franja y la Ruta (BRI) de China, un proyecto de infraestructura de miles de millones de dólares defendido por el líder chino Xi Jinping que tiene como objetivo ampliar la influencia económica y política del régimen en todo el mundo. Aunque Afganistán es un miembro formal de la BRI, no se ha iniciado ningún proyecto en el marco del plan.

El portavoz también se refirió a la inversión actualmente inactiva de China en un proyecto de desarrollo de una mina de cobre en el país. “También tenemos ricas minas de cobre que, gracias a los chinos, podrán volver a la vida y ser modernizadas”, dijo Mujahid.

“China”, añadió, “es nuestra puerta de entrada a los mercados de todo el mundo”.

Los talibanes expresaron un mayor entusiasmo por la participación en la BRI en una llamada con el viceministro de Asuntos Exteriores chino, Wu Jianghao, el 2 de septiembre.

En la llamada, Abdul Salam Hanafi, un alto miembro del equipo negociador talibán, calificó a China de “amigo de confianza de Afganistán”, según una lectura del Ministerio de Asuntos Exteriores chino.

Hanafi expresó su deseo de “apoyar y participar activamente” en el proyecto BRI que, según dijo, “contribuirá a la prosperidad de la región”.

Para fomentar la amistad entre Afganistán y China, Hanafi prometió que los talibanes “no permitirán en absoluto que ninguna fuerza amenace los intereses chinos”, una referencia implícita a los militantes uigures que Pekín teme que puedan lanzar asaltos a Xinjiang, una región fronteriza con Afganistán donde Pekín ha encerrado a más de un millón de minorías étnicas musulmanas en campos de internamiento.

El régimen chino ha prometido ayudar a Afganistán, gobernado por los talibanes. En una rueda de prensa celebrada el miércoles, el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores chino, Wang Wenbin, describió el control de los talibanes sobre el país como una “nueva página de su historia”, y dijo que Pekín “seguirá prestando la máxima asistencia a Afganistán para una pronta realización de la paz y la reconstrucción”.

Los talibanes han prometido formar un “gobierno inclusivo” y amnistiar a quienes hayan luchado contra ellos o trabajado para el ahora derrocado gobierno afgano. Pero tales promesas han sido recibidas con escepticismo tanto dentro del país como entre la gran diáspora afgana.

Familias afganas se reúnen para recibir alimentos distribuidos por una organización cristiana con sede en Islamabad en las afueras de Chaman, una ciudad de la provincia paquistaní de Baluchistán, en la frontera con Afganistán, el 31 de agosto de 2021. Decenas de familias afganas han cruzado a Pakistán a través de la frontera suroccidental de Chaman, un día después de que Estados Unidos pusiera fin a su presencia militar de 20 años en el país controlado por los talibanes. (Foto AP)

Un afgano evacuado que trabajaba para el gobierno antes de la toma del poder por los talibanes descubrió que, desde su huida, un numeroso grupo de miembros talibanes visitó su casa para exigir información sobre su paradero. Dijo a The Epoch Times que tres afganos que conocía fueron detenidos y torturados por miembros talibanes durante tres días, y que solo fueron liberados tras firmar un documento en el que decían que no saldrían del país ni revelarían su detención y tortura al público.

En las últimas semanas, Pekín ha aprovechado la crisis de Afganistán para hacer propaganda y desacreditar a Estados Unidos. Su medio de comunicación en inglés, CGTN, ha pedido recientemente a Washington que “llegue a un acuerdo con los talibanes”, “trabaje con nosotros” y abandone las sanciones.

Aunque algunos analistas sostienen que el régimen chino tiene mucho que ganar en el país al llenar el vacío dejado por Estados Unidos, sigue habiendo dudas sobre si puede mantener una relación viable con los talibanes, cuya cooperación dependerá probablemente de la financiación china.

“Si el PCC no quiere o no puede proporcionar las finanzas esperadas a tiempo, o si China hace algo que no complazca a los talibanes, entonces los talibanes morderán muy rápidamente las manos chinas que les dan de comer”, dijo Frank Lehberger anteriormente a The Epoch Times, investigador principal de la Fundación Usanas, con sede en la India.

Pekín, por su parte, se enfrenta a la posibilidad de que la militancia se extienda por la región de Afganistán, donde ya se está produciendo un aumento de la violencia contra los trabajadores chinos de los proyectos de la BRI.

Dos recientes atentados suicidas dirigidos a ciudadanos chinos en Pakistán mataron al menos a nueve que trabajaban en el proyecto BRI en Pakistán.

“China cree que puede controlar a los talibanes”, pero su victoria está inspirando a otros grupos insurgentes, como el grupo terrorista Tehreek-e-Taliban Pakistan, que es “muy contrario a China”, dijo Gordon Chang, autor de “The Coming Collapse of China”, durante un reciente seminario web de Epoch TV.

“Podemos ver cómo toda la región arde en llamas, en cuyo caso, China sería un objetivo muy importante”, añadió Chang.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Actualidad

Inscribete en nuestros cursos Online