La Cámara de Diputados de México aprobó hoy la Ley para Regular las Instituciones de Tecnología Financiera, que tiene por objeto reglamentar los servicios que prestan las entidades bancarias a través de medios tecnológicos, además de su organización, operación y funcionamiento.

El dictamen enviado a la Cámara por el Senado y avalado por los diputados con 286 votos en favor, tres en contra y 63 abstenciones, fue remitido al Ejecutivo para su promulgación.

El documento precisa que para la organización y operación como Institución de Tecnología Financiera (ITF) se requiere autorización de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores, y que dichas instituciones deberán difundir la información que permita a sus clientes identificar los riesgos de sus operaciones.

Tendrán que divulgar los peligros de manera clara y sencilla a través de su página de internet o el medio que utilicen para prestar su servicio, especificando que el activo virtual no es moneda de curso legal y no está respaldado por el Gobierno federal ni por el Banco de México.

Asimismo, deberán informar sobre la imposibilidad de revertir las operaciones una vez ejecutadas y la volatilidad del valor de esos activos y los riesgos tecnológicos, cibernéticos y de fraude inherentes.

La llamada Ley FinTech especifica que las ITF sólo podrán operar con los activos virtuales que sean determinados por el Banco de México y deberán estar en posibilidad de entregar al cliente, cuando lo solicite, la cantidad de activos virtuales de los que sea titular, o bien el monto en moneda nacional.

También indica que ni el Gobierno federal ni las entidades de la administración pública podrán responsabilizarse o garantizar los recursos de los clientes que sean utilizados en operaciones que celebren con las ITF.

Prohíbe igualmente a las ITF vender, ceder o transferir su propiedad, dar en préstamo o garantía los activos virtuales que custodien y controlen por cuenta de sus clientes.

A su vez, la Secretaría (ministerio) de Hacienda y Crédito Público emitió un comunicado en el que señaló que la Ley FinTech "pone a México a la vanguardia a nivel internacional en el desarrollo de servicios financieros con la finalidad de incrementar el nivel de inclusión financiera y mejorar las condiciones de competencia en el sistema financiero mexicano".

"En particular, se establecen las herramientas regulatorias necesarias para el sano desarrollo de este sector, lo cual traerá mejores condiciones de competencia en la prestación de servicios financieros y permitirá que dichos servicios sean accesibles a un mayor número de personas", aseveró.

La Asociación de Bancos de México (ABM) reconoció "el esfuerzo de autoridades, legisladores y actores del sistema para este logro".

"En su momento, la ABM participó activamente con aportaciones a esta ley, con la finalidad de construir un marco normativo que reconozca los avances tecnológicos, ofrezca un piso parejo para todos los participantes y ofrezca condiciones de seguridad a los usuarios", expuso.

ALD/Finanzas