Las compañías extranjeras podrán participar en el accionariado de las empresas de titularidad pública chinas en el marco de la campaña de reforma de este tipo de entidades que el Gobierno lleva a cabo.

El director de la Comisión de Supervisión y Administración de Activos Estatales (Sasac, en inglés), Xiao Yaqing, indicó que "las compañías domésticas y extranjeras están cordialmente invitadas a participar en la reforma de las empresas propiedad del Estado con tratos de financiación a través de la emisión de acciones".

En un foro celebrado en el marco de la Expo Internacional de Importaciones de Shanghái, Xiao precisó que las organizaciones que participen de esta iniciativa "jugarán un papel en la profundización de la reforma, reforzando el poder manufacturero de las empresas propiedad del Estado y, por tanto, cosechando ganancias del crecimiento de las compañías".

Este plan sigue la línea marcada por el presidente chino, Xi Jinping, en el discurso que pronunció el pasado lunes durante la inauguración de la Expo, en el que aseguró que la apertura económica de su país es "imparable" y prometió un "trato igualitario" a todas las empresas foráneas que operan en China. "La globalización es una tendencia irreversible", apuntó el jefe del regulador de las empresas estatales, quien agregó que se animará a las empresas chinas de titularidad pública a que se integren en la economía mundial y en la cadena global de suministros.

En los últimos años, el Ejecutivo chino ha promovido cambios en el modelo de gestión de estas compañías, de las que Sasac ha escogido algunas para comenzar un programa de venta de participaciones estatales.

En esta iniciativa destacó una venta de acciones por importe de 11.700 millones de dólares (10.201 millones de euros) de China Unicom, una de las telefónicas estatales, en la que participaron conocidos inversores privados chinos como la tecnológica Baidu, la aseguradora China Life o JD, uno de los líderes del comercio electrónico en el país.

El pasado abril, Sasac anunció que China había completado casi en su totalidad la reforma de sus empresas estatales, que se llevó a cabo mediante fórmulas como la fusión o la citada introducción de la propiedad mixta.

Según el regulador, la reforma ha ayudado a recortar hasta el momento más de 8.300 sucursales de empresas estatales redundantes y ahorró capital de gestión por valor de 13.500 millones de yuanes (1.950 millones de dólares, 1.699 millones de euros). Las reformas tienen por objeto modernizar las empresas estatales en sectores clave como la electricidad, el petróleo, el gas natural, el ferrocarril, la aviación civil o las telecomunicaciones.

ALD/Elempresario

08/11/2018