Antilavado de Dinero: El Lavado de dinero y la responsabilidad penal del oficial de cumplimiento

El Lavado de dinero y la responsabilidad penal del oficial de cumplimiento

Carlos Caraballo Torres, especialista en el área de prevención del lavado de dinero y financiación del terrorismo, afirmó que en Colombia el oficial de cumplimiento tiene responsabilidad penal. Por eso debe cuidar bien el manejo de la información.

Pero el lavado de activos no solo corresponde al narcotráfico, sino que ilícitos como fraudes, falsificaciones y trata de personas, entre otros, son empleados para legitimar capitales. El experto resaltó que en la legislación colombiana existen más de 30 delitos tipificados como lavados de activos.

Dijo que en Colombia las leyes han ido reduciendo el ciclo del lavado de dinero, puesto que ya no es solo cosa del sistema financiero, sino que existen normas que rigen esa materia en el sector real de la economía que se dedica a la producción de bienes y servicios; igual a otros sectores como la venta de oro y vehículos, juegos de envite y azar, las aduanas y las notarías.

En Colombia es obligatorio cumplir con las recomendaciones y políticas para la prevención en contra del lavado de activos y financiamiento del terrorismo que promueve el Grupo de Acción Financiera Internacional (Gafi) y además crearon una Unidad de Inteligencia Financiera.

La prevención

Respecto a la prevención, apuntó Carlos Caraballo Torres que dentro del sistema financiero se han incrementado las medidas destinadas a conocer mejor a los inversionistas.

Lo que se tradujo en una mayor regulación del sector y nuevas formas de investigar a las grandes sociedades mercantiles junto a las pequeñas y medianas empresas. “Dicha labor arrojó que muchos socios contaban con mala reputación, pero sus cuentas no podían ser canceladas.

Por tal motivo diseñaron una cláusula de actualización anual de datos, cuya exigencia era cada vez más rigurosa y al no cumplirla ese tipo de clientes fueron desestimados unilateralmente por los bancos”. Agregó Caraballo.

Otro factor tomado en cuenta fue no solo el conocimiento de los clientes, sino del personal interno. Pues, afirmó: "Cuando se realiza un ilícito la información viene desde adentro de la institución. Por eso hay que cuidar el manejo de la información y no solo dentro de las empresas, sino en nuestra cotidianidad. Muchas veces podemos revelar información a personas que no son idóneas y que pueden atentar contra nosotros”.

Papel del Oficial de Cumplimiento

En las instituciones financieras, los bancos y en distintas empresas existe la figura del Oficial de Cumplimiento. “El Oficial de Cumplimiento es quien, con su experticia, define que hay en curso una operación sospechosa o inusual. Y tiene la capacidad, junto al trabajo de un equipo de análisis financiero, de redactar un informe para hacerlo llegar a la Fiscalía de la República y reportar las sospechas que se han generado como una simple información, no alcanza a ser una denuncia”, explicó el especialista antilavado de dinero.

Sin embargo, describió que “un error común dentro de las instituciones financieras o de seguros es no incluir las señales de alerta que originan un reporte sobre operaciones sospechosas. Lo que en el caso colombiano puede acarrear problemas al Oficial de Cumplimiento, ya que éste cuenta con responsabilidad penal.

Además, continuó diciendo, en el marco de la prevención se da una práctica que no representa el deber ser, pero es una realidad: los bancos cuentan con listas internas y externas sobre clientes que han sido reportados como sospechosos o de alto riesgo, en teoría no es legal que esa información salga de la entidad y circule en el sistema financiero, pero ocurre.

Carlos Caraballo sentenció: “La prevención del lavado de activos es un tema cultural. No es que le compete a unos y a otros no, nos compete a todos. Es algo que puede generar problemas para nuestros países, ya que pueden ingresar a listas negras, por tal razón es de sumas importancia conocer mejor al inversionista”.
Cifras

Caraballo Torres es abogado y contador público en su natal Colombia, se ha enfocado en el trabajo concerniente a la prevención de legitimación de capitales por medio de unidades de inteligencia y análisis financieros. No obstante, dejó claro que el blanqueo de dinero es un delito que no es responsabilidad de un único Estado, sino que es transnacional.

Este argumento lo retrató con cifras de la ONU, al citar el informe del año 2012 de la Oficina Contra la Droga y el Delito y que revela como las redes criminales relacionadas con la droga, en el mundo, en un año recaudaron 2,1 billones de dólares, lo que equivale al 3,6% del Producto Interno Bruto (PIB) del planeta, los cuales son números alarmantes.

Y añadió que la tasa de interceptación de ese flujo de dinero a través del sistema financiero, por parte de las autoridades, es de tan solo el 0,2%.

Para ejemplificar estas cifras, indicó que aproximadamente 2,1 billones de dólares es el PIB de países como Italia o Brasil. “Ni hablar si comparamos esos datos con el PIB de Venezuela. El Banco Mundial en 2016 calculó el PIB venezolano en 838.283 millones de dólares, por ende, el negocio de la droga mueve casi cinco veces el valor del PIB nacional”. Concluyó Carlos Caraballo Torres.

Antilavadodedinero

 

08/10/2018