Algunos casos de sanciones contra los derechos humanos en Europa

Los derechos humanos han atraído recientemente más atención con una importante legislación promulgada en toda la Unión Europea, y las principales empresas han sido objeto de litigios cada vez más complejos por presuntas violaciones de derechos humanos

Antilavadodedinero / FCPA

Estos son algunos de los desarrollos ESG más importantes que las empresas que operan en Europa que deben conocer.

En Francia, deber de vigilancia y litigio de derechos humanos.

Deber de vigilancia

Adoptada en 2017, la Ley del Deber de Vigilancia requiere que las empresas elaboren, publiquen e implementen un “plan de vigilancia” para identificar los riesgos ambientales y de derechos humanos derivados de sus actividades e introducir medidas para prevenirlos. Se aplica a las empresas que emplean a más de 5.000 empleados en Francia o más de 10.000 en todo el mundo. 

El incumplimiento puede resultar en una orden judicial para adoptar dicho plan bajo pena. Aunque aún no han entrado en vigor, las sanciones se intensificaron recientemente: las empresas morosas pueden quedar excluidas de la contratación pública. 

Este deber de vigilancia único en su tipo es un ejemplo flagrante de la determinación de Francia de consagrar la responsabilidad social empresarial en el derecho sustantivo y mejorar la responsabilidad de las empresas a nivel mundial. 

El primer caso presentado, que atrajo una significativa cobertura mediática , apunta a la compañía petrolera francesa Total por sus actividades en Uganda. Según la ONG francesa Sherpa, al menos 44 empresas francesas e internacionales de todos los sectores industriales están en su radar por incumplimiento de la Ley del Deber de Vigilancia.

Actas de Lafarge

Las ONG se han dirigido cada vez más a las empresas por su presunta participación en delitos graves. 

El caso más noticioso es la investigación penal contra la cementera francesa Lafarge por sus actividades en Siria. Las acusaciones se refieren al pago de 13 millones de euros (15,3 millones de dólares) a grupos terroristas (incluido ISIS) y otros intermediarios a través de Lafarge Cement Syria (LCS), su filial siria. Como resultado, Lafarge había sido inicialmente acusado de complicidad en crímenes de lesa humanidad, financiamiento del terrorismo y poner en peligro la vida de sus empleados.

Estos procedimientos aún están en curso y recientemente llegaron a los titulares luego de importantes cambios procesales. La última es la decisión de la Corte Suprema del 7 de septiembre de 2021, por la cual la corte sostuvo que «pagar a sabiendas varios miles de millones de dólares a una organización cuyo propósito es únicamente criminal es suficiente para establecer la complicidad mediante la complicidad y la complicidad».

La Corte Suprema confirmó además la acusación de la compañía por cargos de financiamiento del terrorismo, pero canceló la acusación de Lafarge por poner en peligro la vida de sus empleados. Finalmente, la Corte estableció que la ONG Centro Europeo de Derechos Constitucionales y Humanos (ECCHR) estaba legitimada para sumarse al proceso como víctima.

Esta decisión sienta un precedente sólido para evaluar la responsabilidad de las empresas, incluso por los delitos más graves.

En Alemania, la debida diligencia en materia de derechos humanos y las primeras investigaciones ESG.

Ley de debida diligencia de la cadena de suministro

Quizás la acción más destacada contra los riesgos ASG hasta ahora es la emprendida por Alemania, que adoptó la Ley de diligencia debida de la cadena de suministro el 11 de junio de 2021. La ley entrará en vigor en 2023 y cubrirá a las empresas alemanas con una plantilla de al menos 3.000 (1.000 empleados a partir de 2024). 

La ley obliga a las empresas a identificar, evaluar y prevenir los riesgos de la cadena de suministro de trabajo forzoso, trabajo infantil, discriminación, violaciones de la libertad sindical, términos de empleo y condiciones laborales deficientes y daño ambiental. El incumplimiento de la ley puede resultar en multas de hasta el 2 por ciento del volumen de negocios. Las sanciones también incluyen la inhabilitación de la contratación pública hasta por tres años. 

La Ley definitivamente aumentará la exposición de las empresas a los riesgos de litigio, financieros y de reputación asociados con sus actividades comerciales. Sin embargo, el alcance de la ley significa que solo se aplica a las principales corporaciones alemanas que cumplen con los altos umbrales de fuerza laboral. Además, las obligaciones solo se aplican a una empresa y sus proveedores inmediatos, mientras que los proveedores indirectos solo se incluyen en caso de » conocimiento sustancial » de una posible infracción. 

Teniendo en cuenta que Alemania es conocida por su sólido Mittelstand, y es poco probable que la mayoría de las empresas entren en el ámbito de aplicación, uno puede preguntarse si la Ley, en efecto, dirigirá algún cambio significativo en la práctica corporativa. 

Primeras sondas ESG

El 26 de agosto de 2021, la Comisión de Bolsa y Valores de EE. UU. Y el regulador alemán de los mercados financieros (BaFin) iniciaron una investigación sobre DWS, el brazo de gestión de activos de Deutsche Bank. Las investigaciones se centran en las acusaciones expresadas por el ex oficial de sostenibilidad del grupo de la empresa, quien afirma que DWS exageró las credenciales ambientales o sociales de algunos de sus productos de inversión etiquetados como ESG. 

El 5 de septiembre de 2021, ECCHR presentó una queja contra las principales marcas minoristas alemanas, incluidas Aldi, Lidl, Hugo Boss y C&A por supuestamente beneficiarse del trabajo forzoso de los uigures en China. Según el ECCHR, la queja plantea si hacer negocios con proveedores ubicados en la región china donde los uigures están sujetos a trabajo forzoso podría caracterizarse como cómplice de esos crímenes internacionales. 

Según lo declarado por ECCHR, “esta denuncia es la primera de una serie de acciones contra empresas europeas por presunta complicidad en crímenes de lesa humanidad”. Prolonga el trabajo de casos iniciado en Francia cuando ECCHR apoyó una denuncia similar presentada por Sherpa contra las principales marcas minoristas como Uniqlo o Zara.

Los pasos de la UE hacia una mayor protección de los derechos humanos.

Directiva sobre la debida diligencia y la rendición de cuentas de las empresas 

La tendencia observada en Alemania y Francia de fomentar una conducta empresarial responsable (y responsable) está consagrada en una iniciativa más amplia. Los debates actuales sobre la Directiva de responsabilidad y diligencia debida empresarial de la UE corroboran esta dinámica. 

Si se introduce, la Directiva obligaría a las empresas a actuar con la debida diligencia sobre el impacto adverso causado por sus operaciones en los derechos humanos, el medio ambiente y la buena gobernanza. 

El alcance anticipado de la Directiva, que cubre la cadena de suministro de una empresa, incluidos proveedores, clientes y usuarios finales, tendría un impacto significativo en las empresas que hacen negocios en la UE. 

El régimen global de sanciones de derechos humanos de la UE

El liderazgo de la UE en la protección de los derechos humanos no se basa únicamente en la mejora de su marco legislativo. 

El 7 de diciembre de 2020, la Unión Europea adoptó un régimen de sanciones globales contra las violaciones de derechos humanos cometidas en todo el mundo. Este nuevo régimen de sanciones, inspirado directamente en la Ley Magnitsky Global de Estados Unidos, impone sanciones financieras internacionales y prohibiciones de viaje a los autores de violaciones de derechos humanos. Además, subraya que la protección de los derechos humanos es una piedra angular de la acción exterior de la UE y refleja la determinación de la UE de mejorar su papel a la hora de abordar las violaciones de los derechos humanos en todo el mundo.  

En conclusión, las corporaciones deben ser conscientes de que la protección de los derechos humanos y la debida diligencia ASG están cobrando impulso en la UE. Esto da como resultado un marco regulatorio que cambia rápidamente que mejora el escrutinio de la sociedad civil y aumenta los riesgos de litigios. Esta puede ser la oportunidad de revisar las políticas y procedimientos existentes, implementar una estrategia de diligencia debida eficiente y hacer un mapa de riesgos del impacto de las empresas en los derechos humanos y los factores relacionados con los factores ASG, en particular para las industrias expuestas.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Actualidad

Inscribete en nuestros cursos Online