Mientras Douglas Meléndez, el fiscal general de la República, se encontraba en una entrevista en Frente a Frente, su equipo de fiscales inició la incautación de 35 inmuebles vinculados al caso “Destape a la Corrupción” por el que están procesados el expresidente Elías Antonio Saca y otros exfuncionarios, señalados por los delitos de peculado y lavado de más de $300 millones.

De acuerdo con la Fiscalía General de la República (FGR), entre las incautaciones que se harán están: 35 inmuebles (de estos 25 son del exmandatario), 46 vehículos, 36 productos financieros, 86 frecuencias, licencias o permisos, 16 signos distintivos o marcas y 11 locales ubicados en la mitad de los departamentos del país (San Salvador, San Miguel, Sonsonate, Usulután, Ahuachapán, La Libertad y La Unión).

La Fiscalía General de la República inició este día el proceso de extinción de dominio de las propiedades de Antonio Saca. Foto/ Óscar Iraheta “Vamos contra todas las empresas del expresidente Saca”, enfatizó Meléndez en la entrevista televisiva.

En total son 35 propiedades las que serán incautadas al expresidente. Foto/ Óscar Iraheta. Además detalló que “la casa del volcán del expresidente Saca es un palacio que ha sido llamada por los fiscales del caso como el símbolo de la corrupción. Está valorada en más de 8 millones de dólares”.

Caso

El exmandatario, aceptó este jueves ante el Juzgado Segundo de Sentencia de San Salvador que durante su administración desvió fondos de la cuenta de la Presidencia para favorecer a sus empresas, a través del incremento de la publicidad.

En su declaración, Saca reveló que pagaba de 5 mil a 10 mil dólares como sobresueldos a exfuncionarios de su Gobierno y que en una ocasión recibió 47 cheques con un monto de 13 millones 370 mil dólares y luego se los pasó al exsecretario privado de la Presidencia, Elmer Charlaix, para que los depositara en sus cuentas bancarias.

En el tercer día del juicio, el exmandatario también aseguró que él se aumentó el sueldo de $5 mil mensuales que ganaba como presidente a $60 mil, además de haber lavado dinero de las arcas del Estado para la compra de haciendas, residencias de lujo, entre otras propiedades a través de sociedades ficticias.

El juez presidente del Tribunal aclaró que aún no ha autorizado el procedimiento abreviado y dependerá de lo confiesen los imputados. A la vez, mencionó que usó a varios prestanombres para mover el dinero público, como el exentrevistador de televisión Jorge Hernández y el expresidente de CEL, Irving Tochéz, para la compra de las lujosas propiedades.

Según Saca, la empresa de Hernández recibía $100 mil mensuales para aparentar el pago de servicios de publicidad de la Presidencia y que nunca los dio. Luego, confirmó, que ese dinero los trasladaba a sus empresas.

El expresidente también señaló que invitó el Hernández a El Cairo, Egipto, para que cubriera el viaje como periodista, pero pagó con fondos de los gastos reservados.. Aunque no mencionó la cifra del dinero sustraído, Saca confesó haber desviado fondos públicos para su beneficio personal y de sus empresas.

Agregó que $50 millones fueron a parar a manos de terceras personas, pero no reveló nombres. La confesión de Saca se realizó con el resto de imputados fuera de la Sala donde se realiza el juicio.

“Esto que he declarado cuenta con mi total anuencia”, dijo Saca al finalizar su confesión.

“Acepta usted haber cometido de manera dolosa los delitos de peculado y lavado de dinero” le pregunto el fiscal a Saca y él le respondió “si acepto” sin ningún titubeo.

El expresidente de la República, Elías Antonio Saca, y seis exfuncionarios de su gobierno enfrentan por segundo día el juicio en su contra acusados del desvío de 301 millones de dólares. Te presentamos cómo se desarrollo esté día.

Elmer Charlaix, el segundo imputado que confesó “Confieso que he cometido de forma intencional y dolosa los delitos de peculado y lavado de dinero de los que se me acusa”, dijo Élmer Charlaix ante Tribunal Segundo de Sentencia, al aceptar su culpabilidad en la sustracción de fondos públicos.

La FGR sostiene que Saca montó una “estructura criminal” que desvió, entre 2004 y 2009, $301 millones provenientes de fondos públicos hacia cuentas particulares.

ALD/ElSalvador

 

10/08/2018