Emilio López se dio cuenta que había sido víctima de un robo de identidad cuando en su cuenta de nómina comenzaron a descontarle un crédito que nunca solicitó.

El descuento que recibió la primera vez fue por mil 600 pesos, creyó que era algo que tendría que aclarar con su empresa, y entre papeleos y vueltas, llegó la siguiente quincena en la que volvieron a descontarle la misma cantidad.
 
De inmediato se comunicó con su banco, quien le explicó que los cobros correspondían a un crédito de nómina que él solicitó y que recientemente le había sido aprobado. Que el monto a pagar en total era por 26 mil pesos a 24 pagos quincenales.
“Yo nunca solicité ese crédito. Para lo único que utilizo mi tarjeta es para disponer del pago que me hacen en mi empresa y tengo otra tarjeta de crédito a la que tengo domiciliados varios servicios”, explicó.
 
Tras un mes más de aclaraciones e investigación por parte del banco, finalmente la institución reconoció que se trató de un crédito que Emilio no tramitó y dijeron desconocer mediante qué vía se hizo el trámite. El banco aplicó el reembolso de las cuatro mensualidades que para ese entonces se le habían descontado y el cliente incluso ya revisó que no tenga ningún problema por esa causa en su historial de crédito.
Sin embargo, para que a ti no te pase, te traemos el ABC de lo que debes hacer ante un robo de identidad.
 
Según cifras de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), en los primeros tres meses de este año, los clientes de la banca han presentado alrededor de 424 mil 200 quejas ante el organismo por presuntos fraudes, en donde se consideran la clonación, transferencias electrónicas no reconocidas, robo de identidad o falsificación o bien prácticas engañosas para obtener información en cajeros automáticos.
Lo anterior ocasionó pérdidas a los usuarios superiores a los mil 800 millones de pesos.
De ahí que es importante tomar en cuenta lo siguiente: