La Comisión Lava Jato citó a la primera dama de Perú Nancy Lange, para conocer su relación con la consultora First Capital, empresa de la que Odebrecht era codueña.

La desición de citar a la esposa del presidente Pedro Pablo Kuczynski (PPK) se produjo luego de que la congresista Yeni Vilcatoma planteara a la comisión que Lange rindiera sus declaraciones.

Según Vilcatoma, que no forma parte de la comisión, acudió a la sesión del grupo investigador para llevar esta propuesta y continuar con sus intentos de “demostrar” que el presidente está involucrado en el caso de corrupción de la constructora brasileña.

“En atención a que ya es totalmente evidente que el presidente no quiere rendir cuentas a la justicia, solicito que esta comisión investigadora convoque a la señora Nancy Lange, quien aparecería como socia en la empresa Latin American Enterprise Corporation”, manifestó la congresista independiente durante la sesión del grupo investigador.

La iniciativa fue aprobada por unanimidad pese a ser falso que el mandatario no estuviese dispuesto a colaborar con la comisión. El presidente ya había confirmado que respondería a las preguntas que realizara el grupo investigador, pero que lo haría por escrito.

Congresista pidió también la renuncia del mandatario
La medida de Vilcatoma es otro método de presión contra el mandatario; anteriormente la congresista también solicitó la renuncia del presidente.

Vitalcoma amenazó con que el presidente debería renunciar tras los cuestionamientos sobre los presuntos vínculos que podría tener con la consultora brasileña y que de no hacerlo, ella presentaría una solicitud de vacancia.

Sin embargo, la jefa del gabinete ministerial de Perú, Mercedes Aráoz, explicó que los pedidos de la congresista que formaba parte del fujimorismo y que se ha autorpoclamado independiente, es un pedido “sin fundamento”, es un comentario que “no está avalado por ningún partido”.

“Lamentable el comentario de la señora Vilcatoma; quiere realmente destruir el marco constitucional y democrático en el que vivimos”, señaló Aráoz.

La jefa del gabinete aseguró que los pedidos de Vilcatoma a través de los medios no generan inestabilidad sino solo “ruido que no hace bien al país”.

“Es una iniciativa individual que lamento. Solo hace ruido. Un país democrático debe respetar las instituciones”, dijo.

“No se puede pedir una renuncia cuando el precio es poner en crisis el sistema constitucional del Estado. Hay que analizar antes de hablar”, opinó María Elena Portocarrero, abogada penalista y candidata a decana del Colegio de Abogados de Lim

Medida causa indignación en el oficialismo- La iniciativa de Vilcatoma ha desatado polémica por ser considerada como una medida para “forzar al presidente a acudir” al interrogatorio.

“Me parece una bajeza inaceptable que pretendan utilizar como una especie de rehén a la señora Nancy Lange para, de esa manera, forzar al presidente a acudir”, manifestó el vocero alterno del oficialismo, Juan Sheput.

Para Sheput es innecesario convocar a la primera dama para “llegar al fondo de la verdad”. “Ellos pueden invitar a cualquiera de los socios, pero no a la esposa del presidente, y más aún cuando es una reacción emocional como consecuencia de que el presidente ha dicho que va a dar información por escrito”.

Además, el parlamentario socialista Manuel Dammert mostró documentos que supuestamente demuestran que “una consultora de la que era socio Kuczynski, First Capital Partners (FCP), prestó servicios hasta 2009 a una empresa de la que Odebrecht era codueña”, según Diario las Américas.

Tras esta información un informe del programa “Cuarto poder” reveló que la esposa del presidente fue socia de Latin America Enterprise, “firma que fue fundada por PPK y Gerardo Sepúlveda en 1994 y que tenía como dirección la misma que la empresa First Capital Partners, la cual asesoró a Odebrecht en los años 2005 y 2006”, informa el diario El Comercio.

De acuerdo a dicho informe, la empresa habría prestado asesoría financiera a Odebrecht para la ejecución de los proyectos Interoceánica Sur y Trasvase Olmos.

Además el reportaje señala a PPK como ejecutivo principal. Por su parte, el mandatario ha rechazado las acusaciones asegurando que es falso que hubiese tenido relación directa con Odebrecht y ha aclarado que tampoco “ha sido socio de FCP”.

Asimismo, el mandatario ha confirmado su “total disposición” para responder a las preguntas de la comisión Lava Jato.

 
Ver imagen en TwitterVer imagen en Twitter

ALD/Agencias

 

 

 

07/12/2017