Se podría decir que el martes fue el día en que el gobierno británico perdió el control sobre el Brexit y el Parlamento lo reclamó. En uno de los días más dramáticos en la Cámara de los Comunes desde el período previo a la guerra de Irak, la primera ministra Theresa May sufrió una serie de derrotas antes de que siquiera se iniciara el debate sobre su acuerdo del Brexit.

Hay algo de justicia en el cambio de poder de ejecutivo a legislativo. May había hecho todo lo posible por acallar el papel del Parlamento a lo largo del proceso del Brexit. Se necesitó un proceso en la Corte Suprema para poder realizar una votación parlamentaria sobre la aplicación del artículo 50, el punto de partida para la salida del Reino Unido de la UE.

Se necesitó un aguerrido legislador conservador para dar al Parlamento un "voto significativo" sobre el acuerdo del Brexit.

El gobierno trató de evitar las enmiendas una vez que un acuerdo del Brexit llegó a votación (ahora están permitidas).

Rechazó una petición parlamentaria de que revelar el asesoramiento legal que había recibido sobre el acuerdo con Bruselas. Incluso se negó a decir a los miembros del Parlamento si el artículo 50 podía ser revocado unilateralmente y trató de impedir que el máximo tribunal de Europa conociera un caso para decidir al respecto.

El Parlamento ya ha tenido bastante. El martes, el ejecutivo perdió una votación sobre su negativa a publicar la asesoría legal; entonces se convirtió en el primer gobierno del Reino Unido en la historia en cometer desacato al Parlamento. En otra derrota, el máximo tribunal de la UE ha indicado que permitirá la cancelación del brexit si eso es lo que el Reino Unido quiere.

Lo que es más importante, una enmienda del diputado eurófilo Dominic Grieve significa que los legisladores serán libres de presentar y votar sobre sus propios planes alternativos para el brexit en caso de que el acuerdo de May pierda la votación parlamentaria la próxima semana. Eso significa que podrían buscar una retirada más suave o intentar detener el brexit por completo.

Muchos están celebrando esta restauración del brillo de los Comunes. El periodista Ian Dunt escribió que "ahora, finalmente, este venenoso hechizo de populismo canalizado a través de un ejecutivo demasiado poderoso parece haberse roto".

Sin embargo, esa es también la parte problemática. Imagine un automóvil en el que diferentes personas luchan por tener el volante. Eso es lo que está pasando en la Gran Bretaña del brexit ahora mismo.

Durante gran parte de los últimos dos años, los legisladores han estado confinados al segundo plano. Ahora que se ha llegado a un acuerdo, se las han arreglado para pasar al frente y luchar con May. Algunos quieren poner el automóvil marcha atrás, otros quieren cambiar completamente de rumbo y unos pocos quieren tirarse por un precipicio.

La sabiduría del Parlamento tampoco ha demostrado ser siempre fiable. Votó abrumadoramente a favor de la aplicación del artículo 50. Eso fue antes de que alguien pensara en las ramificaciones; no se habían hecho preparativos para contingencias como salir sin un acuerdo. Si la situación actual de brexit es un infierno, entonces la aplicación prematura del Artículo 50 nos ayudó a llegar a eso.

Al menos los legisladores son más sabios ahora. La intervención de Grieve puede haber sacado el "no acuerdo" de la mesa, en la medida de que eso sea posible. Los partidarios del brexit duro notan que su moción es no vinculante de cualquier forma. Aun así, se necesitaría un gobierno valiente para ignorar la voluntad del Parlamento sobre una cuestión tan fundamental, especialmente dadas las predicciones de daño económico.

Un resultado táctico de la enmienda de Grieve es que May tratará de usar la creciente amenaza de un brexit más suave o de la cancelación del brexit para fustigar a los euroescépticos de su partido para que apoyen su propio acuerdo. Sin embargo, la mayoría espera que pierda el primer voto.

Pero quienquiera que tenga el control –las cabezas redondas del Parlamento o los caballeros de May– tendrá que enfrentarse con la realidad, y con Bruselas. La UE dice que las negociaciones están cerradas. Aunque cambie de opinión, el único plan B viable que pudiera surgir del partido de May también tiene muchos obstáculos.

Los legisladores pueden pulsar el botón de pausa solicitando una extensión del Artículo 50. Pero la UE probablemente sólo lo conceda en caso de que se celebre un segundo referéndum o una nueva elección en el Reino Unido.

Sin embargo, un Parlamento en desacuerdo con el gobierno, no puede seguir así por mucho tiempo. A diferencia de la Constitución de Lockean en Estados Unidos, con su clara separación de poderes, la legislatura y el ejecutivo de Gran Bretaña están entrelazados.

El jefe de gobierno se sienta en el centro de los Comunes y el país sólo avanza con el liderazgo del gobierno. Ya sea con May u otro primer ministro, tendrán que encontrar una forma de resolver este lío juntos.

ALD/Gestion

06/12/2018