La Policía Federal (PF) realizó la operación "Pan Nuestro", alusión al esquema de superación y fraude en el suministro de panes para presidiarios. La acción es un desdoblamiento de Calicute, la Lava Jato en Río, y tiene como principales objetivos la captura del delegado Marcelo Martins, actual Director General de Policía Especializada, y el coronel César Rubens Monteiro de Carvalho, ex secretario de Secretaría de Administración Penitenciaria (Seap ) durante el gobierno de Sérgio Cabral. Ambos fueron arrestados en sus respectivas residencias en la Barra da Tijuca.

Según la PF, agentes cumplen 14 órdenes de arresto, siendo nueve temporales y cinco preventivas, expedidos por el juez de la 7ª Vara Federal criminal de Río de Janeiro, Marcelo Bretas.

Las investigaciones de los ministerios Público Estadual y Federal y apuntan a la superación en contratos de suministro de panes a las cadenas del estado de Río. A cambio de los contratos, los empresarios pagaban a la cuadrilla ligada a Sérgio Cabral, a través del abogado Marcos Vinícius da Silva Lips , ex secretario adjunto de Tratamiento Penitenciario de Seap, y el ex ordenador de gastos del organismo, Wellington Pérez Moreira.

Las investigaciones partieron de irregularidades en el proyecto Pan-Escuela, que tenía como objetivo la resocialización de los presos. La empresa Induspan, de Carlos Felipe de la Costa Almeida de Paiva Nascimento, fue inicialmente contratada para ejecutar el proyecto, pero el contrato fue rescindido porque había desequilibrio financiero, ya que el estado suministraba los insumos necesarios para la producción de los panes, mientras los presos suministraban la mano de obra, con costo bajísimo para la empresa, que suministra snacks a Seap con precios por encima del valor de mercado.

Después de la rescisión del contrato, Paiva creó, a través de naranjas, la Iniciativa Primus, que sustituyó a Induspan en el suministro de aperitivos en las cárceles de Río. Una inspección del Tribunal de Cuentas del Estado identificó que el esquema criminal prosiguió, ya que la organización utilizaba la estructura del sistema prisional y la mano de obra de los detenidos para suministrar alimentación por encima de los precios de mercado. Incluso con las irregularidades, el ex secretario de Administración Penitenciaria César Rubens autorizó prórrogas de contrato con la Iniciativa Primus. Se estima que el daño causado a la SEAP es de R $ 23,4 millones.

La Iniciativa Primus también se utilizó en una serie de transacciones de lavado de dinero. Según las investigaciones, a través de una compleja red de empresas con las que celebró contratos ficticios de prestación de servicios, se estima que Felipe Paiva ha lavado al menos 73,5 millones de dólares. En este brazo del esquema, el principal pesebre de Paiva era Sérgio Roberto Pinto da Silva, preso en la operación Farol de la Colina, de la fuerza tarea CC5 del Banestado.

Uno de los operadores financieros de Cabral reveló, en delación premiada, que parte de la propina recibida en la Seap era repasada al ex gobernador, pero sin la definición de porcentaje fijo como identificado en otras secretarías ya investigadas. César Rubens utilizaba dos empresas de las que era socio para recibir la propina, el Intermundo Cambio y Turismo y la Precisión Industria y Comercio de Mármoles. El socio de César Rubens en la Precisión es Marcos Lips, apuntado como responsable de la entrega de dinero en especie al núcleo central de la organización criminal que operaba en el estado en la gestión de Sérgio Cabral.

Carlos Mateus Martins, padre del delegado Marcelo Martins, también es blanco de la operación. Él es socio de César Rubens en Intermundos. Ya padre e hijo son socios Finder Executive Consulting Asesoría. Carlos y Marcelo colaboraron con el ex secretario en la estructuración de personas jurídicas para viabilizar el lavado de dinero y aún actuaron a través de Finder junto al grupo Dirija de Ary da Costa Filho, uno de los operadores financieros del núcleo central de Cabral.

Carlos Felipe Paiva es dueño del Esch Café, tradicional punto de encuentro de admiradores de puros en el Centro de Río, en Leblon y en São Paulo, en el barrio de los Jardines. Esch Café ya fue objeto de una investigación que apuntaba a un esquema de fraude en el suministro de panes y aperitivos para presidios, que fue revelado por TV Globo.

"Carlos Felipe Paiva hizo uso del doblón Sérgio Roberto Pinto para promover actos de lavado de dinero a través de contratos fraudulentos firmados con Seap. Es, pues, plausible que parte del dinero recibido del Estado de Río de Janeiro haya sido remitido al exterior (en el caso de que se trate de un contrato de compraventa de bienes y servicios). , en actos de lavado de dinero ", explican en petición los fiscales de la República integrantes de la fuerza de tarea de la Lava Jato en Río de Janeiro.

Entre las acusaciones contra los involucrados están los crímenes de formación de cuadrilla, lavado de dinero, corrupción activa y pasiva, fraude en licitación y peculato.

Ex secretario multiplicó patrimonio

En diciembre de 2014, la DIA informó que el PM oficial, ya que se sentó en la silla del secretario, hizo sus activos personales se multiplica por diez dividido entre el tiempo de la SEAP y sus asuntos privados: era un miembro de dos empresas privadas y se mantiene la actividad remunerada extra como consultor en el astillero Mac Laren Oil. El enriquecimiento ilícito fue denunciado por el Ministerio Público de Río (MPRJ).

DÍA mostró que la gestión de ocho años de precios Caesar Rubens en el fuego de alimentos en proporción a caer en picado el gasto en salud y educación de los prisioneros, de acuerdo a un estudio del Tribunal de Cuentas del Estado, que examinó las cuentas de la SEAP en cinco de los ocho años administrados por César Rubens.

El coronel Erir Ribeiro da Costa Filho, ex comandante de la PM, que también dejó el mando de la Seap al final de la sesión, el año pasado tras las denuncias de corrupción.

g1.globo

 

13/03/2018