El Banco de Crédito del Perú (BCP) y el BBVA Continental (BBVA), las entidades financieras más importantes del país, dijeron que el secreto bancario impide revelar la identidad de sus clientes bajo sospecha por delitos de crimen organizado (narcotráfico, minería ilegal y corrupción) y evasión fiscal e investigados por mover importantes cantidades de dinero a través de sus instituciones.

El Banco de Crédito, el BBVA Continental, y otras entidades recibieron más de US$2.200 millones de clientes sospechosos. Basado en documentos confidenciales de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF), se estableció que el BCP, el BBVA y otros bancos del sistema financiero recibieron más de US$2.200 millones procedentes de clientes de alto perfil de riesgo o vinculados a las actividades ilícitas citadas.

El BCP y el BBVA dijeron, en respuesta a un cuestionario enviado antes de la que la identidad de sus clientes se mantiene protegida por el secreto bancario, derecho reconocido por la Constitución, que en la actualidad solo puede ser levantado por orden del Poder Judicial y a pedido del Ministerio Público (y de la UIF, según norma reciente)

El BCP, en un breve comunicado enviado el pasado 5 de abril, precisó que no podía “brindar ningún tipo de información afirmando o negando [la identidad de los clientes citados en la investigación del proyecto DineroLeaks debido a que ello implicaría el incumplimiento de la legislación establecida sobre secreto bancario y deber de reserva”.

"El banco siempre ha mantenido una actitud de colaboración con las autoridades, para lo cual realiza el reporte oportuno de operaciones sospechosas a la UIF", dice la carta del BCP. "Esta gestión se realiza en la Unidad de Cumplimiento, que está conformada por un equipo de más de 70 colaboradores con sólidos conocimientos y experiencia en la materia", agrega la misiva sin abundar en detalles.

OCDE: “La era del secreto bancario ha terminado”

En tanto, el BBVA aseguró, en un comunicado del 6 de abril, que ha desvinculado a más de tres mil clientes y cerrado más de cuatro mil cuentas vinculadas a operaciones sospechosas por indicios de presunto lavado de dinero. El banco también dijo que están impedidos por ley.

"Cabe reconocer que la implantación de estas obligaciones en prevención del lavado de dinero ha sido gradual", dice la misiva del BBVA. “A pesar de los controles que aplicamos, existen espacios de mejora, por ejemplo, la aplicación de algunos controles demanda información que no está estructurada en registro público y/o no es de fácil acceso a diferencia de otros países", agregó la entidad financiera.

Las investigaciones periodísticas globales, a raíz del Caso Panama Papers, así como las diversas sanciones de instituciones reguladoras en EE.UU. y Europa contra bancos por malas prácticas en temas de prevención del lavado de dinero, han puesto en debate el secreto bancario.Sobre todo porque dicho derecho es utilizado por grupos criminales para proteger el origen real de su dinero, más aún cuando aquellas utilizan sociedades offshore en territorios de nula o baja tributación.

Tras conocerse el Caso Paradise Papers en noviembre del 2017, el jefe de la UIF, Sergio Espinoza, dijo que el secreto bancario está mal implementado en el país. “Está bien que un ciudadano no sepa cuánto tienen ustedes en el banco, pero sí es positivo que la Fiscalía, la Superintendencia Nacional de Aduanas y de Administración Tributaria (Sunat) y la propia UIF, tengan acceso a esta información, [ya que son] entidades que combaten a la delincuencia organizada”.

La opinión del jefe de la UIF coincide con la posición institucional de los países miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), que dijo en el 2009 que “la era del secreto bancario ha terminado”. El BCP y al BBVA no contestaron o se reservaron sus respuestas.

ALD/OjoPublico/DineroLeakes

 

11/05/2018