Dos socios de una inmobiliaria de Alicante han reconocido que sobornaron a un perito tasador para que sobrevalorara numerosas viviendas en Alicante para estafar 5,4 millones de euros al Banco Santander mediante la obtención de préstamos hipotecarios, según han informado fuentes jurídicas.

Los sospechosos han hecho estas declaraciones durante la segunda sesión del juicio que se sigue en la Audiencia Provincial de Alicante por este fraude, considerado como el de mayor cuantía a una entidad financiera en esta provincia en lo relativo a créditos para la compra de inmuebles.

La vista oral, declarada de especial complejidad, podría prolongarse hasta el próximo octubre pues el tribunal tiene previsto interrogar a 180 testigos y peritos, de los que aproximadamente 130 son toxicómanos, indigentes y otras personas en situación de vulnerabilidad social.

La fiscalía sostiene que los ocho acusados, de los que cinco se han declarado ya culpables tras alcanzar un acuerdo que incluye importantes rebajas de sus condenas, formaban parte de una trama delictiva que utilizó a lo largo de 2001 a más de 200 ciudadanos que vivían en ambientes marginales para engañar al Santander.

Los dueños de la inmobiliaria les pagaron, supuestamente, pequeñas cantidades de dinero para que firmaran en una notaría como compradores de los pisos y solicitantes de los correspondientes préstamos hipotecarios.

Las viviendas habían sido tasadas con valores muy superiores a los del mercado por una empresa especializada en estos informes, 'Norma Valoraciones', y las operaciones hipotecarias fueron aceptadas por cuatro sucursales de la entidad financiera a partir de nóminas o declaraciones de renta falsas.

Según la fiscal, el presunto fraude fue organizado por Jesús Hernández Utrera, un individuo con multitud de causas judiciales pendientes que fue asesinado en 2008 por una banda de narcotraficantes, un crimen que fue esclarecido con la detención de dos sospechosos en julio de 2015.

Cuatro exdirectores de sucursales del Santander ubicadas en Alicante han negado hoy a preguntas del letrado de una compañía aseguradora que recibieran dinero de la inmobiliaria para engañar a la entidad.

No obstante, tres de esos exempleados del Santander han admitido el cobro de estos sobornos tras un receso, al declararse culpables y aceptar la versión de la fiscalía, según las fuentes consultadas, como habían hecho durante la primera sesión de la vista, merced al acuerdo previo de alcanzado por las defensas y las acusaciones.

Por su parte, los dos socios de Hernández Utrera en 'CHS Núcleo Urbano 2001', R.C.M. y M.S.R., implicados en este fraude, han reconocido que se vieron con el perito que tasó las cerca de 150 viviendas bajo sospecha para darle dos sobres con dinero, uno de ellos con 500.000 de las antiguas pesetas (3.000 euros), para pagar su colaboración algo que este acusado niega.

 

ALD con noticias de EFE

13/09/2017