Bukele demolió el caso “Catedral”, según exfiscal anticorrupción

El exfiscal anticorrupción salvadoreño, German Arriaza, aseguró en una entrevista en exclusiva para Reuters, que él y su equipo de trabajo recopilaron evidencia documental y fotográfica que involucraba al gobierno de Nayib Bukele en negociaciones con pandillas, pero indicó que fue esta misma administración que le puso fin al denominado caso “Catedral”.

Antilavadodedinero / Contrapunto

Según Arriaza, el gobierno de Bukele llegó a un acuerdo con las pandillas Mara Salvatrucha (MS-13) y Barrio 18 en 2019 para reducir las tasas de asesinatos y ayudar al partido gobernante Nuevas Ideas a ganar las elecciones legislativas en febrero.

Los comentarios de Arriaza marcan la primera vez que un exfuncionario salvadoreño ha acusado públicamente al gobierno de Bukele de hacer un trato con las pandillas, que han plagado al país con asesinatos y extorsiones a menudo brutales durante al menos dos décadas. El fin de la investigación de Arriaza y su huida al exterior no se han reportado antes.

El 8 de diciembre, el Departamento del Tesoro de Estados Unidos también afirmó que las conversaciones se llevaron a cabo e impuso sanciones a dos funcionarios del gobierno salvadoreño.

Estados Unidos está aumentando la presión sobre la administración de Bukele por lo que Washington dice que son prácticas antidemocráticas, como el desmoronamiento del poder judicial. Un grupo de trabajo del Departamento de Justicia de Estados Unidos que combate el crimen M-13 en Estados Unidos está preparando más cargos contra los dos funcionarios salvadoreños por su presunto papel en las negociaciones, quienes se perfilan son Carlos “Sliptone” Marroquín, quien es el director de Reconstrucción de Tejido Social y Osiris Luna, director general de Centros Penales.

El gobierno destituyó a Arriaza de su cargo en mayo de 2021, luego de una purga de los aliados legislativos de Bukele que eliminó a cinco jueces constitucionales y al fiscal principal del país, quienes fueron reemplazados por leales al gobierno.

Arriaza, una fuente de la Fiscalía General de El Salvador y dos funcionarios de la justicia estadounidense dicen que la investigación terminó entonces. Temiendo represalias por parte del gobierno salvadoreño por iniciar la investigación, Arriaza dijo que se exilió de inmediato y los miembros de su equipo, conocido como Grupo Especial Antimafia (GEA), se exiliaron o fueron trasladados.

“Nuestras investigaciones fueron las que llevaron al gobierno a disolver el organismo anticorrupción”, dijo Arriaza desde un lugar fuera de El Salvador que le pidió que no se revelara.

La oficina de prensa de Bukele y la oficina del Fiscal General no respondieron solicitudes de comentarios sobre el trabajo de Arriaza y el destino de su investigación. El presidente ha negado con frecuencia los informes de los medios y las acusaciones de la oposición de que negoció una tregua con las pandillas.

La unidad de Arriaza elaboró ​​un informe de una investigación que comenzó en 2020 a partir de escuchas telefónicas, imágenes de cámaras de seguridad, fotografías, documentos incautados y discos duros, que según él muestra cómo Luna y Marroquín, ingresaron a las cárceles para negociar. una tregua encubierta con las pandillas.

Arriaza dice que su unidad descubrió que Luna y Marroquín, ofrecieron a las pandillas mejores condiciones carcelarias, dinero y otros beneficios a cambio de que redujeran las tasas de homicidio y dieran apoyo electoral al partido de Bukele en las elecciones legislativas de febrero.

Funcionarios estadounidenses confirmaron que el documento, reportado por primera vez por el medio de comunicación salvadoreño El Faro en agosto, es auténtico.

Luna y Marroquin no respondieron a las repetidas solicitudes de comentarios y Reuters no pudo encontrar ningún representante legal para ellos.

Las sanciones de Estados Unidos contra la pareja aumentaron las tensiones existentes entre El Salvador y Washington, que ve a Bukele como cada vez más autoritario.

Muchos miembros de la MS-13 han sido condenados por asesinato y tráfico de drogas en ciudades de Estados Unidos y varios de los líderes de la pandilla han sido acusados ​​de cargos de terrorismo en el Distrito Este de Nueva York. Funcionarios estadounidenses dicen que las pandillas han ordenado asesinatos en Estados Unidos desde el interior de las cárceles de El Salvador.

Arriaza dijo que estuvo bajo presión en mayo después de que el partido de Bukele ganara las elecciones, reemplazara al fiscal general y destituyera a los principales jueces.

Dijo que fue citado a una reunión el 5 de mayo con el nuevo fiscal general Rodolfo Delgado, quien le preguntó qué casos estaba llevando su unidad contra el gobierno.

Horas después de detallar sus investigaciones a Delgado, incluida la pesquisa sobre negociaciones con pandillas, Arriaza recibió una notificación por escrito, de que sería trasladado a la escuela de fiscales de El Salvador para servir como asesor.

Delgado no pudo ser contactado para brindar su postura.

Arriaza dijo que se le prohibió acceder a su oficina, computadora y archivos inmediatamente después de la reunión del 5 de mayo y huyó del país el mismo día para vivir en el extranjero. Dijo que temía represalias del gobierno salvadoreño por las investigaciones de su equipo.

“Fui fiscal del gobierno durante más de 18 años, he procesado casos de corrupción en todo el espectro político (políticos, jueces, policías, pandilleros, narcos), pero esta es la primera vez que sentí que tenía que irme”.

Bukele, uno de los líderes más populares de América Latina, ha procesado a miembros de gobiernos anteriores por negociar con las pandillas por su respaldo político.

Los rumores de una tregua entre el propio gobierno de Bukele y las pandillas comenzaron cuando la tasa de homicidios cayó alrededor del 50% en el año posterior a que asumió el cargo en junio de 2019. Bukele atribuyó la caída en los homicidios a sus políticas.

El informe obtenido por la agencia presenta transcripciones de los fiscales de supuestos mensajes de audio de los teléfonos de los pandilleros, demandas escritas a mano supuestamente de las pandillas, anotaciones en el libro de registro que detallan los presos que supuestamente se reunieron los funcionarios del gobierno. También describe los supuestos intentos de Luna de destruir pruebas de las reuniones en prisión.

Incluye imágenes de cámaras de seguridad que aparentemente muestran a Luna ingresando en varias ocasiones a dos cárceles acompañada de personas cuyos rostros estaban ocultos por un pasamontañas. Los investigadores identificaron a una de esas personas enmascaradas como Marroquin, dijo la presentación.

El informe del equipo también detalla las investigaciones sobre la malversación de fondos penitenciarios y el gasto ilícito de la pandemia en varios ministerios del gobierno.

Bukele y fiscal desmeritan aseguran que “catedral” no existió

Sin embargo, el presidente Bukele ha salido al paso reiteradamente respecto a este caso, al decir que es una investigación falsa y que ha sido financiado por sectores opositores, hasta ha salpicado con sus comentarios al gobierno de Estados Unidos y al empresario de esa nación George Soros.

Según el mandatario, el millonario norteamericano financia medios de comunicación para desacreditar su trabajo presidencial y los supuestos avances que se han tenido durante los dos años que ha estado al frente del país.

Esta postura, ha sido respaldada por el asesor jurídico de la presidencia, Javier Argueta, quien en ocasión anterior le sugirió a Marroquín, Luna y a la encargada del gabinete presidencial Carolina Recinos; a que demandaran a periodistas o medios de comunicación por difamar su imagen.

Para cerrar el tridente, surgió el jefe del Ministerio Público, Rodolfo Delgado, quien emitió una serie de advertencias contra medios de comunicación y periodistas, si se sigue abordado este tema.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Actualidad

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com

Inscribete en nuestros cursos Online