El secretario general de la ONU, António Guterres, dijo hoy que la corrupción cuesta al menos 2,6 billones de dólares, o cinco por ciento del producto interno bruto (PIB) global.

La evasión fiscal, el lavado de dinero y otros flujos ilícitos desvían recursos muy necesarios para el desarrollo sostenible y, de acuerdo con el Banco Mundial, los negocios y los individuos pagan más un billón de dólares en sobornos al año, dijo el jefe de la ONU en un mensaje con motivo del Día Internacional contra la Corrupción observado cada año el 9 de diciembre.

Guterres dijo que la corrupción "roba a las sociedades escuelas, hospitales y otros servicios vitales, aleja la inversión extranjera y priva a las naciones de sus recursos naturales", socava el Estado de derecho y es cómplice en delitos como el tráfico ilícito de personas, drogas y armas.

"La corrupción engendra más corrupción y alienta una cultura corrosiva de impunidad", agregó.

"La Convención de Naciones Unidas contra la Corrupción se encuentra entre nuestras herramientas principales para impulsar la lucha", dijo Guterres, quien agregó que a través del mecanismo de revisión de pares de la convención se puede construir una base de confianza y rendición de cuentas.

"Podemos educar y empoderar a los ciudadanos, promover la transparencia y fortalecer la cooperación internacional para recuperar los activos robados", dijo el jefe de la ONU.

Con el fin de generar conciencia sobre la corrupción y el papel de la Convención en el combate y la prevención de esta, la Asamblea General de la ONU designó en 2003 el 9 de diciembre como Día Internacional contra la Corrupción.

AL/XNT

06/12/2018