Acuerdan legalizar venta de marihuana recreativa en Nueva York

Los legisladores llegaron a un acuerdo a última hora del sábado para legalizar la venta de marihuana recreativa en Nueva York. La Asamblea Estatal y el Senado Estatal votarán la legislación la próxima semana. Al menos otros 14 estados ya permiten a los residentes comprar marihuana para uso recreativo y no sólo medicinal.

Antilavadodedinero / infobae

A pesar de que las iniciativas anteriores en Nueva York para aprobar su uso recreativo habían fracasado en los últimos años, los demócratas, que ahora tienen una mayoría a prueba de veto en la Legislatura estatal, han hecho de su aprobación una prioridad este año, y la administración del gobernador demócrata Andrew Cuomo ha estimado que la legalización podría aportar al estado unos USD 350 millones anuales.

“Mi objetivo al llevar a cabo esta legislación siempre ha sido poner fin a la aplicación racialmente dispar de la prohibición de la marihuana que ha cobrado un precio tan alto en las comunidades de color en todo nuestro estado, y utilizar la ganancia económica de la legalización para ayudar a sanar y reparar esas mismas comunidades”, dijo la senadora Liz Krueger, patrocinadora del proyecto de ley y presidenta del comité de finanzas del Senado.

La legalización permitiría la venta de marihuana con fines recreativos a los adultos mayores de 21 años, y establecerá un proceso de concesión de licencias para la entrega de productos de cannabis a los clientes. Los neoyorquinos podrán cultivar hasta tres plantas maduras y tres inmaduras para su consumo personal, y los gobiernos locales podrían optar por no venderlas al por menor.

La legislación entraría en vigor inmediatamente si se aprueba, aunque las ventas no comenzarán hasta que Nueva York reglamente las normas y establezca una junta de cannabis. La líder de la mayoría de la Asamblea, Crystal Peoples-Stokes, estimó el viernes que podrían pasar entre 18 meses y dos años para que las ventas comiencen.

Adam Goers, vicepresidente de Columbia Care, un proveedor de marihuana medicinal de Nueva York que está interesado en entrar en el mercado recreativo, dijo que el sistema propuesto por Nueva York “aseguraría que los nuevos tengan una oportunidad en el mercado” junto con los proveedores de marihuana medicinal existentes en el estado.”Hay un gran pastel en el que mucha gente diferente va a poder formar parte de él”, dijo Goers.

Nueva York establecería un impuesto del 9% sobre las ventas de cannabis, más un 4% adicional que se repartiría entre el condado y el gobierno local. También impondría un impuesto adicional basado en el nivel de THC, el ingrediente activo de la marihuana, que oscilaría entre 0,5 céntimos por miligramo para la flor y 3 céntimos por miligramo para los comestibles.

Nueva York eliminaría las penas por posesión de menos de 85 gramos de cannabis, y borraría automáticamente los registros de las personas con condenas anteriores por delitos relacionados con la marihuana, que ya no serían penalizados. Eso es un paso más allá de una ley de 2019 que expurgó muchas condenas pasadas por posesión de marihuana y redujo la pena por poseer pequeñas cantidades.

Y el Estado proporcionará préstamos, subvenciones y programas de incubadoras para fomentar la participación en la industria del cannabis de personas de comunidades minoritarias, así como de pequeños agricultores, mujeres y veteranos discapacitados.

Los impulsores de la legalización aseguran que la medida podría crear miles de puestos de trabajo y que servirá para empezar a abordar “la injusticia racial de una guerra contra las drogas que ha durado décadas y que ha afectado de forma desproporcionada a las comunidades minoritarias y pobres”.

Los esfuerzos anteriores para legalizar el uso recreativo se han visto perjudicados por la falta de apoyo de los demócratas de los suburbios, los desacuerdos sobre cómo distribuir los ingresos del impuesto sobre las ventas de marihuana y las preguntas sobre cómo abordar a los conductores sospechosos de conducir drogados.

También se ha topado con la oposición de quienes advierten que la legalización pondría aún más a prueba un sistema de salud ya abrumado por la pandemia de coronavirus y enviaría mensajes contradictorios a los jóvenes. “Estamos en medio de la pandemia de COVID-19, y con la grave crisis del vaping por parte de los jóvenes y la continua epidemia de opioides, esta legislación perjudicial es contraproducente”, dice una carta abierta firmada por la Sociedad Médica del Estado de Nueva York, la Asociación de Padres y Profesores del Estado de Nueva York, la Asociación de Alguaciles de Nueva York y otras organizaciones el 11 de marzo.

Las autoridades de Nueva York tienen previsto lanzar una campaña de educación y prevención destinada a reducir el riesgo de consumo de cannabis entre los niños en edad escolar, y las escuelas podrían obtener subvenciones para programas de prevención y concienciación contra el consumo de drogas.

Y el estado también pondrá en marcha un estudio, que deberá realizarse antes del 31 de diciembre de 2022, en el que se examinará hasta qué punto el cannabis afecta a la conducción, y si depende de factores como el tiempo y el metabolismo. “Una de las cosas que ningún país del mundo tiene y que todo el mundo quiere es una forma de averiguar rápida y fácilmente si alguien está drogado o perjudicado por el cannabis”, dijo la psicóloga de la Universidad de Buffalo y profesora de salud comunitaria y comportamiento sanitario R. Lorraine Collins. “Se está investigando para encontrar sistemas que puedan hacerlo. Pero creo que esos esfuerzos no fructificarán hasta dentro de un tiempo”.

El proyecto de ley también reserva los ingresos para cubrir los costos de todo, desde la regulación de la marihuana, a la prevención del abuso de sustancias. La policía estatal también podría obtener fondos para contratar y formar a más de los llamados “expertos en reconocimiento de drogas”.

Pero no hay pruebas de que los expertos en reconocimiento de drogas puedan decir si alguien está drogado o no, según Collins, que fue nombrado miembro del grupo de trabajo de Cuomo de 2018 encargado de redactar la normativa sobre el cannabis.”Creo que es muy importante que abordemos ese desafío utilizando la ciencia y la investigación y no deseos o afirmaciones sin fundamento”, dijo Collins.

Collins señaló un informe de 2020 de la Unión Americana de Libertades Civiles que encontró que los afromaericanos tienen casi cuatro veces más probabilidades de ser arrestados por posesión de marihuana en comparación con los blancos, según las estadísticas del FBI.

“Todos los neoyorquinos deberían preocuparse por cómo se aplicarán estas leyes o cómo se aplicarán esas formas de examinar a los conductores en las diferentes comunidades”, dijo Collins. “No es probable que sea igualitario”.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Actualidad

Inscribete en nuestros cursos Online