Inicio La Organización Conferencias y Eventos Colaboradores Asesorías Contáctenos English
Noticias Legislación OFAC Entrevistas Casos Documentos Recursos Riesgos Prevención y Control Tipologías Organizaciones Videos


Los altos funcionarios públicos pueden señalarse como PEPs

Ante el riesgo que representa el delito de la legitimación de capitales en el mundo financiero, existen algunos mecanismos que ayudan a identificar oportunamente los indicios que pudieran existir de actividades sospechosas.

Entre ellos destaca la identificación como Personas Políticamente Expuestas (PEP), de algunos clientes de las entidades financieras, mediante la cual se establece una especie de alerta que lleva a dar un seguimiento cercano a los datos y actividades que desarrolle la persona señalada. Para conocer un poco más acerca de las características de los PEPs, conversamos con Sandra Hernández Camacho, especialista en el área operativa de cumplimiento y prevención de lavado de dinero y financiamiento al terrorismo del grupo financiero INBURSA e impulsora del Sistema Integral de Detección y Monitoreo de Actividades Ilícitas y del Sistema Integral de Clasificación del Cliente en Grados de Riesgo.

Al respecto, Sandra Hernández señaló que “en caso de que una institución financiera sepa en cualquier momento que su cliente es una Persona Políticamente Expuesta, deberá tener un cuidado minucioso y razonable para detectar e informar cualquier operación que pudiera estar relaciones con actividades ilícitas, debido a que existe la posibilidad de que dichas personas abusen de su poder para su propio enriquecimiento ilícito, a través de soborno, intimidación, malversación de fondos y otras acciones de orden ilegal”.

Para identificar un PEP –continuó- existen varias posibilidades, considerando por ejemplo, a aquella persona que desempeñe o haya desempeñado funciones públicas destacadas en un país extranjero o en territorio nacional, como jefes de Estado o jefes de Gobierno, líderes políticos o miembros importantes de partidos políticos, funcionarios gubernamentales o judiciales, militares de alta jerarquía y altos ejecutivos de empresas estatales, entre otros. Igualmente –dijo- se consideran como “PEPs asimilados” a los cónyuges de esos PEPs y a las personas con quienes mantenga parentesco por consanguinidad o afinidad hasta el segundo grado (padres, abuelos, suegros, cuñados, hermanos, hijos, hijastros, nietos), así como a las personas morales con quienes mantengan vínculos patrimoniales.

Existen ejemplos –indicó Sandra Hernández- en los cuales el cliente lo declara al momento de la apertura financiera con la institución, para lo cual se requiere formular algunos cuestionamientos como si es o ha sido durante el último año, un PEP nacional o extranjero; si alguno de los socios, accionistas, directivos con nivel decisorio y el encargado del manejo de recursos son o han sido PEPs nacionales o extranjeros durante el último año, y en caso afirmativo, proporcionar los nombres y cargos públicos.

En otros casos –explicó- el cliente es detectado en listas emitidas por la propia entidad, tomando como base la lista de cargos públicos que serán considerados para PEPs nacionales emitida por la SHCP o en las listas de personas remitidas por la UIF. Por otra parte –agregó- se continúa considerando PEP nacional a quienes hubiesen sido catalogadas con tal carácter durante el año siguiente al que hubiesen dejado su cargo, y si una persona deja de ser PEP dentro del año inmediato anterior a la fecha de apertura , se debe catalogar como PEP durante el año siguiente.

¿Qué sucede al detectar un PEP?

Una vez que se detecta un PEP -añadió Sandra Hernández- se somete a aprobación a nivel de Dirección, previa al inicio de la relación comercial o con posterioridad al detectar que un cliente reúne los requisitos para ser PEP.

Luego se informa al Oficial de Cumplimiento para que éste coordine el seguimiento de sus operaciones y además se debe actualizar el expediente de identificación del cliente (datos y documentos) al menos una vez al año.

En el caso de los PEPs nacionales –aclaró- hay que establecer mecanismos para determinar el grado de riesgo de las operaciones que realicen, así como determinar si el comportamiento transaccional corresponde razonablemente con sus funciones, nivel y responsabilidad asignada. Con los PEPs extranjeros, las operaciones que realicen se consideran de alto riesgo, por lo cual se deben adoptar medidas razonables para conocer el origen de los recursos y procurar obtener datos y documentos de identificación del cónyuge y dependientes económicos del cliente, al igual que de las sociedades y asociaciones con las que mantenga vínculos patrimoniales o estructura corporativa y principales accionistas.

Para finalizar, Sandra Hernández destacó la importancia de establecer desde un principio, un amplio intercambio de información con cada cliente de la institución financiera, a fin de poder manejar los datos necesarios en caso de su identificación como PEP y cualquier posibilidad latente de investigación futura.

antilavadodedinero.com

       
 
 
       
Institute for Professional Studies INC: Calle 50, Torre Global Bank, Piso 33, Oficina 03, Ciudad de Panamá, Panamá.
Phone: (507) 832-52.47
info@antilavadodedinero.com

 
© 2007 Insitute for Professional Studies. All rights reserved